Síguenos en:

Pantallas, en su justa medida

Pantallas, en su justa medida

Es un hecho que en la actualidad los niños, desde muy temprana edad, tienen una mayor facilidad para manipular dispositivos electrónicos, como celulares, tabl

Pantallas, en su justa medida
Por: Diana Bello
03 de Julio de 2014
Comparte este artículo

Es un hecho que en la actualidad los niños, desde muy temprana edad, tienen una mayor facilidad para manipular dispositivos electrónicos, como celulares, tabletas y computadores. Sin embargo, estos deben emplearse de la manera correcta y a la edad adecuada para evitar dificultades en el futuro.

En este orden de ideas, los especialistas coinciden en que los menores de 2 años no deberían, idealmente, estar expuestos a ninguno de los equipos mencionados, porque en los primeros años de vida hay otras actividades que son mucho más importantes para el desarrollo, como armar torres, jugar con carros y gatear, entre otras.

“El ser humano desde que nace está en constante maduración de su desarrollo motor. Antes de los 2 años debe cumplir una serie de metas como rodar, sentarse, gatear, caminar o atajar, para no atrasarse en su formación. Por eso, se deben promover acciones encaminadas a alcanzar dichos objetivos”, explica Claudia Milena Combita, fisioterapeuta de la Universidad Manuela Beltrán.

La experta dice, además, que fomentar el uso de aparatos electrónicos a una edad prematura podría influir en que el pequeño, hacia el futuro, no se sienta motivado a realizar actividad física o tenga temor hacia esta.

Luego de esa edad, es válido comenzar a involucrar al niño en aplicaciones de tabletas y celulares, siempre y cuando estén relacionadas con su aprendizaje como, por ejemplo,

aquellas orientadas a enseñarle a identificar colores y formas.

Es preciso aclarar que la inmersión debe ser paulatina e incluir periodos de receso en los que el menor cambie de actividad (jugar con los padres o descansar, por ejemplo). En este sentido, no se recomienda que pase más de una hora seguida frente al computador, la televisión o una tableta.

Consecuencias en el cuerpo

No seguir las recomendaciones de los especialistas sobre el uso de la tecnología en la infancia puede acarrear una serie de problemas de salud que se harán evidentes después de los 6 años o, incluso, en la adolescencia, pues

a los 2 o 3 años, generalmente, no se manifiestan problemas debido a que el contacto es poco, o escaso.

En la infancia tardía, no obstante, se pueden presentar dolores en las manos por permanecer mucho tiempo al frente de pantallas y realizar poca o ninguna actividad física. Si ese es el caso, el principal riesgo será tener sobrepeso o estar propenso a la obesidad.

“Hoy es frecuente encontrar niños obesos, lo cual está asociado a una predisposición genética y a la falta de ejercicio. Por eso, hay que enseñarle al niño a moverse para estimular su flexibilidad, equilibrio y coordinación. Esto debe hacerse desde el ejemplo, pues él seguirá las conductas de los mayores”, dice Claudia Combita.

Otra enfermedad que puede manifestarse, aunque no es muy frecuente, es la tenosinovitis de quervain. Se trata de una inflamación del tendón del dedo pulgar que se produce por movimientos repetitivos. En los pequeños ocurre por la manipulación excesiva de controles (de videojuegos o del televisor) y solo se cura con reposo.

Además de lo anterior, quien hace un uso indebido de la tecnología puede tener problemas en la columna, principalmente por adoptar posturas inadecuadas, por largos periodos frente a las pantallas. Al respecto, el consejo es buscar una posición que sea funcional para los movimientos que normalmente hace el organismo.

Por ejemplo, al sentarse se deben flexionar las rodillas en un ángulo de 90 grados y mantener la espalda completamente recta. Resbalarse sobre la silla por exceso de cansancio se considera una postura viciosa, al igual que recostarse para ver televisión y no tener ningún soporte en la cabeza ni estar totalmente horizontal.

No mantener una postura correcta puede ocasionar dolores musculares o, en casos más graves, escoliosis, es decir, una desviación lateral de la columna. Esta situación puede llegar a volverse crónica si no se trata a tiempo, y entre sus síntomas están: alteraciones en la marcha, caminar inclinándose hacia los lados o cojear. Para prevenir su aparición es conveniente enseñarle al niño

a adoptar posturas adecuadas desde los 2 años. Impacto en el desarrollo cognitivo                               

Para el neuropediatra Álvaro Izquierdo, el principal inconveniente de que un niño esté todo el tiempo frente a una pantalla, incluso hasta altas horas de la noche, es que se podría afectar su proceso de aprendizaje debido a la falta de sueño. Por otro lado, según el especialista, quienes pasan muchas horas en redes sociales sufren más de ansiedad que quienes no lo hacen y, por ende, están más susceptibles a desarrollar depresión.

En cuanto al crecimiento del cerebro, el doctor Izquierdo explica que no se ha demostrado científicamente que la sobreexposición a aparatos tecnológicos los afecte. Lo que sí se ha comprobado es que la tecnología ha influido en que se haya desmejorado la motricidad gruesa en los niños, la cual está relacionada con actividades como correr, saltar o caminar. En cambio, ha mejorado la coordinación ojo-mano.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
callefalsa
Hace 2 años
Hay que cuidar la vista de los niños!
1
jassonalgo
Hace 2 años
interesante articulo
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet