Síguenos en:

Las mascotas sí pueden ser 'antialérgicas'

Las mascotas sí pueden ser 'antialérgicas'

Esto, siempre y cuando el contacto con estos animales se haga tempranamente

mascotas y niños
Por: Margarita Barrero
15 de Agosto de 2012
Comparte este artículo

Los alergólogos le tenían respeto a las mascotas porque el pelo, la saliva y la orina podían producir alergia. Eso fue hace 20 años. Sin embargo, hace 5 comenzaron a aparecer estudios que demostraron que si un niño tenía al perro o al gato desde el primer año de vida, eso lo protegía de las alergias.

Es decir, se comprobó que la exposición temprana a los animales produce una tolerancia del sistema inmunológico.

Mejor dicho: la alergia se produce por intolerancia a una sustancia del medioambiente, pero si la exposición a esa sustancia es temprana, se producirá tolerancia. Ese descubrimiento hizo que se cambiara de mentalidad en cuanto a la relación mascota y alergia.
Así comenzó la época de la tolerancia a las mascotas, que empezaron a ser recomendadas por los especialistas siempre y cuando el niño tuviera contacto temprano con estas. Es decir, no es lo mismo que su hijo las conozca durante el primer año, que si le regalan una a los 5, cuando ya habrá presentado alergia a los animales. En ese caso, su condición empeoraría.
En julio de este año, otra revelación apareció en la revista Pediatrics, ya que un estudio, llevado a cabo en 400 niños por la Universidad de Kuopio en Finlandia, demostró que los pequeños que crecen en una casa con un perro, al menos 6 horas al día, tienen menor tendencia de enfermar por afecciones respiratorias e infecciones de oído.
Los científicos concluyeron que estos bebés que crecen con perros enferman menos, se curan antes y necesitan un menor tratamiento antibiótico. Según los expertos, lo novedoso del artículo es que se encontró una diferencia entre si el animal salía a la calle o no, mostrando que los efectos son más protectores si la mascota realmente tiene contacto con el exterior del hogar, que se supone tiene más alergenos. Eso sí, para lograr estos beneficios es mejor el perro que el gato, según lo que muestran las estadísticas.
Toda esta explicación está en el hilo de lo que se ha llamado la hipótesis de la higiene, la cual dice que entre menos limpio es el ambiente en los primeros años de vida hay menos posibilidad de alergias, al parecer, por el sistema inmunológico que tiene dos ramas: la que es responsable de las alergias y la que nos defiende de las infecciones. Según la teoría de la higiene, cuando hay más infecciones el sistema inmunológico está tan ocupado en eso que no le preocupa producir alergias (que es un mecanismo defensivo frente a algo que no se tolera). Siempre se  ha dicho que hay menos alergia en el medio rural que en el urbano, porque hay una relación protectora, y mientras más infección se presenta hay menos alergia.
Una distinción importante es que la infección no significa necesariamente enfermedad, sino contacto con el germen. Esto quiere decir que de todas las personas que tienen relación con este, solo un grupo genera enfermedad. Si en la familia hay gripe, quienes pertenezcan a esta tienen contacto con el germen, pero solo unos van a experimentar los síntomas.  
Las estadísticas de la hipótesis de la higiene también muestran que a los niños que se les da más antibióticos en el primer año, tienen más alergias, porque posiblemente cuando nos
apresuramos el contacto con el germen es muy corto y no lo alcanza a proteger.
Así que, según este tipo de estudios, el contacto con animales en la infancia sería útil si se hace tempranamente, así el niño tenga antecedentes de alergia en su familia. Los especialistas insisten en que es bueno que la mascota tenga contacto con el exterior y no debe ser un peluche de la casa; esta podría ser hipotéticamente una de las explicaciones de que el gato sea menos efectivo en la disminución de las alergias, ya que es más doméstico que el perro.
Otro detalle importante es que no todos los asmáticos son alérgicos, aunque es cierto que asma y alergia van juntos, son cosas separadas. El asma de los niños tiene alergia en el 80 por ciento de los casos, y hay quienes pueden ser alérgicos a los ácaros y no tener problema con los perros y gatos. Eso sí, la alergia al pelo de los animales existe y puede producir asma, pero es un grupo pequeño, y el contacto repetido con animales en otras etapas de la vida predispone la alergia. Además, es posible que con la presencia de la mascota se aumenten los ácaros, por eso lo ideal es que el animal pase el mayor tiempo posible fuera de la casa.

¿Cómo reconocer a un alérgico?
Lo más importante es la herencia: lo cual quiere decir que si papá y mamá son alérgicos es muy posible que el niño también lo sea, y es más probable que el niño lo herede de la madre. Eso se puede conocer tempranamente, ya que las alergias se manifiestan muy pronto.
En los primeros 6 meses puede aparecer la dermatitis atópica, que es un predictor del asma, y ese mismo niño puede presentar episodios de sivilancia, que es un silvido que se da cuando pasa una corriente de aire por un bronquio que está cerrado.
Se considera que la predisposición alérgica del niño es como un abanico que se va abriendo; es decir, el niño que presentó alergia a la leche tiene mayor riesgo de presentar alergia a los ácaros y a hacer asma, dermatitis atópica o rinitis. Por eso es tan importante la prevención temprana, que evita toda la escalada de la alergia.

Alerta a síntomas
• Conjuntivitis: los ojos se ponen rojos, rascan y, a veces, salen edemas.
• Rinitis: rasquiña en la nariz, estornudos, congestión nasal.
• En los peores casos hay asma bronquial:  se cierra tanto la vía aérea que los niños necesitan recurrir a un servicio de urgencias para recibir oxígeno.

Para los alérgicos
• Si el niño es alérgico y quiere tener máscota, existe la vacuna para evitar la alergia que producen los pelos de animales. Es un tratamiento clásico que se inventó en 1911, así que tiene 101 años. Son inyecciones subcutáneas, generalmente en pequeñas cantidades, para producir tolerancia; actualmente hay sublinguales, aunque no son tan potentes.
• La norma es que una persona presente varias alergias.
• El gato adquiere el toxoplasma por comer ratones que lo tienen y carnes crudas, es muy probable que el gato criado en apartamento no tenga toxoplasmosis, pero se le pide a la embarazada no tener contacto con el popó del gato, y si tiene que hacerlo debe usar guantes.
• Los roedores también producen alergias.
• El sistema inmunológico no necesita mucha cantidad de alergenos para lograr una reacción, algunas veces es suficiente con el olor para producir síntomas.

 


Con la sesoría de los doctores Francisco Leal, alergólogo. Y Felipe Robayo, médico pediatra.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet