Síguenos en:

Sí se puede tener niños vegetarianos

Sí se puede tener niños vegetarianos

La alimentación debe suplir los requerimientos nutricionales

Niños alimentación
Por: Margarita Barrero
01 de Octubre de 2012
Comparte este artículo

Sí se puede criar un hijo SIN que consuma carne, siempre y cuando tenga una alimentación equilibrada que le aporte los nutrientes que le da esta proteína.
Se pensaría que los padres vegetarianos eliminan de su dieta familiar la carne, pero ese no fue el caso de Javier Guevara, quien a pesar de no consumir esta proteína dejó que su hija probara de todo durante los primeros años de vida, ya que estaba convencido de que la decisión de no comer carne la debía tomar ella después de conocer su sabor. Efectivamente, con el paso de los años, la pequeña –que veía a su papá comer vegetales y granos– se dio cuenta de lo que significaba ser vegetariano y le dijo cosas como: “No puedes tocar la gallina porque tiene plumas, y tú no comes de eso”. Ahora, a sus 9 años, la niña evita las carnes. Cereales como la soja o la almendra han aportado buena parte de los nutrientes que necesita para su crecimiento, y el pescado o el pollo han sido lentamente reemplazados por cereales.


Según los expertos, lo ideal es que cada persona, al cumplir la mayoría de edad, tenga el criterio suficiente sobre la alimentación de su preferencia. Sin embargo, si los padres quieren inducir al niño en el vegetarianismo deben recibir asesoría para valorar su estado nutricional de acuerdo con su desarrollo, y así cuadrar la dieta adecuada.


Clara Inés Sandoval, médica pediatra bioenergética, explica que en este caso los padres deben asegurarse de que la alimentación supla los requerimientos nutricionales con las proteínas adecuadas de origen vegetal, como la quinua, el amaranto y la mezcla de diferentes granos (lenteja, fríjol, garbanzo y arroz). De acuerdo con la doctora Sandoval, no es conveniente promover en la primera infancia una nutrición vegetariana extrema: “Sugiero que los niños sean ovo-lacto-vegetarianos, por lo menos hasta los 5 años de edad, pues el huevo es una fuente de proteína vital en la fase de crecimiento, al igual que la leche.
Recomiendo estudiar si existen antecedentes de alergia a este alimento. Si es el caso, se debe reemplazar por otros que el menor tolere”, afirma.


Al respecto, la nutricionista Alicia Cleves afirma que las proteínas vegetales son buenas pero no contienen todos los aminoácidos necesarios que brinda la proteína animal (leche, huevo o carne). Y aunque los granos tienen fibra de mejor valor biológico que los demás vegetales, solamente se complementan cuando se mezclan con otros cereales para formar una proteína fuerte.
Solo cuando el niño alcanza la edad escolar puede consumir alimentos que suplan los nutrientes de la leche, como la soja, almendras o ajonjolí blanco, siempre y cuando hayan sido aprobados por el especialista de confianza. El huevo, por su parte, se puede sustituir con productos que contengan proteína vegetal. En la etapa de la alimentación complementaria se aconseja incluir tubérculos, como el ñame, la yuca y la arracacha.
Recuerde que las frutas y las verduras son importantes, pero hay que complementarlas.


El plan alimentario depende de la edad del niño, el tipo de vegetariano que quiera ser, su ingesta y los hábitos de su casa.
En este tipo de alimentación el secreto del éxito está en el equilibrio, y uno de los pasos más importantes para comenzar es visitar al pediatra o nutricionista, quien a partir de la historia clínica y las necesidades de cada paciente hará sus recomendaciones. Además, Sarah Kravitz, nutricionista del Institute for Integrative Nutrition, en Nueva York, les recomienda a los padres investigar en diferentes fuentes de información, planear las rutinas de alimentación para sus hijos, examinar el impacto físico y emocional que tienen estos en ellos y ser flexibles.


Es de destacar que no todas las personas (adultos o niños) pueden ser vegetarianas, pues algunos organismos simplemente no toleran la abstención de la carne y tienden a descompensarse ante su ausencia, o a presentar problemas como anemia o bajos niveles de energía. En cualquier caso, las tablas de crecimiento y de desarrollo son las que tienen la última palabra, en tanto califican la habilidad de los adultos para incorporar los alimentos de manera balanceada y saludable: “Si el peso, la altura y el desarrollo se encuentran dentro de los parámetros para la edad del menor, no hay de qué preocuparse”, concluye.


¿Qué es el vegetarianismo?
Es el régimen alimentario que tiene como principio el no consumo de carne. Sin embargo, dado que cada persona tiene sus propias necesidades, constitución física y razones personales (ideológicas, culturales o de salud), existen distintos tipos y grados de vegetarianismo.


¿Qué tipo de vegetariano puede ser su hijo?


Veganos: son aquellos que no ingieren ningún producto derivado de los animales (incluyendo huevos y lácteos).
Lacto-vegetarianos: aunque no consumen ninguna carne, toman leche.
Ovo-vegetarianos: su único derivado animal permitido es el huevo.
Ovo-lacto-vegetarianos: admiten en su me-
nú tanto la leche como el huevo.
La leche
Es inconcebible que durante los primeros 6 meses de vida no la consumamos. La lactancia es indispensable: “La leche materna es rica en colesterol y es importante para el desarrollo cerebral y para las funciones orgánicas”, afirma la doctora Clara Rojas.
La leche también es importante durante el crecimiento, porque ayuda a absorber el calcio en los niños, que es fundamental en la estructuración de los dientes y huesos. Solamente después de los 2 años se puede dar descremada, porque antes el aporte calórico es muy bajo. Cuando el menor no la consume, se hacen necesarios los suplementos de calcio, zinc y complejo B, que deben ser recetados por el pediatra. Y no crea que la leche de soja reemplaza la de vaca o la materna, aunque es una proteína vegetal con alto aporte nutricional.


Vegetales, granos y frutas
•Cada color en los vegetales tiene su propiedad: los amarillos son ricos en vitamina A, útil para la visión
y para la piel; los verdes tienen complejo B y participan en los procesos metabólicos del organismo.
• Los granos o las leguminosas son fuentes importantes de proteína de origen vegetal y generan menor proporción de aminoácidos si se
dan por separado.
• Las grasas, en mayores de 2 años, representan un treinta por ciento de las calorías totales que consume al día un niño: “Hay de dos tipos: insaturadas vegetales, que son de fácil absorción, y saturadas, que pueden tener efectos secundarios ya que no son tan saludables”, aclara la nutricionista Alicia Cleves.
• Los vegetarianos extremos no comen guayaba argumentando que tiene gusanos, pero en la dieta de los niños esta no puede faltar, porque su aporte de vitamina C
es mayor que el que tienen otras frutas, como el limón o la naranja.
Golosinas
El azúcar hace parte de su alimentación porque aporta las calorías que les dan energía para mantenerlos activos. Puede darles chocolates elaborados con cacao puro, brownies endulzados con fructosa o paletas caseras sin anilina ni preservantes. Se recomiendan los dulces
de ajonjolí, leche de cabra y las colombinas de chocociruela con panela.
La panela y la miel no pueden faltar aunque, según los expertos, esta última no se debe dar en menores de un año porque puede causarles alergia.
Proteínas
La carne, el pollo y el pescado son vehículos de las proteínas que tienen alto nivel biológico y, también, otros nutrientes como el fósforo. En la proteína vegetal el nivel de aminoácidos es menor: “Los aminoácidos son la base para formar proteínas, responsables de las principales funciones del cuerpo. Para reforzarlas se deben combinar dos cereales en el almuerzo”, comenta Alicia Cleves.
En el grupo de las proteínas vegetales el alimento por excelencia es la quinua, un cereal de alto valor biológico que contiene aminoácidos, oligoelementos y es buena fuente de fibra, almidón, azúcar, minerales y vitaminas. Además, es suave para el estómago y se encuentra en diversas presentaciones.


Tips atractivos
• Sea recursivo en la decoración de los platos. Por ejemplo, una avena cocinada en agua puede ser muy llamativa si sobre su superficie se dibuja una carita feliz con uvas pasas y miel, y se le añade un toque de fruta para darle color.
• Como refrigerio para la mañana, unos palitos de apio rellenos con mantequilla de maní pueden resultar atractivos si, por ejemplo, se utilizan uvas pasas para llegar a ellos, y hacer un camino similar al que recorren las hormigas.
• Por último, un emparedado con hummus (puré de garbanzos), lechuga y tomate en pan integral puede cortarse en forma de estrella o de cualquier figura de molde.

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
1qaz
Hace 3 años
I am quite joyful and thrilled to have found your website. Thank you so much for all the great information, I'll be glad to pass it on to my family and friends.dandruff remedyhow to get rid of dandruff|birdhousesbird houses for sale|bean baggiant bean bag|reviewsproduct reviews
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet