Síguenos en:

Conozca en que momento el niño duerme solo

Conozca en que momento el niño duerme solo

Sin presiones y con buena orientación, los niños van a ir acostumbrándose.

Conozca en que momento el niño duerme solo
Por: Karen Johana Sánchez
14 de Julio de 2015
Comparte este artículo

Que un niño duerma solo en su cama depende de un contexto social importante, además de circunstancias biológicas como culturales. Esta situación, entonces, dice el pediatra Álvaro Jácome, “tiene que ver con el hábito del sueño, en donde el pequeño, en la medida en que va madurando su patrón neurológico, su capacidad de autorregulación, la interacción de los cuidadores ante sus necesidades y las respuestas a estas, se determinan los patrones del pequeño”.

En este sentido, el proceso implica la comunicación adecuada del niño de sus necesidades, y el reconocimiento y respuesta adecuada por parte de sus padres o cuidadores. 

Además de esto, los adultos deben enfrentar el desafío de la separación entre madre, padre e hijo. Es usual que existan temores de por medio, como muchos mitos y creencias culturales.

Pero, en general, dice Jácome, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, lo más común es la dificultad de comunicación diaria y la capacidad de entender el lenguaje corporal del niño a través de su llanto, las expresiones y gestos corporales: “Si logramos entender el ritmo del niño, lo más probable es que ese cambio se realice sin muchos contratiempos, pero si no, se generan procesos no resueltos, que no permite ese transcurrir”.

A esto se le suma que, si el niño es sano, “seguramente no habrá dificultades, pero si presenta alguna enfermedad de base, es probable que se despierten sentimientos de culpa en los padres por no estar encima cuidando a su hijo”, señala el psiquiatra Franklin Escobar Córdoba, somnólogo y director de la Fundación Sueño Vigilia Colombiana.

Proceso adecuado

Para comenzar, no se puede hablar de una edad exacta en la que el niño deba dormir solo en su habitación; aunque en nuestra sociedad, en general, se hace durante el primer año de vida.

Quizás sí se puede resaltar una etapa o periodo adecuado en el que se establecen, además de los hábitos de alimentación, el proceso de desarrollo neurológico madurativo del sueño, el cual va cambiando a medida que pasan los meses y se adquiere el ciclo circadiano en el niño, lo que le permite autorregular sus actividades de acuerdo con la luz del día.

Normalmente, esos procesos –añade Jácome– se alcanzan entre el tercer y quinto mes de vida y, por tanto, están sujetos a la interacción que se haya dado entre los adultos y el pequeño.

Para que este proceso de llevar al niño a su propia cama se dé sin traumatismos, el pediatra aconseja comenzar la transición cuando él logre periodos de sueño prolongados en la noche, ofreciéndole un ambiente con menos distracciones, ruidos o estímulos, que puedan interferir en el proceso.

El doctor Escobar manifiesta que una forma gradual de actuar, antes de enviar al niño a dormir a su propia habitación, es dejarlo dormir al lado de la cama, en su cuna, al menos los primeros meses de vida. 

Además, es importante entender que es un hábito que hay que cultivar y mantener con disciplina, evitando los mensajes contrarios, señala Álvaro Jácome.

El proceso debe ser gradual, dice el doctor Escobar, y lo más importante es establecer una rutina que se repita siempre de forma similar, noche tras noche, para que el niño adquiera confianza y aprenda a iniciar y mantener el sueño autónomamente.

Pasar a la cama, para el niño, significa un logro en su autonomía y capacidad de adaptarse al medio externo, agrega el médico. Para los padres, es lograr rehacer su vida de pareja y dormir sin tener su sistema de alerta muy encendido durante la noche.

Formar un hábito implica tener aciertos y desaciertos. Lo importante es tener una dirección a donde se necesita llegar. “Cada momento en la vida del niño tiene unos requerimientos específicos y concretos; nosotros tenemos que dar, en lo posible, respuestas consistentes y adecuadas.

No es necesario saberlo todo, pero sí es importante darse tiempo para observar, aprender, analizar y aplicar en el niño lo que vivimos a diario con ellos, esto es lo que nos permite tomar las conductas adecuadas en momentos adecuados”, dice el pediatra Álvaro Jácome.

Lo ideal, también, según el doctor Franklin Escobar, es lograr un consenso entre la pareja sobre cómo debe dormir el bebé; una vez discutido el tema, se debe decidir una sola rutina que la pueda llevar a cabo, bien sea el padre o la madre.

Hay también situaciones que pueden afectar el ritmo de sueño del niño, como:

- No respetar los horarios establecidos para dormir.

- Permitir ver televisión sin un control adecuado y un tiempo proporcional a la edad.

- Permitir actividades estimulantes (juegos, TV,  videos, celulares, juegos electrónicos) a la hora de irse a dormir. 

- Variar las rutinas en forma constante.

- Respetar los ritmos fisiológicos del niño; cuando tenga hambre, alimentarlo; cuando necesite descansar, permitirle dormir; interactuar armónicamente, al ritmo de ellos.

- Alimentarlo con una comida liviana antes de dormir.

- Dormirlo siempre a la misma hora.

- Establecer una rutina, como bañarlo, colocarle pijama cómoda y limpia, leerle un cuento, cantarle una canción.

- La habitación debe ser oscura, silenciosa y con temperatura adecuada: 22 °C

- Al terminar la rutina, despedirse del niño, apagar la luz y salir de la habitación. 

   
Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
aconsejador2015
Hace 1 año
Una recomendación para los que no pueden trabajar tiempo completo o necesitan dinero extra, métanse a esta nueva página que permite buscar trabajo por horas o por días: www.trabajoxhoras.com y lo mejor de todo: es gratis.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet