Síguenos en:

No confunda la sinusitis con gripa

No confunda la sinusitis con gripa

Hay niños que todo el año padecen síntomas como obstrucción nasal, dolor de cabeza, fiebre y abundante secreciones mucosas. Aunque los padres generalmente c

No confunda la sinusitis con gripa
Por:
14 de Agosto de 2007
Comparte este artículo

Hay niños que todo el año padecen síntomas como obstrucción nasal, dolor de cabeza, fiebre y abundante secreciones mucosas. Aunque los padres generalmente creen que se trata de gripa, la realidad puede ser distinta y es posible que sea sinusitis.

Esta enfermedad respiratoria es frecuente entre los menores y puede ser el resultado de la complicación de una rinitis alérgica o de episodios gripales frecuentes y severos que se sobreinfectan debido a bacterias u hongos.

“Alrededor y por dentro de la nariz hay unas cavidades llamadas senos paranasales. Normalmente están llenos de aire, pero cuando ocurre una infección o una reacción alérgica, se llenan de líquido y se interrumpe la comunicación con la nariz, provocando que las secreciones se acumulen y queden en una cavidad cerrada. Al presentarse, se denomina sinusitis”, explica el médico pediatra Rubén Darío Franco.

La sinusitis se manifiesta como un estado gripal, con congestión nasal, fiebre y tos, pero con la particularidad de que el menor siente dolor en la cara. Junto a esto, las secreciones nasales se vuelven verdosas y espesas y los niños pueden roncar en las noches.

Su incidencia es más común en niños alérgicos, porque tienen una inflamación persistente de la nariz, permitiendo que los senos paranasales se obstruyan.

Se puede detectar cuando el pequeño dura más de 15 días con gripa o presenta los síntomas durante tres meses.

El diagnóstico es clave

Además de los molestos síntomas, la sinusitis a veces ocasiona complicaciones más severas, entre ellas afectar las estructuras dentro de la órbita ocular. “Como los senos paranasales quedan tan cerca de los ojos, la infección puede diseminarse y provocar una inflamación del párpado, alteración de la agudeza visual, dificultad para discriminar los colores y, eventualmente, pérdida de la visión”, afirma el otorrinolaringólogo Juan Camilo Ospina, quien expuso el tema en el pasado Congreso Nacional de Pediatría.

Para tener un diagnóstico de la enfermedad es adecuado asistir al médico, realizar algunos exámenes y, de esta forma, empezar un tratamiento. Según Ospina, “muchas veces los padres no consultan porque creen que su hijo tiene gripa y lo estiman normal. Sin embargo, cuando ya es recurrente puede tratarse de un proceso alérgico o infeccioso y es necesario iniciar un procedimiento específico”.

“Un niño, por lo general, presenta cinco o siete gripas al año, mientras el alérgico puede durar todos los meses con esos síntomas”, señala el especialista Ospina.

Desde el punto de vista médico, el dictamen de la sinusitis se hace teniendo en cuenta la historia clínica. Cuando se quiere corroborar, se puede practicar una escanografía de los senos paranasales.

Para mejorar las molestias, se pueden lavar las fosas nasales del pequeño con suero fisiológico, cada tres o cuatro horas, con 10 gotas. Las vaporizaciones también son útiles, siempre y cuando se tenga cuidado de no quemar al niño.

El tratamiento

El médico tratante es el encargado de decidir si se requiere tratamiento con antibióticos u otros medicamentos.

Los antibióticos deben ser administrados dependiendo de la bacteria que causa la infección, la edad del niño, las alergias a antibióticos y los tratamientos previos. Los descongestionantes, por su parte, proveen una mejoría transitoria de los síntomas, pero no se deben suministrar por más de tres días porque pueden producir el efecto contrario.

Cuando la enfermedad es generada por gripas frecuentes, se puede recurrir a vacunar contra la influenza. Se practica la cirugía solo cuando se han agotado las otras posibilidades de tratamiento médico. Con este procedimiento se intenta ampliar los orificios de drenaje de los senos paranasales, para que las secreciones no se acumulen.

"La sinusitis puede curarse si se administra un tratamiento completo y apropiado, dependiendo de las características del niño. Sin embargo, existe una tendencia genética a presentar episodios de la enfermedad”, opina Juan Camilo Ospina, otorrinolaringólogo pediatra.

Por Juan David CárdenasRedactor ABC del bebé.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet