Síguenos en:

Lanzan campaña para alertar sobre la persistencia de anemia en menores de dos años

Lanzan campaña para alertar sobre la persistencia de anemia en menores de dos años

Entre sus causas están lactancia exclusiva menor a seis meses, consumo de leche de vaca antes del año de edad y dieta infantil con pocos alimentos ricos en hi

Lanzan campaña para alertar sobre la persistencia de anemia en menores de dos años
Por:
07 de Abril de 2009
Comparte este artículo

Entre sus causas están lactancia exclusiva menor a seis meses, consumo de leche de vaca antes del año de edad y dieta infantil con pocos alimentos ricos en hierro.

Un niño que se sienta, gatea o camina de forma tardía, presenta problemas de lenguaje, tiene dificultades para concentrarse, no aprende bien, se enferma con frecuencia, luce pálido y decaído y le cuesta trabajo conciliar el sueño, podría tener anemia.

Esta enfermedad que, entre otras cosas, lleva a la disminución del número de glóbulos rojos en la sangre, es la carencia nutricional más común en pediatría, específicamente entre los 6 y 24 meses de edad.

De hecho, las cifras de infantes con anemia siguen siendo elevadas y persisten las principales causas que la originan: gestantes desnutridas con déficit de hierro, bebés que nacen prematuros o bajos de peso, mamás que no alimentan a sus pequeños con leche materna de forma exclusiva, ausencia de hierro suficiente en la alimentación del niño e ingesta de leche de vaca antes del año de edad (se cree que entre un 28 y 30 por ciento de los niños entre los 6 y los 12 meses la consumen).

Según la última Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia (Ensin), realizada en el 2005 por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), el 64,2 por ciento de los niños menores de 2 años tienen bajo contenido de hierro en su organismo y el 53,2 por ciento de los menores de esta edad presentan anemia.

Esta misma encuesta afirmó que solo el 51,1 por ciento de los infantes menores de seis meses eran amamantados de forma exclusiva.

Nace campañaPor lo anterior, el gastroenterólogo pediatra Wilson Daza, magíster en nutrición clínica y director de la especialización en gastroenterología pediátrica de la Universidad El Bosque, decidió lanzar una campaña contra la anemia infantil para llegar a hospitales, clínicas y consultorios pediátricos con información útil sobre la enfermedad.

“Nuestro objetivo es crear conciencia en la gente de que existe el problema. Necesitamos que los pediatras piensen más en la anemia y la detecten, así como mamás que consulten a tiempo para intervenir de manera oportuna”, afirma el doctor Daza.

Una alimentación con suficiente contenido de hierro –agrega– favorece el desarrollo de las habilidades mentales de los niños: inteligencia, percepción, atención, aprendizaje y comprensión.

Durante el primer añoEl recién nacido suele disponer de hierro suficiente en sus reservas corporales para cubrir los requerimientos durante los primeros tres a cuatro meses de vida, si está alimentado exclusivamente con leche materna.Después de los seis meses, es clave que el bebé siga recibiendo esta leche y la complemente con alimentos ricos en hierro, como carnes, vísceras, cereales infantiles fortificados con este mineral, granos (lentejas, fríjoles y garbanzos) y verduras (espinaca, acelga).

“La leche de vaca es pobre en hierro y tiene una inadecuada absorción; además, puede producir un sangrado en el intestino del bebé porque contiene una proteína que ocasiona daño en las células intestinales. El niño pierde sangre en forma crónica”, dice Daza. Cuando esta leche se introduce antes del año de vida, puede afectar el crecimiento.

 

La anemia debe tratarse oportunamenteEs clave diagnosticarla a tiempo, para que el tratamiento sea más efectivo y se minimicen sus consecuencias.

Lo primero es mejorar el consumo del mineral en la dieta diaria del niño. Adicional a ello, se le da un suplemento de hierro (en gotas o en jarabe) hasta que su reserva sea normal y satisfactoria.

Si se descuida la ingesta de alimentos que lo contienen, como las carnes, no es útil únicamente la suplementación, pues el problema puede volver a presentarse.

Durante los primeros tres años de vida, los niños tienen mayores posibilidades de recuperarse. Si la anemia persiste después de esta edad, es posible que los infantes queden con algunas secuelas (como disminución de ciertas destrezas).

El hierro y su absorciónTan pronto se ingiere el hierro de una carne o víscera, el organismo lo absorbe de forma inmediata. No pasa lo mismo con el mineral presente en verduras y leguminosas. En este caso, la vitamina C favorece la absorción de este hierro vegetal.

Por el contrario, bebidas como el café, el té y el agua aromática afectan su adecuada absorción.Según el sicólogo Yaír Murcia, crear hábitos sanos de alimentación entre los niños es una manera de prevenir el déficit de hierro y sus consecuencias.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet