Síguenos en:

En qué momento hablará tu hijo

En qué momento hablará tu hijo

Papás: tu hijo aprende de cómo le hablas, pero tu ejemplo es determinante.

En qué momento hablará tu hijo
Por: Tatiana Quinchanegua
10 de Septiembre de 2015
Comparte este artículo

Los padres tienen muchas preguntas acerca de la formación del lenguaje en sus hijos, por ejemplo, ¿Es normal que mi niño no hable?, ¿Cuándo debería hacerlo? Para ello no hay una respuesta exacta, los niños aprenderán a hablar, unos más temprano y otros más tarde, esto dependerá de las oportunidades comunicativas que le des a tu hijo y qué tan positiva y constructiva sea esa retroalimentación.

Igualmente, algunos padres se preguntan: ¿Qué puedo hacer si la profesora de mi hijo, de 3 años, dice que no le entiende? Ante esto, Sol María Acosta, coordinadora de fonoaudiología del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, dice que “el lenguaje es multifactorial, y en la adquisición y desarrollo del mismo, los padres tienen un peso relevante y protagónico”.

Continúa, “según un artículo de la Universidad de Almería (España), las intervenciones que se centran en el contexto familiar son las que permiten mejores respuestas ante el rendimiento lingüístico de los niños, en cada área: fonológica, es decir, los sonidos que conforman las palabras; semántica que es el significado que le damos a las palabras; morfosintáctica, el cómo organizamos las palabras, y pragmática el cómo usa su lenguaje, en qué momento y con quién”, explicó Acosta.

Es importante que los padres promuevan un entorno de aprendizaje adecuado, diciéndole a las personas cercanas a tu hijo, que utilicen un lenguaje maduro y bien estructurado, evitando el uso de términos ‘infantiles’; esto hará que lo que el niño repita y siga el mismo modelo lingüístico y el aprendizaje no sea errado.

Tips y ejercicios prácticos para activar el habla

Natally Jineth Granados, fonoaudióloga del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, indica:

- Al desarrollar cualquier actividad, explícale a tu hijo lo que hacen: ¡es hora de bañarse!, ¡alistaré el jabón! ¡vamos a dormir!.

- Procura establecer contacto visual y táctil con tu hijo cuando le hables, pues él puede generar movimiento en su cuerpo con cada palabra que le digas.

- Exagera los movimientos del rostro al hablar. Para los bebés, la cara de los adultos es un mundo de movimientos divertidos que seguramente imitará.

- El niño está explorando los sonidos que puede realizar con su boca, como gritos, chasquidos con la lengua, incluso el llanto. Tu función es dar respuesta a todos los sonidos que el pequeño genere.

- Juega y diviértete al máximo con tu hijo, utiliza juegos que impliquen hacer sonidos, por ejemplo, de una moto, de un carro o de un caballo; si no sabes cómo hacerlo, puedes inventártelos.

- Enséñale el nombre de cada cosa que vea. Siempre hay nuevas palabras para aprender.

- Dale instrucciones sencillas como: ¡saluda!, ¡despídete!, ¡mándame un beso!, ¡dáme el juguete!

- Pídele que señale cosas o personas que son familiares para él.

- Realiza movimientos que el niño desee imitar: saca tu lengua, muévela hacia diferentes lados, haz vibrar tus labios y tu lengua.

- Léele cuentos acompañados de imágenes llamativas y luego permite que entre los dos reconstruyan la historia.

- Comienza a enseñarle ritmos de canciones, y baila con tu hijo.

- Permite que cuente todas las cosas que está haciendo.

- Déjalo que interactúe con otros niños de su edad.

En casa

- Garantiza que tu hijo tenga tiempo y atención cuando se te aproxime con alguna necesidad, bríndale la oportunidad de utilizar el balbuceo o sonidos vocales diferentes para referirse a lo que desea; poco a poco y con tu ayuda este lenguaje se estructurará y perfeccionará hacia lo que es correcto.

- Responde a los sonidos que tu hijo hace cuando se intenta comunicar, de manera que él perciba que para ti es importante entender lo que está queriendo decir. En ocasiones, la repetición de estos sonidos, por ejemplo, en estadios tempranos del desarrollo, genera pequeñas conversaciones que lo motivan a nuevos y más nutridos espacios de comunicación.

- El niño repetirá lo que escuche de sus padres y personas cercanas, si no pronuncian bien o no usan un lenguaje claro, él aprenderá así porque creerá que están bien. Hablar con tu hijo de manera sensata, clara y directa favorecerá la repetición de estas mismas emisiones en el momento esperado.

- Evita la presencia de distractores, como el televisor, celulares o tabletas, esto genera que el niño permanezca en silencio, porque la comunicación se vuelve unidireccional.

- Es importante usar el gesto del niño enriquecido con el objeto y la palabra a la que hace referencia, para que lo interiorice y luego lo utilice en sus aproximaciones comunicativas.

Los padres deben reconocer en qué etapa del desarrollo está su hijo y qué se puede esperar, de manera que las expectativas que tengan en cuanto al lenguaje, sean reales con lo que podría alcanzar el niño, de manera que la exigencia sea acorde a cada momento del proceso.

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet