Síguenos en:

¡Me baño y me visto solito!

¡Me baño y me visto solito!

Conoce algunas pautas de crianza para facilitarle al niño este proceso.

¡Me baño y me visto solito!
Por: Redacción ABC del bebé
24 de Junio de 2015
Comparte este artículo

En general, después de los seis meses de edad, los niños se pueden bañar en la ducha con sus padres, convirtiéndose en una actividad agradable tanto para el niño como para los adultos. 

Después de los 2 años es necesario iniciar distintos hábitos en los pequeños, para que empiecen a sentirse seguros, disfruten de su imagen corporal y cuiden de su cuerpo, pues entre los 3 y 4 años empiezan a conocer sus genitales y partes íntimas para iniciar su higiene, en compañía de sus padres o cuidadores, dice Gonzalo Franco, médico pediatra. 

Incluso, desde los 24 meses ellos ya muestran interés por ayudar en algunas tareas relacionadas con la higiene. Por ejemplo: “Hacia los 2 años les resulta más fácil desvestirse que vestirse, pero obviamente hace parte del mismo proceso; de manera rudimentaria pueden lavarse la cara, las manos, los dientes. Todo esto con supervisión. Pueden ponerse las medias, aunque seguramente no lo harán de manera perfecta”, dice la psicóloga clínica María Alexandra Nova Pineda, especialista en el tema infantil y adolescente, del Servicio de Atención Psicológica de la Universidad Nacional de Colombia (SAP). 

Hacia los 3 y 4 años, agrega la especialista, estas actividades se irán perfeccionando; tratan ya de abotonar, subir cremalleras y ponerse otras prendas. Entre los 4 y 5 pueden ir solos al baño y limpiarse, ya saben la diferencia entre derecha e izquierda, de manera que los zapatos ya se los ponen correctamente; distinguen si la ropa está al derecho o al revés. Se ponen, sin ayuda, la ropa interior y empiezan a amarrarse los zapatos, aunque no perfecto, pues por el desarrollo motor esto aún está sin completarse; no consiguen hacer bien los nudos. A esta edad todavía necesitan supervisión para bañarse. 

El desafío 

A partir de los 6 años “sería esperable que ya se bañen, coman y vistan solos. Por supuesto, no hay una cronología rígida, sino más bien el ritmo lo marca el día a día de los niños y las oportunidades que vayan teniendo para lograrlo”, explica Nova. 

El doctor agrega que hacia los 5 a 6 años se debe enseñar el baño en forma ordenada, desde la cabeza con champú, y el resto del cuerpo con jabón y esponja. Y se debe promover, además, el cambio de ropa diario. 

Este proceso implica un nuevo reto para los padres, pues son ellos quienes deben guiarlo, y entender que es un escalón de autonomía de su pequeño. 

“El gran reto es hacer un acompañamiento adecuado. En todos los casos, es importante que los padres se conviertan en ‘modeladores’ de la conducta de sus hijos, sobre todo cuando se trata de adquirir hábitos. 

Hay un asunto interesante y es el del ‘duelo’ que viven algunos padres por la ‘pérdida’ del que, hasta ese momento, fue su bebé y ahora se está convirtiendo en alguien que les necesita cada vez menos. Por tanto, es fundamental creer que ellos son capaces, y no hacerles labores que podrían realizar por sí mismos”, aconseja la psicóloga.

En este sentido es necesario alentarlos, felicitarlos cuando lo hacen bien y corregirlos cuando cometen errores, pero siempre de manera armónica. Y, obviamente, entender que todo es un proceso y los logros se irán alcanzando según la edad del niño y su etapa de desarrollo. 

El padre también debe ser paciente, constante y consecuente. Si le pide al niño una tarea, debe dar ejemplo, y establecer horarios adecuados para la misma. Si esto no se hace continuamente, se rompe la creación de la rutina. 

Cualquier tarea debe explicarse de manera paulatina, dice María Alexandra: “A la hora del baño, pedirle que entre solo a la ducha y, cuando esté seguro de que se desplaza sin problema, explicar cómo abrir la llave, luego que agarre el jabón, etc. Lo mismo a la hora de vestirse: permitirle escoger lo que se quieren poner, ayudarle a alistar el uniforme del colegio o pedírselo cuando ya lo pueda hacer; a edades muy cortas, es mejor comprarle zapatos de velcro y no de amarrar”. 

Como siempre, el juego es una gran opción para enseñar este tipo de hábitos. 

La seguridad y la autonomía, puntualiza el doctor Franco, se empiezan a adquirir con la formación de los hábitos de higiene, no solo para evitar enfermedades sino para crear independencia de su intimidad, libertad emocional y una preparación para la vida social con actividades que se hacen todos los días, de la misma manera, como levantarse, bañarse, tomar los alimentos, esperar el bus en su horario, ir al colegio, iniciar sus tareas y acostarse temprano, entre otras. 

El médico señala que puede ser normal la rebeldía de los niños a la hora del baño. Sin embargo, hay que ser enfático al inculcar cualquier dinámica. Se debe explicar las necesidades de estas rutinas para una buena imagen corporal y convivencia social. 

Los expertos coinciden en consultar al pediatra ante cualquier cambio repentino en el desarrollo de estas tareas, sobre todo si el niño suspende, de un momento para otro, alguna dinámica. 

Sin darnos cuenta… 

Bañarse y vestirse solo, además de ser un acto de independencia, les permite a los niños desarrollar las siguientes habilidades: 

 - Motricidad fina: abotonar, amarrar cordones, subir cremalleras, ponerse un cinturón, etc. 

 - Coordinación ojo- mano, en hábitos como cepillarse los dientes, aplicarse el champú. 

 - Seguir instrucciones y hacerlo en un orden determinado; por ejemplo, ponerse las medias, luego los zapatos. 

 - El pensamiento lógico y el conocimiento del propio esquema corporal también se ven beneficiados.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
aconsejador2015
Hace 1 año
Hoy conocí esta nueva página para conseguir trabajo por días o por horas con manejo libre de horario. Me pareció súper chévere para estudiantes, amas de casa, madres jóvenes, y lo mejor es gratis! www.trabajoxhoras.com
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet