Síguenos en:

Fomentar conductas alimentarias evita que la hora de la comida se convierta en una pelea

Fomentar conductas alimentarias evita que la hora de la comida se convierta en una pelea

Los padres deben tener en cuenta la edad y la respuesta que tienen sus hijos frente a los alimentos para actuar adecuadamente. Los padres deben tener en cuenta

Fomentar conductas alimentarias evita que la hora de la comida se convierta en una pelea
Por:
21 de Septiembre de 2010
Comparte este artículo

Los padres deben tener en cuenta la edad y la respuesta que tienen sus hijos frente a los alimentos para actuar adecuadamente.

Los padres deben tener en cuenta la edad y la respuesta que tienen sus hijos frente a los alimentos para actuar adecuadamente.

El fomento de las conductas alimentarias, por parte de los padres, es el factor más importante para que el pequeño disfrute el momento de su alimentación.

Este proceso de educación comienza desde que la madre está en embarazo, pues ella debe ser consciente de tener una dieta sana y organizada para que el niño empiece a recibir los nutrientes necesarios. Durante los primeros 6 meses de vida, el bebé debe alimentarse con leche materna y, después de esta etapa, comenzar a probar otros alimentos, de acuerdo con la edad, para conocer nuevos sabores y texturas.

Clara Rojas, nutricionista, experta en el área infantil, dice que “los padres deben saber que siempre hay que respetar el apetito del niño. El proceso de la alimentación requiere de un aprendizaje que necesita paciencia, perseverancia y constancia”.

El adulto debe “educar con inteligencia, conocimiento y sin agresividad”, agrega el pediatra Gonzalo Franco.

En este sentido, si los padres aprenden a identificar las actitudes que tiene su hijo frente al consumo de alimentos, pueden sobrellevar las situaciones de una manera más apropiada.

Por ejemplo, deben entender que es normal que el niño escupa cuando prueba un alimento por primera vez; él no está acostumbrado a recibir diferentes texturas y sabores y, cuando es pequeño, “tiene un reflejo que consiste en devolver con la lengua todo lo que se le acerca a la boca”, aclara la nutricionista.

En este caso, el padre debe ofrecer continuamente y en poca cantidad el alimento. “Los científicos dicen que para que el bebé aprenda a conocer un alimento, debe tener experiencia con él hasta por 20 días seguidos. Entonces, no se puede decir que hay que obligarlo a comer; esto hace que afiance el rechazo y tenga malas conductas”, agrega Rojas.

Un niño autónomoCuando el pequeño comienza a comer solo, debe recibir la orientación y el ejemplo de un adulto, quien debe establecer límites en la mesa. Los niños suelen manipular a sus padres al hacer pataletas y los cuidadores acostumbran a responder con violencia o consentimiento extremo. En estos casos, el doctor Franco aconseja corregir la mala acción, dar una explicación correcta con cariño, hablar sobre la conducta errónea y sancionarlo con aislamiento corto; nunca se debe usar la violencia física, pues el maltrato “deteriora la autoestima y crea repudio hacia la hora de la alimentación”.

Tampoco hay que obligar al pequeño a comer; si hay una pelea, el menor empieza a asociar este hábito con experiencias desagradables. El premio, el juego y el castigo no son buenas opciones para chantajear al niño. Estas iniciativas, dice la nutricionista, no cumplen con el objetivo de enseñanza que requiere un proceso de alimentación.

Es importante, entonces, actuar con amor, inteligencia y conocimiento para evitar que la mesa se convierta en un campo de batalla y generar hábitos que no sólo serán favorables durante la niñez, sino incluso en la adultez.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet