Síguenos en:

Recetas sencillas y atractivas para los niños, que incluyen frutas y verduras

Recetas sencillas y atractivas para los niños, que incluyen frutas y verduras

Además, consejos sobre cómo estimular el apetito de los pequeños para que se alimenten adecuadamente.  Es tan clara la idea de que el consumo cotidiano de

Recetas sencillas y atractivas para los niños, que incluyen frutas y verduras
Por:
13 de Diciembre de 2010
Comparte este artículo

Además, consejos sobre cómo estimular el apetito de los pequeños para que se alimenten adecuadamente. 

Es tan clara la idea de que el consumo cotidiano de frutas y verduras es benéfico para la salud que, de acuerdo con un estudio difundido por la Organización Mundial de la Salud, más de 2 millones y medio de vidas podrían salvarse anualmente si aumentara la ingesta de este grupo de alimentos, debido a que disminuirían los riesgos de sufrir enfermedades como “cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular y cánceres de estómago, esófago, colon/recto y pulmón”. La recomendación de este organismo es comer, por lo menos, 600 gramos diarios. Es decir, el equivalente al peso de tres tazas de arroz o algo más de una libra.

Pero cuando los hábitos de alimentación están impuestos, es mucho más difícil apelar al cambio, aunque no imposible. Fomentar en la infancia el consumo de frutas y verduras es la estrategia que les permitirá en el futuro a los niños ser adultos sanos con menores posibilidades de padecer enfermedades crónicas.

Bebés con buenos hábitosSonia Riaño, nutricionista dietista, especialista en alimentación y nutrición para la promoción de la salud, asegura que las medidas en casa para estimular el consumo de estos alimentos son tan sencillas como que, desde el comienzo de la alimentación del bebé, siempre se incluyan en su dieta.

Debido a que son las primeras comidas que un bebé consume cuando llega la etapa de la alimentación complementaria, es importante variarlas y combinarlas para lograr el interés del pequeño desde antes de su primer año.

Ya que cumplidos los 12 meses, el niño come lo mismo que los adultos de la casa (tipo de alimentos, no cantidades), deben participar de las cinco comidas diarias.

Alejandro Ponce de León, chef del colegio Montessori British School, también aconseja a los padres acostumbrar a que frutas y verduras sean alimentos de presencia constante en casa y de consumo cotidiano para todos. Así los pequeños, por lo menos por curiosidad, querrán probarlas. Giovanni Zapata,  médico holístico, director médico y científico de Ser vital, asegura que la primera tarea para que los niños coman sanamente es la educación en hábitos adecuados de alimentación de los padres, pues son ellos quienes fomentan buenas conductas en sus hijos. “El cambio en un niño que deja la comida chatarra por alimentos sanos es dramático”, señala el experto. Se refiere a la disminución de enfermedades como alergias, (asma, rinitis), infecciones como otitis o problemas de la piel.

El chef Alejandro Ponce de León recomienda hacer atractivos los platos que se le sirven al pequeño. Por ejemplo, asegura que si las verduras se exceden en su punto de cocción, pierden el color y brillo natural; en la mesa se verán pálidas y opacas, lo que posiblemente desestime el interés del pequeño. Para esto, recomienda sumergir las verduras o los granos en el agua hirviendo con un poquito de sal. Luego, a los tres minutos,  probar. Cuando estén blanditas, como el caso de las alverjas, se retiran del fuego.

Este experto en cocina también asegura que las porciones muy grandes asustan a los niños. Aconseja cortar o picar algunas frutas de gran tamaño. Además de elegir las más atractivas. “Muchas veces, si el niño ve las manzanas o los bananos veteados de negro o amarillo no les interesa. Pero si las ven coloridas y brillantes llamarán su atención”.  También es aconsejable variarlas, pues, según el médico Giovanni Zapata, las mamás se casan con una o dos frutas, como la papaya y el banano. Rotarlas y mezclarlas también anima al niño a probar.

 

Comidas divertidasAdemás de que los pequeños conozcan estas comidas desde el comienzo de su alimentación y se les presenten de manera atractiva en los platos, es posible también aplicar estrategias como involucrarlos en la cocina. La nutricionista Sonia Riaño aconseja hacerlos partícipes desde el momento de la selección. “Pueden llevarlos al supermercado y pedirles que elijan las frutas y verduras. Luego, que estén en el momento de la preparación y ayuden a cortar, por ejemplo, con un cuchillo sin filo”.

El chef Ponce de León asegura que es muy importante la presencia del niño en la cocina: que vea el pepino crudo, luego haga parte de su lavado, corte, lo pruebe y luego lo vea en el plato terminado. Así entenderá el proceso del producto solo y luego ya incorporado en la mesa. Por esa razón se animará a probarlo, pues participó en su preparación y no verá su consumo como una obligación.  Pero, a pesar de la utilidad de estas medidas sencillas, existe otra básica, sin la que todo lo demás pierde su peso: el ejemplo. Los niños no pueden ver que ellos consumen frutas y verduras, mientras sus padres se alimentan con embutidos o golosinas, pues asumirá que su comida no hace parte de la cotidianidad de la familia.

Tampoco puede emplearse la alimentación como premio o castigo en las pautas de crianza. “Si no haces esto, te comes la remolacha o si lo haces, te ganas un helado”, dice Ponce de León. Pues asocian las verduras con lo ‘malo’.  Existen ideas preconcebidas de que no todas las frutas son buenas, que su combinación inadecuada es letal o que existen horas del día en que no deben consumirse. A esto, el médico holístico Giovanni Zapata señala que en una circunstancia de salud normal, un niño (y los adultos) pueden consumirlas en cualquier momento, a cualquier hora y en la cantidad que deseen.

 

Consejos prácticosEs posible involucrar estos alimentos de manera divertida. Por ejemplo, dice el director científico de Ser Vital Giovanni Zapata, otra manera de prepararlos es hacer una torta de verduras. “O una gelatina cauchuda, es decir, dura, hecha con pulpa de fruta en vez de agua y se le pueden añadir pedacitos de fruta. Esto, además de deliciosa, la hace nutritiva y con todos los requerimientos que necesita el niño. Si necesita negociar más, puede ponerle un poquito de leche condensada”.

La nutricionista Sonia Riaño recomienda preparar ensaladas llamativas de varios colores, que mezclen las frutas y las verduras, como espinaca con mango y queso rayado.

 

Recetas creativasAlejandro Ponce de León preparó recetas sencillas, rápidas y nutritivas que incluyen frutas y verduras, para que los padres las hagan en casa y acostumbren a sus hijos a la presencia de estos alimentos en la mesa.

 

Salpicón. Se prepara sobre media papaya para dar una forma distinta al servir en la mesa. Es mejor hacerlo en jugo de maracuyá, para no usar gaseosas con conservantes. Se puede decorar con uchuvas en el plato.

 

Pinchos mixtos. Con pollo y carne, con vegetales como champiñón, apio, cebolla, pimentón rojo. Se le pueden hacer ojos con clavos de olor. Se preparan a la parrilla o a la plancha y con sal. Se evita el uso de chimichurri, pues es preferible combinar con alguna de las salsas caseras.

 

Espaguetis. se hacen los espaguetis con salsa de tomate casera y se le añade  habichuela, alverja y zanahorias. La salsa casera es ideal, pues no tiene conservantes. Su preparación: dos tomates, medio diente de ajo, hojita de albahaca, media zanahoria pequeña y medio pimentón pequeño. Se pone aceite en un sartén y se revuelve para que no se pegue. Luego se deja enfriar, se corta en trocitos y con sal se licua. El tomate debe estar muy rojo, o, de lo contrario, la salsa quedará naranja. “Es preferible servir poquito y bien presentado que servir en grandes cantidades”, aconseja el chef.

 

Pingüinos. Se pela un huevo duro. Se hacen los pies con zanahoria, al igual que la nariz. Se ponen con palillos, siempre dejando las puntas por fuera para que el niño lo vea, sepa que hay algo extraño y lo retire. Las aceitunas sirven para hacer los brazos y la cabeza. Unos fideos dorados en una sartén con aceite simulan el nido. Se combinan con papas a la francesa, que se pelan, se cortan y se fritan en aceite durante 5 minutos. Luego se dejan escurrir, se enfrían y vuelven al sartén para darles una consistencia crocante.

 

Ensalada de pasta. Se emplean conchitas y se mezcla con jamón, habichuela. Se le puede poner maíz, trocitos de queso y montarla sobre una lechuga o repollo, como una canasta, y poner mayonesa casera o crema de leche y sal.

 

Por Juliana Rojas H.

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet