Síguenos en:

Productos que parecen alimentos y pueden ser tóxicos

Productos que parecen alimentos y pueden ser tóxicos

Las sustancias tóxicas, los medicamentos y los elementos nocivos que se convierten en comida para los niños, dependiendo de la cantidad, son un veneno letal.

Productos que parecen alimentos y pueden ser tóxicos
Por:
17 de Julio de 2007
Comparte este artículo

Las sustancias tóxicas, los medicamentos y los elementos nocivos que se convierten en comida para los niños, dependiendo de la cantidad, son un veneno letal.

Cuando los niños entre los 0 y los 5 años están en la etapa en la que quieren explorarlo todo, su casa es el lugar perfecto para iniciar la conquista del mundo. A los centros de urgencias llega diariamente más de un caso de intoxicación en menores, porque en el ‘safari’ casero del niño cualquier elemento llamativo va directo a su boca y trae consecuencias en su salud.

“El problema grave que existe es el envase de sustancias toxicas en recipientes de consumo humano. Hace algunos años uno niño falleció por esa razón”, dice el toxicólogo Camilo Jiménez. Los solventes como el alcohol etílico, el thiner o el varsol son embasados en recipientes de gaseosas o de licores y que a veces se dejan al alcance de los menores.

Los dulces son la debilidad de los más chicos por sus formas llamativas y sus colores, pero no todo lo que parece chocolate son golosinas; y los más pequeños de la casa no diferencian entre los medicamentos y estas azucaradas tentaciones. “Incluso algunas vitaminas tienen formas de animales y aunque no presentan aparente toxicidad, su sabor agradable hace que los pequeños ingieran grandes cantidades, lo mismo pasa con los antigripales, porque su sabor delicioso gusta tanto a los infantes, que, a veces, se convierten en objetos de sobredosificación”, explica el toxicólogo.

El tercer peligro común en los hogares son los envases vistosos de los perfumes, cremas o desodorantes. La ingesta de estos productos puede provocar problemas en el organismo de los pequeños, y muchas veces la familia no se da cuenta. “En esta etapa oral, todo lo quieren probar, ven colores llamativos y olores ricos, así que un niño no diferencia qué es veneno y qué no”, aclara Olga Lucía Baquero, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría.

Para los gateadores, es decir, entre los 9 y los 15 meses, en el piso está el enemigo, ya que los cebos que se ponen en las trampas para matar ratones atraen su atención y son alcanzados por los pequeños exploradores. “También los insecticidas, ya sea por contacto cutáneo o ingeridos, producen mayor mortalidad”, según Baquero.

Consecuencias de ingestión tóxica

Los síntomas dependen de la sustancia que haya consumido el menor. “Si es cáustica, hay dolor, puede tener quemaduras en la boca y se presenta una posible hinchazón, no ocurre lo mismo con los limpiadores o desinfectantes, que generan de inmediato vómito, diarrea y malestar general”, asegura la pediatra Baquero.

El problema cuando un niño tiene sobredosis de medicamentos es que no se sabe con exactitud la cantidad que consumió y esto puede provocar una falla hepática. De acuerdo con Jiménez, “no se presentan síntomas, a veces simplemente hipotermia, y solo se detecta en laboratorio. En los peores casos, el menor puede perder el hígado”.

Lo que ocurre con los solventes y los perfumes son cuadros de neumonía química porque aunque el niño trata de vomitar, inhala los vapores. “Se origina en el pulmón y genera dificultad respiratoria, tos persistente, labios morados y bronco espasmo”, explica el toxicólogo. En otros casos, hay una falla hepática y podría tener problemas en el riñón.Cuando el alcohol etílico está en el organismo puede producir ceguera y daño cerebral. También, un estado en el que el pH de la sangre baja más de lo normal y los glóbulos rojos no transportan el oxigeno a los tejidos, lo que causa lesión del medio óptico.

Tan pronto la familia detecte el consumo de cualquiera de estos productos debe ir a urgencias. “Allí se saca una muestra de sangre de una arteria y se mide el carbohidrato y el pH; si es bajo, el niño está intoxicado”, asegura el especialista.

Las pastillas anticonceptivas de colores son las preferidas por los niños: estas producen vómito y malestar.

¿Qué se debe hacer?

Aunque solo sea una sospecha es mejor acudir a urgencias para descartar mayores problemas de salud. “Se recomienda no darle nada de comer, llevar el recipiente para saber qué cantidad tomó su hijo y poder conocer los compuestos y determinar cuánto tiempo ha pasado desde que ingirió la sustancia”, comenta la pediatra.

Los especialistas aplican el tratamiento apropiado según la causa y el tiempo hasta que el pequeño es llevado a urgencias. Se puede hacer un lavado gástrico, pero hay que evitar darle cualquier alimento, que podría ocasionar complicaciones.

Para prevenir

La nutricionista Claudia Angarita y la pediatra Olga Lucía Baquero recomiendan:

Es importante tener un gabinete para que el mercado no se mezcle con los elementos de aseo, que preferiblemente deben estar en un lugar alto. Si decide sacar alimentos de su empaque original y ponerlos en otro lado, marque el nuevo envase. Jamás deje los elementos de la cocina bajo del lavaplatos, porque es muy fácil para el niño acceder a estos. La mesa de noche usualmente es el lugar donde sus hijos primero inspeccionan, así que asegúrese de no dejar medicamentos, porque pueden poner al niño en estados de alerta: muy dormidos o agitados. Deje la droga bajo llave. En la mesa no ubique líquidos transparentes que simulen agua, porque el pequeño los ingiere de inmediato sin diferenciar lo que es. Si los niños ya tienen uso de razón, es conveniente explicarles el orden de las cosas. También el resto de la familia debe estar enterado de las precauciones que se deben tomar.

Margarita Barrero F.Redactora ABC del Bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet