Síguenos en:

Cómo calmar a un pequeño terremoto

Cómo calmar a un pequeño terremoto

Las directivas del jardín lo conocen como ?el niño problemático? y los compañeros de curso se incomodan porque no deja que las actividades de las clases se

Cómo calmar a un pequeño terremoto
Por:
16 de Noviembre de 2007
Comparte este artículo

Las directivas del jardín lo conocen como “el niño problemático” y los compañeros de curso se incomodan porque no deja que las actividades de las clases se desarrollen normalmente; durante una visita, los dueños de la casa resguardan el jarrón de porcelana y la bombonera de cristal y usted se desgasta el día entero tratando de lograr que él permanezca quieto.

No piense que su hijo fue dotado con el don del eterno movimiento, ni que por gusto y capricho le desobedece y, mucho menos, que la edad de la rebeldía sin causa se presenta actualmente desde los primeros años, pues en realidad el niño puede tener déficit de atención e hiperactividad, un trastorno que se divide en varios tipos:

1. De prevalencia inatenta, significa que el niño es hiperreactivo a los estímulos y por eso no se concentra. 2. De prevalencia hiperactiva.3. De prevalencia mixta, es decir el niño es inatento e hiperactivo.

La neurosicóloga y neurosicopedagoga Martha Lucía Miranda asegura que el segundo tipo es el que más preocupa en el aula, porque el niño no mide el movimiento y realmente necesita moverse a toda hora.

“El trastorno hiperactivo consiste en que no hay inhibición en el cerebro de los movimientos, pues el mecanismo encargado de hacerlo está inmaduro y reacciona a todos los estímulos del ambiente”, comenta la doctora Miranda.

Pero, si esta situación es complicada para los adultos, para el niño no es menor, pues él mismo se da cuenta de que no está controlando una cantidad de movimientos que los demás sí pueden. En ese sentido, a la hiperactividad la acompañan mecanismos de ansiedad porque, según Miranda, el niño se angustia al ver que siempre sus padres y sus profesores están solamente pendientes de él y dándole órdenes para que se quede quieto.

¿Qué hacer?

Existen algunas actividades que pueden ayudar paulatinamente a que el mecanismo cerebral de inhibición del movimiento vaya madurando, de manera que el niño logre una postura relajante sin estar pendiente de que su cuerpo se mueva solo lo necesario y de manera paralela integre y madure el área del cerebro que se encarga de los procesos sensoriales. El objetivo es que no reaccione con movimiento a todas las sensaciones y estímulos que perciba.

Miranda explica que durante varios años se creyó que la mejor terapia para tratar a los niños hiperactivos era permitiéndoles que desfogaran su movimiento enérgicamente. “Se recomendaba a los profesores que dejaran al niño salir a recorrer el patio del colegio cada dos o tres horas. Hoy día sabemos —sostiene Miranda— que la idea es que el niño aprenda a relajar y a ser consciente de su cuerpo y del movimiento extremo e innecesario que realiza”.

Recomendaciones

La terapeuta ocupacional Sonia Castañeda brinda algunas recomendaciones:• Dar instrucciones claras, cortas, en lenguaje sencillo, voz suave y verificar la comprensión de la instrucción. • Las actividades deben ser cortas y con un objetivo claro y evidente para que ellos vean el logro de los propósitos. • Dar masajes calmantes, asesorados por terapeutas ocupacionales, pues el efecto puede variar dependiendo de la dirección y la fuerza con que se realice. • Las actividades deben ser coordinadas porque si ellos perciben alguna desorganización, se disparan aún más. Hay que indicarles qué es lo que van a hacer, qué van a mover, qué tanta fuerza van a aplicar y en qué dirección. • En casa, pueden cargar las bolsas del mercado o hacer cualquier actividad que implique peso, empujar y halar, correr un mueble y empujar el carrito del mercado.

Actividades

1. Conciencia del movimiento y de la quietud

En las actividades de autocontrol, se induce al niño a que mueva exageradamente todo su cuerpo por unos minutos y a que no se mueva en lo absoluto durante otro periodo de tiempo. De esta manera, empieza a hacerse consciente de que el menor tiene control de su propio cuerpo.

También hace conciencia cuando se le permiten mover solamente los brazos, el tronco y la cabeza, mientras que las piernas reposan quietas en la silla. Luego se invierte el ejercicio y se repite en intervalos de tiempo más cortos.

Así, cuando deban realizar una actividad en la que es necesario que permanezcan quietos, como escribir, esto les permite sentarse y equilibrar el movimiento pues saben que solo deben mover el brazo y la mano, mientras el resto del cuerpo está quieto.

2. Practicar la relajación y la meditación

Es importante hacer estas actividades con el niño, para que él pueda acostarse o sentarse cómodamente y su cerebro experimente la sensación de tranquilidad, que se contrapone a la de ansiedad, que pueden presentar. Es un estado necesario porque en la medida en que el niño lo experimente y sea consciente de él, estará entrenando a su cerebro para que aquello que debería controlar automáticamente, lo vuelva un proceso consciente y pueda regularse el movimiento y propiciarse la quietud a voluntad propia.

Miranda agrega que lo que le dice la persona que está guiando la relación puede estar acompañado de música suave.

3. Propiciar espacios tranquilos

La doctora Miranda reafirma que el tratamiento con niños hiperactivos es un proceso integral, no solo un asunto corporal. Por ello, es necesario que los padres le brinden a su hijo hiperactivo un ambiente y un espacio tranquilo, para que él vea coherencia entre lo que le piden y lo experimente, “pues no se está logrando mucho si salen de la terapia con los expertos y al llegar a sus casas encuentran a unos papás de múltiples actividades, que hablan por teléfono y trabajan en el computador mientras ven televisión y le hablan a él”, dice Miranda.

4.Involucrarles en yoga y deportes deportes de movimientos armónicos

Los sistemas motor y sensorial van a madurar mucho más cuando se practica un deporte cuyos movimientos deben ser programados y calculados; por ejemplo, la natación. En cambio, no se recomienda el fútbol porque deben reaccionar de manera impulsiva y la idea es que el niño piense, sea consciente de los movimientos y pueda realizar algunos e inhibir otros.

Melissa Serrato

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet