Síguenos en:

Claves para que sus hijos eleven y mantengan las defensas altas

Claves para que sus hijos eleven y mantengan las defensas altas

La alimentación es fundamental para que el niño sea saludable.

Claves para que sus hijos eleven y mantengan las defensas altas
Por: Tatiana Quinchanegua
30 de Julio de 2012
Comparte este artículo

Que un niño tenga un virus no es solo un problema del medioambiente, también intervienen factores como sus defensas. Estas no son una parte del cuerpo, son “una constelación de células, anticuerpos y complementos que forman una especie de armamento que protege al organismo de los microorganismos, las bacterias y los virus que abundan en el entorno; ese armamento se conoce como sistema inmunológico”. Así lo define Francisco Leal Quevedo, alergólogo pediatra.
El buen funcionamiento del sistema inmune también se evidencia cuando la piel está intacta, las vías respiratorias funcionan acertadamente e incluso la nariz tiene vellos.
Ahora bien, según el doctor Leal, los niños pueden nacer con un sistema inmunológico perfecto, pero por su inocencia inmunológica o inmadurez –como la llaman–, durante los primeros años de vida, se tornan vulnerables
a las infecciones.
A la mayoría de los niños menores de 5 años les da gripe de manera frecuente, por eso se les dice ‘mocosos’. Se cree que un niño sano puede tener mensualmente hasta un episodio viral, pero se entiende que está bajo de defensas cuando un simple resfriado se convierte en otitis, neumonía, bronquitis, entre otros.
Cómo se consiguen
Gonzalo Franco, pediatra, asegura que un niño adquiere defensas con la leche materna. Después, con la aplicación de las vacunas; especialmente dos: el neumococo y la influenza, que actualmente evitan la meningitis y el neumococo.
Una buena alimentación también ayuda a fortalecer defensas; debe ser rica en nutrientes para mantener un peso y un crecimiento normales en el pequeño. El zinc es un elemento que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, y recientemente se ha descubierto que la vitamina D también lo hace.
Según la doctora Diana Salinas, nutricionista de la Universidad Javeriana, el sistema inmunológico está íntimamente relacionado con la buena alimentación. De allí que sea esencial que los padres brinden a sus hijos todos los grupos de alimentos, en porciones adecuadas acordes con la edad. Se debe consultar con el pediatra y el nutricionista si es necesario incluir vitaminas y suplementos dietarios, pues solo ellos pueden determinarlo, dependiendo de patrones de crecimiento infantil establecidos por la Organización Mundial de la Salud.
Datos de la OMS revelan que los niños entre 2 y 5 años deben consumir diariamente 5 porciones de frutas y 2 de verduras.
Para fortalecer las defensas de los niños, adicionalmente, es importante promover buenos hábitos de higiene, como el baño diario, el cepillado de los dientes, el lavado frecuente de las manos y peinarse.
Un niño con defensas bajas suele enfermarse con frecuencia. Sin embargo, los papás deben dejarse guiar por un profesional de la salud, cumplir con las citas de control, crecimiento y desarrollo para evaluar peso, talla y estatura del menor.
Baja de defensas
Esta puede ser primaria: niños que se enferman mucho y gravemente porque la heredan; secundaria, los pequeños nacen bien de defensas pero por distintas razones, como desnutrición, sarampión o cáncer, sufren alteraciones en su sistema inmunológico.
“La cesta de comida es el mejor tarro de vitaminas para los niños”, dice Francisco Leal Quevedo, alergólogo pediatra.            

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet