Síguenos en:

Cómo le duelen las caídas… a mamá

Cómo le duelen las caídas… a mamá

Muchas veces los padres, y en especial las mamás, se sienten culpables de las caídas de sus hijos, aunque algunas situaciones sí son el resultado de cierto t

Cómo le duelen las caídas… a mamá
Por: Astrid López
17 de Febrero de 2014
Comparte este artículo

Muchas veces los padres, y en especial las mamás, se sienten culpables de las caídas de sus hijos, aunque algunas situaciones sí son el resultado de cierto tipo de descuido, la gran mayoría de estas son producto de accidentes y, para tranquilidad de todos, las caídas de los niños pequeños, inclusive de los bebés, no revisten, en términos generales, mayores complicaciones, puesto que casi siempre no pasan de moretones o ‘chichones’, y el entendible susto del momento.

Para Sergio Iván Agudelo Pérez, médico pediatra, perinatólogo y neonatólogo, los accidentes son evitables con la prevención, y que lo importante es que los médicos de atención primaria y los pediatras les enseñen a los padres, familiares y cuidadores cómo evitar esos incidentes, incluidas las caídas. “La principal causa de accidentes en los niños es la desinformación, el descuido o la improvisación. Los másfrecuentes son los traumas y, dentro de estos, el craneoencefálico”, indica.

Igualmente, los expertos sugieren que la calma debe ser la constante al presentarse uno de estos incidentes, ya que la mejor forma de atenderlos es la tranquilidad para analizar los síntomas y, así, elegir el correcto paso a seguir, indica.

La cabeza, la más golpeada

Como lo explican los especialistas, los lugares más frecuentes para las caídas de los pequeños son, en primer lugar, la cama, la cuna, los coches, y los brazos de quienes los cuidan, cuando los tienen alzados. Posteriormente, cuando aprenden a gatear o caminar, las escaleras se constituyen en un escenario de peligro, y en los más grandecitos, el jardín y la escuela son los sitios oficialesde las caídas.

Según José Libardo Bastidas Benavides, neurocirujano funcional de la Clínica Soma de Medellín, la severidad de un trauma, producto de una caída, depende de la altura de la que se origine el accidente. “En la mayoría de las ocasiones, las caídas de los bebés no superan los 50 centímetros, la altura promedio de una cama o de un sofá, donde puede estar el bebé, o de los brazos del cuidador cuando este está sentado”. Para Bastidas, la cabeza es la parte del cuerpo del niño que está más propensa a impactarse en el momento de una caída, “en tal caso, lo importante es observar si el niño pierde o no la conciencia; si no la pierde quiere decir que el golpe no fue tan grave. El seguimiento, durante las 6 horas posteriores al incidente, es clave para determinar las consecuencias de la caída.

“Vamos a observar el comportamiento del bebé, si duerme más de lo normal, si tiene vómito o si convulsiona, si hay un cambio sustancial comparado con su forma de actuar normal. Si presenta cualquiera de estos síntomas y, sin lugar a dudas, si pierde el conocimiento, hay que acudir de inmediato al servicio de salud”.

Si el bebé tiene menos de un año, es bueno considerar la consulta médica aunque no presente síntomas de alerta “para descartar cualquier lesión asociada al golpe”, dice Sergio Iván Agudelo, jefe del Departamento Integrado de Pediatría del Campus Biomédico de la Clínica U. de La Sabana.

Si el niño, por sus síntomas, es trasladado al centro de atención, lo que harán allí es evaluarlo mediante unas escalas neurológicas con estudios de imágenes. Se trata de una tomografía de cráneo con la que se observa el interior del cerebro para ver si hay algún sangrado o lesión, como un hematoma interno. Con el tac de cráneo se verifica si existe una conmoción cerebral o no, y se determina el tratamiento a seguir, que va desde medicación hasta manejo quirúrgico.Para Rian Fitzpatrick, licenciado en Ciencias en Canadá, médico especializado en quiropráctica, la prevención ante las posibles complicaciones por las caídas de los pequeños es lo primordial; recomienda que, en caso de un accidente, se revise su columna, posterior a que lo evalúe el pediatra, y si hay alguna lesión, con masajes terapéuticos es posible remediarla.

La edad sí importa

En los niños caminadores las más frecuente son las caídas de su altura: de la cama, de la cuna, de las escaleras.

Entre tanto, el niño en edad preescolar (curioso por naturaleza), trepa, sube y baja escaleras, e intenta acceder a todo lo que se lo permita, en ellos “son frecuentes las caídas y los traumas de triciclos, bicicletas pequeñas, patinetas, patines y caídas en el parque y en casa”, sostiene Agudelo.

El doctor José Libardo Bastidas dice que, en la mayoría de los casos, las lesiones de estas caídas de los pequeños no revisten mayor problema ni riesgos futuros, y que su severidad se reduce a moretones y ‘chichones’ que, como lo explica, “son traumas de tejidos blandos en los que lo recomendable es poner hielo en una bolsa especial, o envuelto en una toallita, con lo que disminuirá la hinchazón. Los pequeños son poco tolerantes al frío, por lo que este tipo de acciones hay que hacerlas poco a poco y por periodos cortos, dejándolos descansar y repitiendo la operación para que no se genere incomodidad”.

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
callefalsa
Hace 2 años
Suele pasar!
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet