Síguenos en:

¿Comida o juego?, esa es la cuestión

¿Comida o juego?, esa es la cuestión

Cuando el niño cumple su primer año ya ha pasado por dos periodos alimentarios muy importantes: el lácteo y la alimentación complementaria. Ahora, es moment

¿Comida o juego?, esa es la cuestión
Por: ABCdelbebe.com
10 de Julio de 2007
Comparte este artículo

Cuando el niño cumple su primer año ya ha pasado por dos periodos alimentarios muy importantes: el lácteo y la alimentación complementaria. Ahora, es momento de introducirlo a los sólidos. Conozca qué comidas no pueden faltar.

Caminar, hablar, jugar, conocer y explorar. Los intereses del bebé cambian después del primer año y comer pasa a un segundo plano, aunque las necesidades nutricionales siguen siendo significativas para contrarrestar el derroche de energía.

Una alimentación adecuada durante este periodo permitirá que no se le acabe la ‘gasolina’ al pequeño y pueda crecer y desarrollarse de forma correcta. En este periodo el niño realiza avances importantes en la adquisición de funciones sicomotoras y su parte digestiva y metabólica alcanza un grado de mayor madurez. La velocidad de crecimiento disminuye, lo que significa un leve descenso de las necesidades nutricionales. Sin embargo, los requerimientos energéticos sí se incrementan. Además, aparece la inapetencia y esto provoca una lucha constante entre padres e hijos a la hora de las comidas.

A los 12 meses de edad el niño debe tener hábitos alimentarios ordenados. Es importante que haya empezado una buena alimentación complementaria a partir del sexto mes, para que en esta etapa su menú sea amplio. Así mismo, es necesario que tenga una dieta fraccionada dividida en cinco comidas diarias (desayuno, merienda, almuerzo, onces y cena).

Los alimentos blandos y semiblandos, como purés o papillas, deben dejarse a un lado y es el momento de introducir los sólidos. Esto permite que el niño aprenda a masticar y a deglutir.

A esta edad el pequeño puede empezar a consumir yogures y kumis con leche entera, eso sí, sin colorantes para evitar alergias. También puede comer todo tipo de carnes (cerdo, res y pollo) y vísceras, como hígado o pajarilla.

Ya es posible incluir el huevo en la dieta del menor, pues antes no es adecuado porque la clara tiene albúmina, que es potencialmente alergénica. “Aún no es adecuado darles embutidos ni alimentos con espinas. Sí puede comer atún o salmón, pero preferiblemente a partir de los 18 meses. Los dulces o caramelos duros, al igual que el maní, no son recomendables en esta época. Se sugiere darlos después de los 3 años”, afirma Adriana Salamanca, médica especialista en metabolismo y nutrición.

Las frutas deben hacer parte de la dieta, aunque es aconsejable evitar a esta edad las que tienen una semilla muy grande, para evitar el atoramiento. El pequeño puede consumir verduras, excepto las que producen estreñimiento o acidez como la berenjena, la cebolla, la lechuga, el pepino cohombro o el pimentón. Son aconsejables la habichuela, la ahuyama, la zanahoria y la acelga.

Alimentos infaltables

En cada comida del día debe incluirse por lo menos un alimento de cada grupo, es decir, una proteína, un energético y un regulador.

La leche sigue siendo fundamental por el calcio y su importancia en el crecimiento es innegable. El niño debe tomar entre tres y cuatro vasos al día; sin embargo, ya no es adecuado que siga usando tetero y en cambio utilice vasos con pitillos. “Las calorías también juegan un papel clave y es necesario consumir una cantidad acorde con el gasto de energías. Por eso, en cada comida debe haber al menos una harina, como galletas, panes y cereales, en el desayuno; o papa, arroz y pasta, en el almuerzo y la cena”, comenta la nutricionista Sandra Morales. El hierro tampoco puede faltar y es útil para evitar la anemia, pues en esta edad los niños son susceptibles de padecerla y generar problemas de concentración y sueño. Se puede encontrar en el hígado y las vísceras. Verduras, frutas y legumbres deben formar parte del régimen diario. Como mínimo, el pequeño debe ingerir dos porciones de cada una al día. Igualmente, las proteínas, que se encuentran en las carnes o el pollo, son esenciales para proteger contra las enfermedades y deben estar en todas las comidas. Hay que evitar los fritos, los productos muy dulces, las salsas y los frutos secos. Se deben restringir las bebidas achocolatadas porque tienen mucho fósforo y esto afecta la absorción del calcio. Nunca hay que darle té o café.

Por Juan David Cárdenas P.Redactor de ABC del bebé.

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet