Síguenos en:

Descubre qué implica que tú bebé chupe dedo

Descubre qué implica que tú bebé chupe dedo

Puede permitirse hasta los 5 años; luego, hay que consultar al especialista

Descubre qué implica que tú bebé chupe dedo
Por: Tatiana Quinchanegua
13 de Enero de 2015
Comparte este artículo

Muchos padres se enfrentan al dilema de dejar o no a sus hijos chupar dedo. Los bebés desarrollan esta habilidad desde que están en el vientre, forma parte de su estímulo neurológico, pero al nacer, les resulta, tal cual se ve, una actividad placentera, agradable, tranquilizante y reconfortante. 

Por lo general, el pulgar es el primer dedo que a los bebés les gusta chupar, en pocas oportunidades son los otros dedos. Se realiza de manera repetitiva, porque conforme los niños crecen y se desarrollan, el objetivo de chupar se transforma, es decir, desde la gestación y hasta el primer año lo realizan a manera de succión; después de esa edad, se relaciona con experimentar nuevos sabores, se sienten cansados, aburridos, ansiosos o no tienen nada para hacer; luego de los 3 años, para entretenerse. 

Según datos de la Academia Americana de Pediatría, cerca del 94 por ciento de los niños dejan de hacerlo alrededor del primer año; el 6 por ciento después del primer año, y el 3 por ciento después de los 2 primeros años. 

Germán Camacho, infectólogo pediatra, afirma que si después de los 5 años el niño lo hace de manera recurrente, es importante consultar con el pediatra para descartar alteraciones en el desarrollo, también problemas en la erupción de los dientes o crecimiento anormal en la quijada.

Por su parte, el doctor Otto Mauricio González, pediatra de la Fundación Clínica Shaio, afirma que si el niño lo hace después de los 3 años de edad, puede interferir con la alineación dental. 

Asimismo, Ana María Franco, odontopediatra egresada de la Universidad Javeriana, reitera que puede provocar deformación en el maxilar superior (hueso ubicado encima de la cavidad bucal), mala mordida e, incluso, alteración en la fonética. 

Se cree que por la presión del dedo, los cuatro dientes frontales se desplazarán hacia afuera y hacia adelante, la lengua no quedará en buena posición y causará algunos problemas de deglución (paso del alimento desde la boca a la faringe). Es importante prestar atención si se presenta inflamación del dedo, pues se deberá consultar al pediatra. 

¿Cómo hacerle frente? 

Según datos de la Academia Americana de Pediatría, en niños mayores de 3 años se puede llamar la atención del menor con una actividad divertida; también, recompensarlo por su buena conducta y motivarlo cuando no se chupe el dedo. La idea es que el niño se haga consciente de las razones por las que debe dejar esta costumbre. 

Si en edad preescolar el niño continúa chupando dedo, aumenta la presión de los amigos y así se controla el hábito. Con el tiempo, el infante dejará de hacerlo. Es clave evitar “hablarle duramente, molestar o castigar a su niño podría hacer que se enoje y que el hábito empeore. El castigo no es una forma efectiva de eliminar los hábitos”. Otra opción es dar un beso, un abrazo o palabras estimulantes cada vez que no tenga las manos en la boca 

Bacterias a la boca 

Según el doctor Camacho, las madres deben procurar mantener las manos de sus hijos aseadas. Aunque el sistema inmunológico controla las bacterias, se debe evitar llevarse a la boca las manos sucias; deben asearse, especialmente, antes de comer, ir al baño y después de jugar. 

La mejor sugerencia es emplear agua y jabón para la higiene de las mismas. Sin embargo, si se está fuera de casa, también se puede emplear el alcohol antibacterial, siempre y cuando las manos no estén visiblemente sucias.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
promeroCDLM
Hace 1 año
Según datos de la Academia Americana de Pediatría, en niños mayores de 3 años se puede llamar la atención del menor con una actividad divertida; también, recompensarlo por su buena conducta y motivarlo cuando no se chupe el dedo. La idea es que el niño se haga consciente de las razones por las que debe dejar esta costumbre.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet