Síguenos en:

Después de un accidente: heridas que no sanan

Después de un accidente: heridas que no sanan

Además de poner en riesgo sus vidas, los accidentes en los niños también dejan secuelas emocionales difíciles de superar. Henry estaba sentado en la silla d

Después de un accidente: heridas que no sanan
Por: ABCdelbebe.com
12 de Octubre de 2007
Comparte este artículo

Además de poner en riesgo sus vidas, los accidentes en los niños también dejan secuelas emocionales difíciles de superar.

Henry estaba sentado en la silla del copiloto. Tenía 5 años y acompañaba a su papá por la carretera hacia el Tolima, en un viaje en el que, como de costumbre, la adrenalina actuaba sobre la velocidad. A Henry le gustaba quitarse los zapatos dentro del carro, para sentirse más cómodo.

Aquí aparece un bache en la historia y también en la vida de Henry. El pequeño abrió los ojos, y ya no estaba con su papá en el carro, sino en un hospital rodeado de hombres vestidos de blanco: ¿ángeles?, pensó. Pero se trataba de los médicos que, en urgencias, intentaban sanarle las heridas.

Cuando logró recordar, volvió a ver aquel camión que iba directo al carro y que, por la velocidad, no pudieron esquivar. Por el afán de adelantar una tractomula, el automóvil salió al carril izquierdo, en donde encontró el momento que dividiría en dos su historia.Recostado en su cama miró hacia abajo y empezó a llorar sin descanso.

Hoy, a sus 21 años, aún llora de vez en cuando. En ese momento quiso pensar que la falta de su pie derecho era una broma de mago, como las que hacía su papá quitándose un dedo, pero entendió que el paso afanado del camión se había llevado algo suyo consigo.

Meses de terapias, rehabilitaciones y prótesis que debía aprender a manejar. Ahora que vive en Canadá, tiene la posibilidad de acceder a un tratamiento que le permitirá obtener un pie artificial, que se adapte más a sus movimientos y se convierta en una extensión de su parte perdida, tanto como su pie real.

Hoy, conducir con un niño menor de 12 años en la parte delantera tiene multa, porque se conocen los nefastos efectos que se generan cuando no viajan atrás y con las sillas de seguridad obligatorias.

Las secuelas en la mente infantil

En su pequeño consultorio, la pediatra Ángela Camacho no cesa de atender a todos los niños que llegan con traumatismos por accidente, en el Hospital Pediátrico La Misericordia en Bogotá.

“Lo que para uno rwesulta ser una herida leve, para los niños es toda una tragedia generadora de traumas, que deben ser resueltos en terapia sicológica, porque verse transformados por las cicatrices es fatal”, recuerda.

En esos años de experiencia, ella se preguntó qué pasaría con todos aquellos que llegan y, tras ser atendidos, vuelven a sus casas, “pero han pasado por una prolongada hospitalización, han tenido que regresar para controles o han quedado con alguna lesión permanente”.

Esa fue su inspiración y la de la también pediatra Olga Lucía Baquero, abanderada en el tema de seguridad en la Sociedad Colombiana de Pediatría, para realizar una observación de los pequeños que llegaron en el 2006 al centro médico.

El estudio hizo seguimiento a 62 niños para ver cómo habían cambiado sus vidas tras los percances sufridos. La observación determinó que los accidentes de tránsito representaron la primera causa de lesiones, ya sea cuando el pequeño va dentro del vehículo o como peatón.

En las historias de aquellos niños que hicieron parte del estudio aparecieron casos nefastos, la mayoría que podrían prevenirse; por eso, la palabra accidente que tiene la connotación de ‘no podíamos haber hecho nada’, busca cambiarse por parte de los expertos que manejan el tema, porque los adultos tenían en sus manos la posibilidad de evitarlas. El estudio reunió ejemplos reales que dejaron dolorosos registros:

Una pequeña de un año, hija de un mensajero, gateaba como es propio de su edad por el corredor de su casa, y su padre, como siempre, guardó la moto en la sala. La niña pasó cerca y en ese instante la máquina cayó encima de la pequeña.

Una mamá le pidió a su hijo de 5 años de edad que trajera de la cocina la olla de agua que estaba calentando para bañar a su bebé. El niño, muy obediente, iba camino al baño, cuando el hermano menor salió corriendo en su encuentro y el choque hizo que toda el agua cayera sobre el más pequeño.

En ausencia de su mamá, a Marcela le pareció atractivo comer la escarcha que aparecía en el congelador de la nevera, así que no vaciló en acercar una silla para tener a su alcance aquel manjar helado. Pero como niña, no pensó que si pasaba su lengua por allí se quedaría prendida; sin poder hablar para pedir ayuda, intentó quitar su lengua e inmediatamente salió corriendo al baño dejando un rastro de sangre a su paso. “Si todos actuáramos con base en que, no quiero que les pase a los demás lo que no me gustaría para mí, todo sería más fácil”, dice la experta.

Dolor en los niños

En el estudio avalado por la Sociedad Colombiana de Pediatría se observó que cuando un miembro de la familia muere en el accidente, el niño se siente culpable y piensa que él debió morir. Otro aspecto es la pérdida escolar después de haber estado hospitalizados, porque al volver tienen que empezar de nuevo.

Sumado, además, a que en los hospitales es difícil la visita de otros niños, y en estos casos la presencia de sus amigos y compañeros de clase es fundamental, para mermar las consecuencias de ansiedad, problemas de sueño que terminan en terapia, no solo física sino emocional.

Tres normas de oro

Aunque todos estamos expuestos a sufrir accidentes, la idea no puede ser poner a los pequeños en una cápsula irrompible, pero sí brindarles espacios en los que puedan vivir con tranquilidad.

Gatee por la casa y vea lo que su hijo ve desde esa altura, para que detecte los peligros y pueda corregirlos. No pierda de vista a sus hijos y asegúrese de que una persona responsable esté al mando de la supervisión. Conozca las etapas de desarrollo de los niños y así tendrá conocimiento de las habilidades que adquirirá y lo que es capaz de hacer.

Juliana Rojas H.Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet