Síguenos en:

De cuatro a cinco años

De cuatro a cinco años

Los pequeños a esta edad están más despiertos que nunca

De cuatro a cinco años
Por: Redacción ABC del bebé
26 de Agosto de 2015
Comparte este artículo

61. El cambio más importante en esta etapa es el ingreso a la vida escolar, en la cual el niño se enfrentará a nuevos alimentos y rutinas.  Para este momento debe ser capaz de comer, vestirse e ir al baño solo, controlar esfínteres y realizar rutinas de autocuidado sencillas, como peinarse y lavarse los dientes, bajo cierto grado de supervisión.

62. Con el comienzo de la vida escolar el niño inicia la lectoescritura y adquiere responsabilidades propias del colegio. Los padres deben reforzar esta transición con pequeñas actividades en la casa, como recoger su ropa y zapatos, arreglar los juguetes, alistar su uniforme y algunas tareas domésticas que no impliquen riesgo para el niño.

63. Aprender a leer y escribir  permite  que el niño acceda a internet, por lo que la supervisión por parte de los padres de los contenidos a los que se accede debe ser más estricta.  No olvidar que las niñeras, empleadas domésticas y abuelos pueden no tener el suficiente criterio o conocimiento para realizar esta tarea.

64. La alimentación en esta etapa debe ser rica en frutas, verduras y lácteos, evitar paquetes, fritos y comidas rápidas. Se debe favorecer la introducción de nuevos alimentos, así no sean del gusto de los padres. Los niños comen solos.

65. Los controles médicos deben realizarse en forma anual y deben incluir control de peso y talla, examen visual, auditivo y odontológico. No olvidar los refuerzos de vacunas de los 5 años, ni la influenza anual.

66. En cuanto a la motricidad fina, en esta etapa el niño ya puede aprender a hacer cubos y bolitas con pinza trípode, soltar bolitas en un frasco. Intenta amarrarse los cordones, hace trazos con líneas y círculos, y agarra con una o dos manos. Tiene mayor precisión en el uso de herramientas, hace una torre de cubos más precisa y se ata los cordones. Domina el manejo del lápiz y realiza trazos como rombo, triángulo y cruz.

67. Es importante establecer rutinas y reglas a la hora de hacer tareas, comer y dormir. No se debe permitir el juego o los equipos electrónicos durante estas actividades. Se deben limitar la horas frente a pantallas (TV, computador, tabletas, videojuegos, teléfonos inteligentes) a máximo 2 horas al día.

68. A los 5 años puede dar un salto, corriendo; baja escalera alternando pies y la cabeza permanece erguida, a pesar de inclinación del tronco.

69. Los padres deben reconocer, en esta etapa, a sus hijos como seres independientes, capaces de asumir responsabilidades y de expresar opiniones y tomar algunas decisiones.

70. Dentro de la atención, resuelve problemas simples que involucran relaciones geométricas y espaciales, sabe de tamaños y secuencias, termina lo que comienza, se levanta con frecuencia de su silla, habla mucho y se distrae jugando con sus pares, pero comienza tiempos de atención de 16 a 20 minutos.

71. En el lenguaje, maneja conceptos ‘en’, ‘sobre’, ‘debajo’, ‘encima’; a los 4 años el sistema lingüístico se va perfeccionando, con menos errores gramaticales. Aumenta  su capacidad para comprender los sentidos figurados, alejándose de lo literal. Su lenguaje madura y se adapta al interlocutor y al contexto. Además, alimenta su lenguaje afectivo y utiliza frases, gestos, comportamientos en el hogar de respeto y cariño. Pide ayuda, se disculpa, saluda, da las gracias. Los padres deben pedir que asuma estas prácticas con su familia y, poco a poco, irá interactuando con los demás.

73. Se debe valorar su crecimiento, avances, logros y talentos. Estimular su autoestima con frases positivas que resalten la realidad de sus logros. Puede hacerlo con ayuda de fotos que reflejen su progreso o con tareas sencillas en casa.

74. El niño acepta un ¡No! como respuesta, pero hay que ayudarle a entender que su punto de vista es válido sin perder nunca los límites y pautas claras de comportamiento. Hay que permitirle las equivocaciones y enfocarlo en enseñarle a encontrar soluciones acordes al error. Así, por ejemplo, si su hijo derrama el jugo en la mesa la solución efectiva será que él mismo limpie el lugar, aun cuando no lo haga de manera perfecta.

75. Ayudarles a desarrollar una personalidad segura, autónoma, autocrítica se logra desde los primeros años, cuando su ambiente es seguro, sano, confiable y correctivo. La salud emocional de los padres y/o cuidadores sigue siendo fundamental.

76. Evitar el uso de frases descalificativas sobre él o ella. Los niños en este periodo son más autónomos y pueden presentar algunas dificultades con el seguimiento de normas. Hablar siempre de su comportamiento y no de él o ella como persona, ejemplo: “tu manera de actuar es grosera” es distinto a decir “tú eres grosero”. El niño comprenderá que no es él un problema sino algunas formas en las que se comporta.

77. Enseñarle a identificar situaciones de riesgo y asumir comportamientos de protección. Para este momento nuestros niños han logrado un gran avance en su lenguaje y en el área social de su desarrollo. Hay que mostrarles, por ejemplo frente a un espejo, su cuerpo y hablarle del cuidado.

78. Los padres deben interesarse por sus sueños, juegos en el jardín, amigos, dibujos, programas favoritos, etc.; sorprenderse con sus ideas y valorar su imaginación. Esto fortalecerá la comunicación, la empatía y el vínculo afectivo entre ambos.

79. Ayudarle a autorregularse. La autorregulación es una de las características de la personalidad fundamentales para la toma de decisiones.

80. Buscar actividades acordes con su edad, que aporten positivamente en su manera de percibir y relacionarse con su mundo. Exponerlos a la violencia, contenido sexual explícito y cuidadores irresponsables alteran su comportamiento.

 

 

 

Comparte este artículo

Artículos relacionados

De un año a dos años

imagen

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet