Síguenos en:

Usar correctamente protectores solares y repelentes debe ser un hábito diario

Usar correctamente protectores solares y repelentes debe ser un hábito diario

Enseña a tu hijo el uso diario de estos productos para el cuidado de su piel.

Usar correctamente protectores solares y repelentes debe ser un hábito diario
Por: Redacción ABC del bebé
20 de Abril de 2016
Comparte este artículo

Para muchos padres, la necesidad de comprar y usar protectores solares y repelentes tiene una razón: el inicio de las vacaciones y el desplazamiento a climas cálidos o húmedos. De hecho, muchos piensan que se trata de artículos exclusivos para la playa, la piscina o el recorrido turístico, y por eso en la rutina del día a día olvidan casi por completo su uso. Pero, que desde el año pasado el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) esté reportando valores altos y peligrosos de radiación ultravioleta en todo el país y que las autoridades sanitarias hayan prendido alarmas ante el reciente brote de zika, son una prueba de que el uso de estos productos dermatológicos debe ser una rutina diaria, según el ambiente y el nivel de exposición al que tu familia, en especial tus hijos, se enfrente. (Te puede interesar: Recomendaciones al buscar productos para la piel del bebé)

Para empezar, los dermatólogos advierten que la piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y, por lo tanto, el más expuesto a las lesiones ambientales. De acuerdo con la explicación de la doctora Mariela Tavera, dermatóloga pediátrica, se sabe que entre el 50 y el 80 por ciento del daño producido por la exposición solar se genera durante la infancia y la adolescencia, cuando los niños están expuestos tres veces más a la radiación que los adultos, por sus actividades al aire libre y por su piel más delicada. Y también se conoce que más de tres quemaduras solares graves durante la niñez aumentan en más de la mitad el riesgo de sufrir cáncer de piel en la edad adulta.

“Es importante que los padres tengan en cuenta que la radiación solar está presente tanto en días despejados como en días nublados. Así, una exposición repetitiva sin el uso diario de protectores solares provoca daños crónicos que aparecen con el tiempo, como fotoenvejecimiento (pecas, manchas, arrugas) y cáncer de piel en las zonas más expuestas (rostro, cuello, orejas, brazos y piernas)”, señala Tavera.

En los bebés, el momento indicado para iniciar el uso del bloqueador solar es los 6 meses. Este, según la especialista, debe tener un factor de protección solar (FPS) 50+ y se debe aplicar uniforme y abundantemente de 15 a 30 minutos antes de la exposición.

Una vez entran al jardín, lo ideal es aplicarles el protector dos veces, en la mañana y al mediodía, y evitar exponerlos entre las 11 a. m. y las 3 p. m. pues estas son las horas en las que el índice de radiación es más alto y peligroso. Así mismo, si hay exceso de sudoración o los niños practican deportes al aire libre o entran en contacto con agua, la aplicación del protector se deberá repetir cada dos horas. “Es obligación de los adultos establecer estas pautas y enseñar a los niños todo lo referente a la protección solar, para que ellos aprendan hábitos sanos que sigan hasta la vida adulta”, añade Tavera. (Lee: Recomendaciones para cuidar la delicada piel de bebé)

¡Lejos de los mosquitos!

Por su parte, el uso de repelentes está indicado en aquellas regiones donde las condiciones climáticas y ambientales del lugar sean propicias para la reproducción de insectos como mosquitos y zancudos, los cuales llegan a producir desde una simple alergia hasta enfermedades graves como las del mosquito Aedes aegypti, responsable de transmitir el virus del zika, la fiebre amarilla, el dengue y el chikunguña.

Sin embargo, los expertos señalan que de la correcta aplicación que se haga de estos productos dependerá su efectividad. “Lo primero que hay que tener en cuenta es que sean de marcas reconocidas y con componentes químicos aceptados para su uso en niños. Deben ser aplicarlos a partir de los 6 meses de edad, ya que la piel de un recién nacido tiene una mayor capacidad de absorción de químicos. Incluso, entre más prematuro sea un niño, mayor será la permeabilidad de su piel”, sugiere la dermatóloga infantil Evelyne Halpert.

Otras barreras

No obstante, el uso de repelentes y bloqueadores solares no es suficiente. Junto a ellos se deben implementar otras medidas de protección que los expertos denominan ‘barreras físicas’. Por ejemplo, si se trata de huirles a los mosquitos y los zancudos en zonas o épocas en las que hay proliferación de estos insectos, las cunas y camas deben cubrirse con toldillos, y los niños se deben vestir con prendas frescas que les cubran brazos y piernas, así como zapatos cerrados en lugar de sandalias. (Puedes leer: ¿Cómo proteger a los niños del sol?)

“Cuando se vive en este tipo de zonas se debe revisar todo el cuerpo del niño al menos una vez al día y, si hay picaduras, estas se deben limpiar con agua y jabón, alcohol o algún antiséptico, para evitar infecciones en la piel. También se recomienda vestirlos con prendas de colores claros, que permiten visualizar mejor la presencia de insectos a su alrededor”, aconseja la doctora Halpert.

También es esencial mantener las ventanas cerradas o protegerlas con angeos o mallas que impidan la entrada de estos y otros bichos y, por supuesto, eliminar recipientes o contenedores de agua que favorezcan su reproducción. Ahora bien, contra la radiación, además de los protectores solares, los niños deben usar gorros, idealmente de ala ancha porque cubren rostro, orejas y cuello. También hay que protegerlos con prendas de manga larga de algodón. Aparte de ello, ya hay en el mercado prendas elaboradas con fibras tratadas con factores de protección solar y gafas de sol infantiles con filtros contra los rayos UVA Y UVB.

“Resulta que el ojo humano es capaz de absorber y transmitir tanto la radiación ultravioleta como la luz visible. Los niños tienen mayor transmisión de la luz y, por eso, son más susceptibles a los efectos dañinos de esta radiación, como la fotoqueratitis y las cataratas”, explica Halpert. 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
kuhepleechingnet248493
Hace 23 semanas
Interesante artículo
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet