Síguenos en:

Aprenda a hablar de sexo con sus hijos con mucha naturalidad

Aprenda a hablar de sexo con sus hijos con mucha naturalidad

Cuando el niño pregunte por qué el papá no se embaraza, se le debe decir que los hombres también tienen bebés, pero los lleva por dentro la mamá, pues se

Aprenda a hablar de sexo con sus hijos con mucha naturalidad
Por:
16 de Julio de 2010
Comparte este artículo

Cuando el niño pregunte por qué el papá no se embaraza, se le debe decir que los hombres también tienen bebés, pero los lleva por dentro la mamá, pues se necesita de ambos para crear vida.

Cuando los niños, con inocencia, les plantean a sus padres preguntas sobre sexualidad, no es de extrañar que ellos no sepan qué responder. Paula Bernal, sicóloga infantil, explica que el desarrollo de la sexualidad empieza desde bebés y se reconoce a sí mismo tocando su cuerpo, incluida la zona genital, observando las diferencias anatómicas que existen entre sus padres y que el pequeño nota, por ejemplo, cuando se bañan juntos. Posteriormente, cuando los niños alcanzan los 4 años y su capacidad verbal, su vocabulario y dominio del lenguaje aumentan, empiezan a preguntar por qué los padres tienen diferentes formas en los genitales o por qué cada uno cumple funciones y roles diferentes en el hogar.

“Es entonces cuando los padres deben leer sobre cuál es la mejor forma para hablarles del tema. Actualmente hay libros y guías; y en los colegios, los servicios de orientación sicológica pueden ayudarles a encontrar la manera”, comenta la especialista. Los padres deben manejar sus propias angustias con respecto a la sexualidad, saber que los niños asumirán el tema como ellos lo aborden. Hay que aclararles que los órganos genitales son privados, pero no es malo autoexplorarlos, hablar de ellos, pues pueden formar creencias erróneas sobre la sexualidad.

 

1. ¿Cómo hacerlo?“Las respuestas deben ser sencillas y sinceras”, dice categóricamente la doctora Paula Bernal. No hacen falta rodeos ni tabúes, pues entre más se evite el tema o se esconda con mentiras y fábulas, más complicado será para el niño entender que es un tema como cualquier otro en el desarrollo de los seres humanos.La especialista agrega que es importante una comunicación honesta, pero siempre cuidando y midiendo las palabras que se emplean; esto tiene dos significados esenciales: por un lado, no hay necesidad de acudir a la figura de la cigüeña ni a mitos traídos de la sabiduría popular; y, por otro, no hay que dar detalles innecesarios, por ejemplo, sobre el  cómo ocurre una relación íntima. “Hay personas que por contestar con la verdad pueden dar explicaciones que son poco comprensibles”, sostiene la experta.

 

2. Respuestas claves a preguntas frecuentes¿Por qué mi papá y mi mamá son diferentes? Es necesario explicarles que hombres y mujeres somos diferentes, tanto en nuestro cuerpo a nivel exterior como interior y de nuestra manera de actuar en algunas situaciones. Que tenemos también muchas similitudes: dar amor, escuchar, trabajar y, por supuesto, cuidar a los hijos.

¿Cómo se hacen los bebés? Cuando los niños son muy pequeños, es útil emplear palabras sencillas que con el tiempo pueden ir sofisticando. Por ejemplo: “tanto papá como mamá tienen muchas diferencias. Hay una parte del cuerpo que es el pene, en el hombre, y la vagina, en la mujer; estos son los órganos sexuales. Las parejas de adultos deciden tener un hijo casi siempre cuando están casadas y se aman, entonces esas partes del cuerpo se unen. Cada uno tiene una semilla en su interior y, al juntarse, se forma la vida del bebé que va a venir al mundo. Al comienzo es muy pequeño y luego va creciendo hasta que ya puede vivir por fuera de la mamá”.  A todo esto debe seguirle una importante aclaración y es la relativa a las emociones y las circunstancias ideales en las que se debe tener un hijo.Cuando son muy pequeños, esa explicación es más que suficiente. Sin embargo, es posible que más adelante, a medida que van creciendo y adquiriendo nuevos conocimientos o interrogantes, empiecen a hacer preguntas que no tienen ninguna relación con la realidad. Por ejemplo, piensan que la semilla de la que se les ha hablado antes se pasa con lo besos, pues es el contacto más evidente y que ven con frecuencia. En ese momento, se les debe dar una explicación exacta, veraz y se pueden ir introduciendo los conceptos con las palabras exactas: óvulos y espermatozoides.

 

3. Para ilustrar“Explicarle a un niño que un bebé (su hermano) crece dentro de su madre es un hecho que puede resultar un tanto abstracto y difícil de comprender. En ese caso, los dibujos funcionan muy bien”, dice la doctora Paula Bernal. Igualmente, cuando se les explique cómo se unen las semillas, ahí sí se pueden usar metáforas (comparaciones) y decirles que ellos emprenden una carrera, que compiten para llegar de primero y que cuando uno de ellos alcanza la semilla del óvulo es cuando empieza a crecer el bebé y, por ende, la barriga durante 9 meses.

 

4. No cometa estos errores•Nunca se refiera a los genitales como lugares sucios o pecaminosos. Más bien, asegúrese de aclararles que son privados e íntimos y que, por eso, nadie puede tocarlos. •No hable de los conceptos relacionados con sexualidad sin vincularlos al afecto y al amor de pareja. •Asegúrese de explicarles que los besos en la boca son un modo de conexión que se da entre adultos, no entre niños ni entre niños con adultos, no porque sean malos, sino porque antes de que se den, el cuerpo tiene que desarrollarse. Es probable que pregunten porque los ven en los cuentos, en la televisión y la cotidianidad.•La clave es que los niños sientan la confianza suficiente con los padres para preguntarles cualquier cosa y contarles siempre lo que les sucede.

 

Por: Melissa Serrato Ramírez

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet