Síguenos en:

Pa' machos / ¿Qué culpa tiene mamá de la fiebre?

Pa' machos / ¿Qué culpa tiene mamá de la fiebre?

Seamos claros: no hay nada que altere tanto la armonía familiar como un hijo enfermo. Esta situación logra ponerle los nervios de punta a todo el mundo. Lo m

Pa' machos / ¿Qué culpa tiene mamá de la fiebre?
Por:
28 de Abril de 2008
Comparte este artículo

Seamos claros: no hay nada que altere tanto la armonía familiar como un hijo enfermo. Esta situación logra ponerle los nervios de punta a todo el mundo. Lo más lamentable del asunto es que en medio del despelote el único que parece no saber qué hacer es el papá, a tal punto que muchos prefieren salir en estampida.

No es extraño que algunos culpen a la mamá por un cuadro de fiebre o por una raspadura del niño o incluso hagan extensivo el reclamo hasta la cuarta generación de ascendencia materna por una alergia difícil de tratar. Pensemos que esto es producto de la angustia. Digo esto porque, al parecer, las mamás están mejor equipadas para enfrentar tales situaciones y casi siempre remontan sus nervios con decisiones acertadas y en ocasiones heroicas. Ellas saben del valor del agua de anís para la indigestión, del efecto del hielo sobre un chichón y hasta de los riesgos de dar un vaso de agua si alguno de sus retoños sufre un desmayo.

Por el contrario, los señores, con las honrosas excepciones, se petrifican ante la situación y además de culpar, pocas veces actúan en espera de que un alma femenina caiga del cielo o acuda en su ayuda como el Chapulín Colorado y se apersone de la emergencia. Insisto que no lo hacen de malos, solo que parecen nacer sin ese kit. Hay que verlos patinar cuando, desamparados, tienen que llevar solos a sus hijos a la consulta médica. No recuerdan cuándo fue la última vacuna, cómo empezaron los síntomas, qué antecedentes hubo, nada de nada, a tal grado que consideran que su cerebro está conectado al teléfono celular de su esposa, que marcan con insistencia. Quedan mudos ante la pregunta de cuál fue la última comida, si el chico ha orinado o si está durmiendo bien. Eso parece dicho en arameo y, como tal, sienten que salen por debajo de la puerta del consultorio con una docilidad que mágicamente se convierte en gruñido tan pronto ven a su esposa: “la próxima vez vaya usted, grrrr”.

Pues bien, caballeros, es hora de cambiar. Sepan que ellas poco a poco van guardando esos momentos en un chip indeleble que se reactiva en cualquier momento y le enrostrarán sin anestesia algo como: “claro, cuando a Richard le hicieron la circuncisión a los 5 años, ni siquiera se le escurrió una lágrima”, así el bebé ya esté prestando el servicio militar. Así que pilas. Empiece por acompañar siempre a su hijo al médico, prepare unas preguntas, revise los antecedentes, lleve los carnés, muestre interés por los medicamentos y sus dosis, esté pendiente de dárselos y empiece a fabricar en su masculina cabeza la historia clínica de su retoño. Grábesela y repásela, le será de gran utilidad, se sentirá bien con usted mismo, con su hijo y se ahorrará problemas con su señora y malas miradas de su suegra.

 

Carlos Francisco FernándezAsesor médico Casa Editorial El Tiempo

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet