Síguenos en:

Los accidentes son de aparición súbita y requieren prevención y capacitación

Los accidentes son de aparición súbita y requieren prevención y capacitación

Los niños necesitan un acompañamiento continuo en todas sus actividades diarias, pues estos hechos, a nivel mundial, son un motivo frecuente de consulta pedi

Los accidentes son de aparición súbita y requieren prevención y capacitación
Por:
09 de Abril de 2008
Comparte este artículo

Los niños necesitan un acompañamiento continuo en todas sus actividades diarias, pues estos hechos, a nivel mundial, son un motivo frecuente de consulta pediátrica en los servicios de urgencias.

“Se ha establecido que más o menos de 2.000 consultas 160 resultan para hospitalización; teniendo en cuenta que los accidentes pueden producir daños físicos y dejan secuelas principalmente de origen neurológico y también de tipo psicológico”, explica Olga Lucía Baquero, coordinadora de la Mesa de Trabajo de Seguridad infantil y Prevención de Accidentes de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Frecuentemente estos eventos ocurren en el hogar, pues es el espacio que habita el menor. Con los bebés, menores de seis meses, “la ventaja es que generalmente están acompañados; además, no tienen una gran movilidad. Pero se cae en el error de confiarse de estas circunstancias y, cuando uno menos piensa, el niño sufre un accidente. Sin embargo, todo es totalmente prevenible”, asegura la pediatra Claudia Granados, jefe de urgencias pediátricas de la Fundación Santa Fe de Bogotá.

También pueden ocurrir en jardines infantiles, maternales parques, calles y los centros comerciales; lugares muy frecuentados por los niños.

Según el informe de la Secretaría Distrital de Salud (SDS), en el 2007 se contabilizaron 9.248 accidentes, 149 más que el año anterior. En Bogotá, cada día se presentan 25 casos de tipo doméstico, aumentando así en 1,6 los accidentes caseros en la ciudad. De ese total, el 47 por ciento de las víctimas fueron menores de 5 años.

CAÍDA DE ALTURADe acuerdo con el informe de la SDS, el 55,6 por ciento del total de los casos en menores corresponde a niños que caen desde alturas. Los menores de un año empiezan a voltearse y es frecuente que se caigan de la cama, pues es el lugar donde los padres los acuestan habitualmente.

Por otra parte, cuando los pequeños crecen inician el proceso de descubrimiento, exploración y apropiación del espacio que les es más próximo, aumentando la posibilidad de sufrir caídas. Además, no miden el peligro que tiene deambular por áreas de riesgo, porque no han desarrollado este concepto.

También pueden caerse desde su propia altura, pues aún no pueden sostenerse fácilmente.

Prevención• Los bebés deben permanecer en su cuna o corral con las medidas de seguridad correspondientes. Tampoco deben dejarse solos sobre alguna superficie.•No permita que los niños monten en patines, bicicletas o elementos similares sin cascos, rodilleras y coderas.• La supervisión y el acompañamiento de los niños por parte de los adultos es la mejor herramienta de seguridad que tenemos. No los suelte de la mano y demuéstreles que es un acto de cariño y orientación.

Actúe a tiempo• Si el bebé se cae de la cama, verifique que no presente signos de alarma como vómito, convulsiones, pérdida del conocimiento o algo extraño en la actividad del menor (palidez, inmovilidad, etc.)• Si hay edema o hinchazón, se le puede poner hielo. Si presenta un golpe en la cabeza, vigile que no haya ningún signo de alarma durante 4 a 12 horas siguientes al accidente.• Verifique que no haya ningún trauma (desmayos, inmovilidad en los brazos, dolor que no calma o limitación motora).• Para las heridas, utilice la gasa; antes, lave con agua y jabón. Si sale mucha sangre, llévelo de inmediato al centro de salud.• Si se trata de una fractura, mantenga el cuerpo del pequeño alineado, inmovilice la extremidad con una sábana y llévelo a urgencias.• Proteja muy bien balcones, ventanas y escaleras, y asegure las superficies de todo su hogar.

INTOXICACIÓNPuede ser causada porque los adultos automedican a los pequeños o confunden el empaque de los medicamentos y le suministran al niño una droga equivocada.

También por dejar medicamentos y venenos al alcance de los pequeños. Algunos elementos de aseo por su color y aroma pueden resultar llamativos y ‘exquisitos’ para los niños. Y las medicinas pueden parecer provocativos dulces y caramelos.

Por otra parte, cuando los pequeños reconocen una botella de agua o de alguna bebida hidratante, creen que el contenido corresponde a su envase, y van a querer consumirlo. Por eso, al reenvasar líquidos tóxicos en estos recipientes, puede originar accidentes.

Prevención• Dele al niño únicamente lo que le medique el especialista. También, verifique el frasco o empaque del medicamento antes de administrarlo. • Rectifique con el médico las cantidades y horas indicadas en la fórmula del medicamento.• Diseñe un sitio para guardar los medicamentos. Enséñeles a sus hijos que estos se toman solo cuando están enfermos y cuando los padres lo indiquen.• Las sustancias venenosas y tóxicas deben estar lo más alejado posible de los menores. • No le dé a su bebé residuos de leche, pues esta se descompone rápidamente. • Lave los alimentos antes de consumirlos, preferiblemente con agua potable. También verifique las fechas de vencimiento de los productos.

Actúe a tiempo• Acuda a urgencias. Puede agudizar el peligro o causarle daños en la vía digestiva, al darle alguna sustancia.

ATORAMIENTODespués de los cuatro o cinco meses, los pequeños se apropian de su entorno a través de la exploración, la cual hace que en los primeros meses se lleven todo a la boca. Pueden atorarse con facilidad y sufrir este accidente.

Los niños mayores de un año quieren jugar, explorar y comer al mismo tiempo, aumentando el riesgo de atorarse. Según Baquero, “es un accidente muy grave porque el atoramiento es la principal causa de muerte involuntaria de niños menores de cinco años en el hogar”. Además, es una circunstancia que no da espera a que actúe el médico. Todos los cuidadores, padres, madres y profesores deben conocer las maniobras de desatoramiento y así poder actuar ante la ocurrencia de un atoramiento.

Prevención •Evite colocar cosas pequeñas cerca del menor que puedan introducirse en la boca y que se vayan por la vía aérea accidentalmente. • Acompañe continuamente a los niños. Este accidente puede ocurrir rápidamente y el cuidador, en ese momento, puede salvar una vida.• Nunca combine las rutinas de juego con las de alimentación. Además, evite que los pequeños coman acostados y en trozos grandes.

Actúe a tiempo• Reconozca que el pequeño se atoró; se pone morado, no puede llorar y se nota angustiado. Luego, realice las maniobras. • Si el pequeño se tragó el objeto por la vía digestiva, es posible que lo pase y luego lo elimine en su deposición. Granados explica que “la porción más estrecha de esta vía es la parte que le sigue a la garganta; si el niño o niña puede deglutir y no babea, la probabilidad más alta es que ya haya pasado esta parte y expulse el objeto”. • Siempre se debe llamar al servicio de emergencias (en Bogotá, marque el 123) y el bebé debe ser llevado a urgencias.Nunca se debe introducir el dedo en la boca del niño para sacar el objeto. Existe el riesgo, aún mayor, de empujarlo o rasgar la garganta.

QUEMADURALos bebés pueden ingerir alimentos demasiado calientes o, al ser cargados por sus cuidadores, son acercados a elementos ardientes. Asimismo, al halar los manteles, los pequeños pueden correr el riesgo de quemarse. Las conexiones eléctricas, los fósforos y velas también se convierten en enemigos de los pequeños.

Prevención• No transporte alimentos calientes cerca del niño ni lo aproxime a estos objetos. Tampoco caliente demasiado el contenido del tetero y nunca lo haga en horno microondas. • Al bañarlo, verifique la temperatura del agua.• Evite que los niños se acerquen a la estufa, que prendan fósforos o velas. • Al cocinar, utilice tapas para cubrir las ollas y las sartenes. Ubique los mangos de estos hacia adentro. Tampoco deje ropa cerca del fuego.• Coloque protectores en los enchufes y no deje sueltos los cables pelados.

Actúe a tiempo• Si el niño tiene llamas en el cuerpo, cúbralo con una cobija, abrigos o ropa para apagar el fuego.• Quítele las prendas que cubren el área de la quemadura. Después, aplique bastante agua fría durante 15 minutos y lleve a su hijo al servicio de urgencias.• Si el niño se electrocutó, no lo toque. Baje los tacos, ubíquese sobre un elemento de madera y, con un elemento de este material, retire el objeto que le haya causado el accidente al pequeño. Luego, llévelo a urgencias.• Cuando lo exponga al sol, aplique un protector sugerido por el pediatra.

AHOGAMIENTOEs importante saber que se requieren solo cinco centímetros de agua para que un niño se ahogue. Otra de las causas de este accidente es que los pequeños manipulan objetos que los pueden asfixiar.Prevención• Jamás deje solo a un niño en la tina o en lugares donde haya agua (estanques, piscinas, pozos, etc). • No deje baldes al alcance del bebé.• Al amamantarlo, tenga en cuenta la posición en que se debe acomodar. Al terminar de alimentarlo, cárguelo y sáquele los gases.• En la piscina, sosténgalo con ambos brazos. • No deje bolsas plásticas o algún elemento que pueda asfixiar a los pequeños.

Actúe a tiempo• Si el menor manipuló una bolsa, rásguela.• El cuidador debe conocer la Reanimación Cardiopulmonar Básica (RCP), la cual está compuesta por la respiración boca a boca para darle oxígeno al niño; y el masaje cardiaco que permite oxigenar el cerebro a través del envío de sangre que parte del corazón.

Cursos especializadosAprenda a prevenir y a actuar frente a los accidentes a través de la capacitación de cursos que se ofrecen en la Fundación Mariana Novoa. Tel. 7030546 www.mariananovoa.org; en SANITOS Niños Seguros Tel. 4087382 sanitos01@etb.net.co; y la Fundación Santa Fe de Bogotá. Tel. 6030303 Ext.5243. Además, La Fundación Santi Rivera brinda información sobre cómo evitar muertes por ahogamiento y lesiones severas de los niños en la piscina y cuáles medidas de seguridad se deben tener en cuenta en estos lugares. www.fundacionsantirivera.org

Por Karen Johana SánchezRedactora ABC del Bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet