Síguenos en:

Conoce cómo los probióticos benéfician la salud

Conoce cómo los probióticos benéfician la salud

Esta colonia de organismos vivos previene enfermedades.

Conoce cómo los probióticos benéfician la salud
Por: Astrid López
19 de Diciembre de 2014
Comparte este artículo

Mucho se habla hoy día de los probióticos y de una serie de alimentos, especialmente lácteos, que los contienen; pero en realidad, ¿qué son y para qué sirven?, y ¿en qué procesos del organismo intervienen?

Pues bien, los probióticos “son organismos vivos, casi siempre bacterias y algunos hongos, que resultan benéficos para la salud de las personas”, dice el pediatra Dimas Rosa.

Es bueno aclarar que se encuentran en la flora intestinal, desde el momento en que nacemos, pero a la vez, si hay deficiencia de estos se pueden consumir a través de ciertos alimentos o en medicamentos especializados.

Asimismo, es importante saber que si se altera el buen funcionamiento de la flora intestinal, por bajas de los probióticos, esto trae como consecuencia, entre otras, la diarrea, que en el caso de los niños puede llegar a estados severos con graves consecuencias.

La fuente primaria

La primera y más completa fuente de probióticos es la leche materna, explica Georgette Daould, médica pediatra especialista en nutrición y gastroenterología infantil de Venezuela, quien asistió, en Colombia, a la 8ª reunión Latinoamericana de Expertos en Microbiótica (flora intestinal). Ella asegura que la leche humana es el producto natural que contiene el mayor número de microbios buenos.

“Por ello, hay que promover la lactancia materna, pues en la leche humana existen más de 18 tipos diferentes de probióticos que favorecen el bie-nestar del intestino y la absorción de los nutrientes de los alimentos. La leche de vaca y las de fórmula común no los contienen. Solo algunas leches especializadas traen cierta concentración”, añade.

Daould dice que “las bacterias ‘amigas’ que la madre transmite al bebé a través de la leche son las bifidobacterias, que están en la microbiota del pecho y las brinda a su hijo”. Añade que es muy importante que al iniciar la alimentación complementaria se incluya el consumo de vegetales y frutas, de 3 a 4 porciones al día, para mantener en equilibrio y buen estado esos ‘inquilinos microbianos’ en el cuerpo de los niños”.

Bienestar y más

Los probióticos, benéficos para la vida, están básicamente en la flora intestinal, o microbiota, como la comunidad médica le llama en la actualidad, y la mayoría de estos habitan dentro de los intestinos, en el aparato digestivo, donde se forman las defensas necesarias contra las bacterias, virus y hongos dañinos para el organismo”, explica Georgette Daould.

¿Y para qué sirven? La respuesta es que intervienen en el metabolismo, el sistema inmunológico y la regulación del crecimiento de las células intestinales, y en las mismas funciones gastrointestinales, como la diarrea o el estreñimiento. Además, cumplen un papel importante en la respuesta inmune, por lo que se les considera útiles en la lucha contra enfermedades alérgicas, como el asma o la rinitis”, dice el doctor Dimas Rosa.

Por su parte, Claudia Victoria Lis Villanueva, médica pediatra de la Clínica Reina Sofía, anota que los probióticos ayudan en la prevención de enfermedades intestinales, como la enterocolitis necrotizante en los prematuros, que daña tejidos de los intestinos y causa una infección severa que acaba con las células, con graves consecuencias si no se controla rápidamente. Asimismo, continúa la pediatra, se le atribuyen otras bondades como la prevención de alergias, el fortalecimiento de las defensas y la posibilidad de responder de una manera más efectiva ante complicaciones en diversos trastornos intestinales.

¿Cómo recuperarlos?

“Cuando se altera la microbiota intestinal y, por consiguiente, la colonia de probióticos con la que se cuenta se ve afectada y disminuida, la manera más efectiva de reponerlos es administrando una presentación comercial de estos organismos, pero esto debe ser prescrito por el pediatra o especialista, con lo que se garantiza que estamos usando una bacteria segura, benéfica al organismo, viable y en la cantidad suficiente”, insiste el doctor Dimas Rosa. “Actualmente, la mayoría de productos lácteos, como yogures y leches para lactantes y niños vienen enriquecidas con probióticos, en busca de prevenir o tratar ciertas enfermedades”, explica Lis, pero su consumo debe estar indicado. 

Para tratar enfermedades

Resulta importante anotar que la flora intestinal o microbiota es susceptible a los antibióticos, es decir, que si se suministra una cantidad de estos medicamentos para contrarrestar algún tipo de infección, ese valle de microorganismos, entre estos los probióticos, se ven disminuidos. Por esto, si se suministra antibiótico a los niños, ya sea por una sinusitis, otitis, infecciones urinarias o neumonía, es recomendable iniciar también con un medicamento probiótico, para disminuir el impacto del antibiótico hasta en un 60 por ciento. Igualmente, sostienen los expertos, uno de los enfoques terapéuticos de los probióticos es en el tratamiento de la diarrea, pues restablece la flora intestinal, lo cual se hace administrando más de esos organismo buenos para suplir las funciones alteradas por la diarrea, y para recuperar el estado natural de la microbiota.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
PASPAS
Hace 1 año
Muy bueno
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet