Síguenos en:

Consejos para enfrentar y aliviar la intolerancia a la lactosa en los niños

Consejos para enfrentar y aliviar la intolerancia a la lactosa en los niños

Los lácteos son fundamentales en la dieta de los niños. Son alimentos ricos en proteínas , calcio, vitamina A, B1, B2, C, D, E y fósforo, entre otros. La le

Consejos para enfrentar y aliviar la intolerancia a la lactosa en los niños
Por:
05 de Marzo de 2010
Comparte este artículo

Los lácteos son fundamentales en la dieta de los niños. Son alimentos ricos en proteínas , calcio, vitamina A, B1, B2, C, D, E y fósforo, entre otros.

La leche, específicamente, contiene carbohidratos como la lactosa, su ‘azúcar’ natural, que también está presente en la leche materna, así como los productos elaborados a base de este alimento (panes, tortas, galletas). En cambio, los derivados de la leche, como quesos y yogures, contienen lactosa en menor cantidad.

En ocasiones, los niños desarrollan intolerancia a este azúcar. Preguntas y respuestas sobre esta condición.

 

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?Es la reacción adversa a la lactosa por la incapacidad del individuo de digerir ese azúcar, debido a que su intestino carece de la enzima que la desdobla (rompe), denominada lactasa. La enzima es un catalizador biológico que participa en la digestión de los nutrientes y permite que estos puedan acceder a cada célula.

Esta deficiencia o ausencia de la enzima puede ocurrir por una alteración genética o por deficiencia en el desarrollo de lactasa (implica niveles bajos de la misma), que suele ocurrir en bebés que nacen antes de la semana 34 de gestación. Esta deficiencia es transitoria, hasta que el intestino madure.

Otra causa es la deficiencia adquirida, primaria y secundaria. La primera es una  disminución progresiva de la lactasa que sucede a partir del nacimiento. Aunque los individuos tengan niveles disminuidos de lactasa, no todos van a tener intolerancia. Los síntomas, generalmente, inician entre los 3 y 5 años de edad.

La secundaria aparece después de que se haya presentado algún daño en el intestino. En pediatría sucede luego de alguna diarrea grave y, principalmente, cuando esta se debió a un germen denominado rotavirus. No obstante, existen otras causas como parasitosis.

La intolerancia a la lactosa es muy diferente a la intolerancia a la leche de vaca, que se refiere a la alergia a las proteínas de la leche.

 

¿Cuáles son los síntomas de esta intolerancia en los niños?Gases, dolor abdominal tipo cólico, náuseas, distensión abdominal, diarrea e irritación de la colita. Generalmente, es frecuente que el niño coma algo y enseguida tenga cólico, llanto, distensión y diarrea. Si no se controla rápidamente, se sigue dañando el intestino y puede llevar a una mala absorción de otros nutrientes.

 

¿A qué edad se presentan los primeros síntomas?Depende del tipo de intolerancia. Si es congénita, desde recién nacido; si es primaria, entre los 3 y los 5 años de edad; si es secundaria,  a cualquier edad (depende de cuándo suceda un daño en el intestino).

 

¿Cómo se trata la intolerancia?El tratamiento consiste en excluir la lactosa de la alimentación. Los bebés menores de 6 meses de edad que reciban leche materna deben continuar con el seno. No se debe excluir la leche de la dieta de la madre.

Los bebés menores de 6 meses que sean alimentados con fórmula infantil deben cambiar a una sin lactosa.Si el pequeño ya come sólidos, es clave que los padres retiren todos los alimentos que en forma ‘oculta’ la contienen: pan, tortas, galletas, algunos cereales infantiles, helados, salsas, entre otros. Se debe evitar todo producto elaborado con leche.

 

¿La intolerancia se hereda?Sí. Aquella que es consecuencia de una deficiencia congénita y de una deficiencia primaria de lactasa.

 

¿Un niño intolerante a la lactosa lo seguirá siendo en la edad adulta?Si esta es congénita o primaria, sí. La intolerancia secundaria se mejora en un lapso de dos a ocho semanas de tratamiento (con alimentación sin lactosa).La deficiencia derivada por la falta en el desarrollo de la lactasa (común en niños prematuros) se mejora cuando el bebé llega a las 40 semanas de gestación.

¿Es buena la leche deslactosada en bolsa?Si su uso se enmarca en el contexto de este trastorno específico, sí. No debe usarse en niños menores de 1 año. Los niños mayores de 12 meses pueden ingerir leches deslactosadas. No es recomendable que alguien que no sea intolerante a la lactosa las consuma de forma indiscriminada o rutinaria. En este caso, cuando el intestino es normal o no tiene esta intolerancia, la falta de uso o estímulo para su lactasa, estimulado por la presencia de lactosa, puede hacer que se vuelve intolerante a este azúcar. De ahí que no sea saludable sacar la lactosa si en el individuo no existe esta problemática.

 

Leche de soyaEsta puede ser una opción cuando existe alergia a las proteínas de la leche. Es importante consultar con el médico su consumo. En este caso, se aconsejan las fórmulas infantiles de soya que existen en el mercado y tienen componentes muy bien seleccionados –hay preparaciones específicas según la etapa del bebé-, pues el uso de este alimento en  niños, especialmente la preparación casera, ha generado algunas controversias (hay quienes dicen que podría favorecer el desarrollo de una pubertad temprana).“Existen estudios donde se comprueba que no existen diferencias significativas en el desarrollo de los niños que ingieren una fórmula de soya frente a una convencional”, afirma el médico endocrinólogo Luis Fernando DoradoLa soya es una leguminosa semejante al fríjol, fuente de proteína de origen vegetal. Tiene, además, carbohidratos, fibra, ácidos grasos, vitaminas y minerales.Estos preparados a base de soya –insiste el doctor Dorado- solo deben convertirse en el alimento principal que reemplace la leche cuando se compruebe una alergia a las proteínas de la leche de vaca.

Asesoría: Wilson Daza Carreño, gastroenterólogo pediatra, magíster en nutrición clínica. Silvana Dadán, magíster en nutrición clínica y docente posgrados de pediatría y gastroenterología pediátrica, Universidad El Bosque.

 

Por Andrea Linares Gómez

Redactora de ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet