Síguenos en:

El desarrollo de cada bebé es único e irrepetible

El desarrollo de cada bebé es único e irrepetible

Muchas veces usted ha comparado a su hijo con el de su mejor amiga, porque ambos tienen la misma edad. Por adelantado, le decimos que está cometiendo un grave

El desarrollo de cada bebé es único e irrepetible
Por:
19 de Junio de 2007
Comparte este artículo

Muchas veces usted ha comparado a su hijo con el de su mejor amiga, porque ambos tienen la misma edad. Por adelantado, le decimos que está cometiendo un grave error. Aquí le damos las razones. Atiéndalas.

De cabello claro u oscuro; blanco o negro; tímido o extrovertido. En fin. Cada niño es distinto a otro, así tengan la misma edad y pasen por los mismos procesos de nacimiento y crecimiento. Aunque la parte genética es importante, la estimulación y el acompañamiento que tengan por parte de sus familiares, también son fundamentales en su desarrollo. Es por esto que ABC del bebé seleccionó, en su aniversario, a 12 bebés de la misma edad, con el fin de demostrarles a los padres que por más que los niños tengan los mismos años, todos son únicos e irrepetibles, no solo en su físico, sino en su evolución.

No altere resultados

El crecimiento y el desarrollo de toda persona depende de dos elementos fundamentales: la genética y el medio ambiente. En la primera intervienen, por lo menos, las tres cuartas partes del total; el medio ambiente complementa la fracción. Por ejemplo: si un niño nace con un coeficiente intelectual muy alto y sus padres no lo estimulan sicológica y físicamente, esa virtud hereditaria se verá afectada, al igual que el infante.

El genetista Carlos M. Restrepo explica que la diferencia entre una persona más inteligente que otra se debe a que recibió un conjunto de genes que le permiten resolver mejor los retos o problemas. Además, influye también el hecho de que sus padres estimularon su coeficiente.

En cuanto a la talla, el especialista dice que también es un factor determinado por esas dos características. “Estudios dicen que el 83 por ciento de la estatura de los seres humanos depende de los genes y el restante se debe al medio ambiente”, señala Restrepo.

En conclusión, la genética sola no hace milagros, entre otras cosas, porque no se puede modificar. Lo que sí es necesario es que los padres desarrollen una excelente estimulación, rutinas correctas y alimentación adecuada.

El pediatra Gonzalo Franco asegura que dentro de los factores ambientales para complementar un buen desarrollo y crecimiento es la suministración de leche materna, las vacunas, la alimentación complementaria, una excelente estimulación motriz y, fundamentalmente, el amor que se le brinde al pequeño.

“Si estas características se cumplen a cabalidad, seguramente va a crecer un niño sano y fuerte. Pero si un menor se desarrolla más rápido que otro, eso no quiere decir que sea anormal”.

Sin embargo, el especialista Franco sugiere a los padres observar la evolución mes a mes de sus pequeños. Para esto es aconsejable hacer con cierta regularidad los controles médicos.

“Durante el primer año de vida tiene que ser mensual. El pediatra debe llevar una gráfica de peso, talla y perímetro cefálico. Después del primer año de edad, cada dos meses y, después, cada año”, concluye Franco.

Los primeros dientes

Francisco Hernández, Odontólogo pediatra“Es normal que entre los seis y los ocho meses le salgan uno o los dos dientes inferiores frontales. Pero si esto no ocurre, no se alarme, porque todas las personas crecen a velocidades diferentes. Entre los 12 y 14 meses los pequeños deben tener, en promedio, seis a ocho dientes. Pero existen muchos casos de niños a los que no les han salido, sin que esto sea un problema. De todas maneras, es aconsejable llevar al pequeño al odontólogo pediatra entre los seis meses y el año de edad, el cual lo orientará sobre cada caso. No es de afanarse, generalmente no hay problema, a no ser que haya una enfermedad sistémica”.

El gusto por el baile

Paula Bernal, Sicóloga experta en desarrollo infantil “Lo primero que se debe recomendar a los padres es que le permitan escuchar al niño todos los géneros musicales, no se deben casar con un solo ritmo.

Dentro de los más sonoros para los pequeños están las canciones tropicales, porque tienen más ritmo, lo que resulta placentero para sus sentidos.

El baile es importante en el menor, porque es una actividad integral: trae implícitos el movimiento, el sentido de la escucha, la motricidad, la coordinación y, de la misma manera, se le facilita un mejor aprendizaje del lenguaje.

Es importante que los niños realicen esta actividad, porque aporta beneficios que facilitan la comprensión y el lenguaje, entre otras habilidades.

Recuerde que lo fundamental es que el menor aprenda a explorar su cuerpo y los distintos movimientos que puede hacer con él”.

Aporte nutritivo

La alimentación es uno de los principales factores ambientales que ayudan a un buen crecimiento y desarrollo del menor. Según la nutricionista Patricia Trujillo, las personas mejor alimentadas son las que obtienen superior rendimiento en sus actividades. Para que esto se logre, es necesario suministrar leche materna, por lo menos hasta los seis meses de vida. Además, iniciar, después de esta edad, la complementaria. El desarrollo de sus habilidades es distinto cuando un niño solamente consume líquido, porque no promueve la masticación y, por consiguiente, no genera movimiento en los músculos que facilitan el habla. Una buena alimentación contiene:

Proteínas: materia prima para la formación de hormonas.

Calcio: ayuda a la formación de huesos y dientes, contracciones musculares y funciones nerviosas.

Grasas: ayuda en el desarrollo de la visión y del cerebro.

La importancia del contacto físico

Otra de las características que influyen en el crecimiento y el desarrollo de cada niño es la estimulación sicológica, social y física que reciba. Esto se logra con las diferentes actividades lúdicas. Según Paula Bernal, sicóloga especialista en desarrollo infantil, esta se debe ofrecer desde el momento del nacimiento, inclusive desde la gestación, circunstancia clave para hablarles y ponerles música.

“Los masajes, el diálogo, la música, el baile, los deportes, los juegos didácticos, el reconocimiento de las diferentes texturas de objetos y la socialización con las otras personas son fundamentales en la etapa de evolución de los pequeños”, explica la experta. Otra de las actividades que promueven el desarrollo motriz y de ritmo es el baile. A ellos les resulta placentero para sus sentidos y lo más importante es que promueve el habla.

La sicóloga Sara Manrique Zuluaga explica las destrezas y habilidades que debe tener un niño después del año en distintos aspectos.

Motricidad gruesa

Inicia marcha con los brazos arriba y las piernas abiertas (cinco pasos). Logra avanzar sin ayuda 12 pasos seguidos. Camina entre nueve y 10 metros. Se sienta en una silla bajita. Empieza a correr. Lanza pelotas sin caerse. Se arrodilla solo. En sus esparcimientos: Reacciona a la música con movimientos rítmicos de su cuerpo. Examina los juguetes y los objetos valiéndose de ojos y manos. Mete y saca juguetes de todos los recipientes.

Inicia marcha con los brazos arriba y las piernas abiertas (cinco pasos).

En el cuidado de sí mismo:

Coopera pasivamente cuando lo visten. Facilita la tarea de la persona que lo arregle, irguiendo, por ejemplo, un brazo o una pierna o bien extendiéndolo. Pasa la cuchara por su plato y se la lleva a la boca lamiéndola. Sus funciones intestinales van regularizándose. No babea.

En su lenguaje:

Reacciona a su nombre. Imita algunas palabras familiares. Emplea adecuadamente alguna otra palabra aparte del habitual “ma-má” y “pa-pá”. Entrega un juguete, un objeto o cualquier cosa que le sea familiar, al serle solicitado.

MÓNICA TOROREDACTORA ABC DEL BEBÉ

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet