Síguenos en:

¿Te has preguntado si tu ejemplo está formando niños conflictivos?

¿Te has preguntado si tu ejemplo está formando niños conflictivos?

Los padres son responsables de la formación de sus hijos. Cuida del ejemplo que les das y de cómo les enseñas normas.

¿Te has preguntado si tu ejemplo está formando niños conflictivos?
Por: La Prensa Gráfica - GDA
19 de Mayo de 2017
Comparte este artículo

Sin duda la crianza de los hijos es responsabilidad de los padres, que con los años apoya el colegio y otros actores con los que los pequeños de hoy conviven, como cuidadores, tutores o familiares cercanos.

Por ello, el ejemplo sigue siendo clave en la formación de los niños, y esto debe aplicar desde temprana edad para que en la pre adolescencia o antes, en algunos casos, no se presenten problemas de rebeldía o situaciones complejas de comportamiento.

Es claro que si los niños crecen en hogares disfuncionales, donde la única forma de diálogo se centra en los gritos y la agresión; si la forma en la que se abordan los problemas es discutiendo o, por el contrario, se ignoran y cada quien vive solo las dificultades que se les presentan, sin apoyo de sus familias, estamos abriendo una puerta peligrosa al vandalismo y la trasgresión de las normas.

Según los psicólogos de infancia y expertos puericultores, cuya guía amplía los conocimientos de una crianza equilibrada, muchos factores influyen en el crecimiento de niños felices, amorosos, respetuosos y encaminados a ser buenos seres humanos y ciudadanos. Una de esas normas infalibles es enseñarles a ser responsables, pues gracias a ello, aprenderán el valor y el esfuerzo que implica cada logro en la vida y lo que significa alcanzarlo.

Ten en cuenta: Ausencia del padre en la crianza

¿Cómo criar hijos responsables?

Criar hijos responsables es labor de padres responsables –volvemos al ejemplo-, pero hacerlo no es fácil por esto, a continuación encontrarás una serie de recomendaciones que como padres pueden poner en práctica para desempeñar un rol paternal, que realmente ayude a tus pequeños a ser independientes, pero contando siempre contigo:

1.- Enseña a tu hijo a esforzarse para obtener lo que desea. De esta manera, aprenderá el valor de las cosas, y no su precio. Es importante transmitirles la idea de que todo lo que deseamos requiere de esfuerzo, así dará valor a cada avance que tenga, y no sólo se concentrará en los tropiezos.

2.-No te rías cuando tu hijo diga groserías o malas palabras, ni se lo celebres. Lo que sucede con muchos padres es que les causa gracias que el niño aprendiendo a hablar diga malas palabras y, no solo se ríen sino que lo motivan a que las repita en público, como si fuese algo de lo que se debería estar orgulloso. Pero conforme empieza a crecer el niño, dejan de verlo gracioso y hasta lo reprenden. Lo recomendable es que desde un principio le enseñes a habar correctamente, incluso con aquellas palabras mal dichas, no necesariamente groserías.

3.- Reprende a tu hijo cuando sea necesario. Es muy importante que existan reglas establecidas en casa, y que el niño las conozca y sepa que si las incumple hay consecuencias. Las reglas están presentes en nuestra vida, y lo estarán a lo largo de ella. Tienen una función específica, favorecer una sana convivencia y son límites que nos protegen, no caprichos de papá y mamá.

4.- Ayuda a tu hijo a ser independiente. Ese es el verdadero rol paterno-materno. Es muy importante evitar caer en la sobreprotección, pues esta es tan dañina como el abandono. Pero ¿cómo evitarlo? Ten en cuenta estos pasos que pueden ayudarte. Por ejemplo, impulsa a que tu hijo haga algo y si no puede, hazlo por él y espera... Si él ya sabe hacerlo, pero no lo intenta, espera a que quiera hacerlo. Si por el contrario, no sabe hacer algo y aun así lo intenta, enséñale a hacerlo bien y deja que lo intente de nuevo. Y, lo más importante, si ya sabe hacerlo, deja que lo haga y no lo reprimas.

5.- Se cuidadoso con lo que tu hijo ve en televisión, internet o redes sociales. Es importante que los padres establezcan límites en cuanto al tiempo de uso de celulares, computadoras, portátiles o juegos electrónicos, pues definir horarios para las tareas y el tiempo libre es muy importante.

Hay que estar pendientes de los programas que ven, sitios web que visitan, etc. y ayudaros a discernir entre lo que es correcto y lo que no, pues ellos no tienen la madurez ni el criterio para hacerlo. Piensa que una excesiva violencia o contenido sexual pueden resultar perturbadores en la mente de un niño o del adolescente. Hay que estar pendientes de ello.

6.- No des dinero a manos llenas, ni obsequios exagerados, por todo lo que tu hijo haga. No supedites sus logros a un premio; una palabra alentadora, un rato de tiempo juntos es el mejor premio. El niño debe crecer dando valor a las cosas, asociándolo al esfuerzo que requiere conseguirlas. Esto le enseñará no solo a ver el precio de las cosas, sino a su valor real.

7.- Nunca le des la espalda a tu hijo. Es importante que se estés en comunicación y trabajes en equipo con maestros, la pareja, la familia y hasta sus amigos. Busca que él tenga la confianza de contarte sus cosas tanto buenas como las preocupaciones y angustias.

Lee también: ¿Sabe usted qué tanto puede influir en la crianza de sus hijos?

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
edissonjavier548045
Hace 12 semanas
hola

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet

  • Esquema de vacunación

    dummySlider

    ¿Quieres consultar qué vacunas necesita tu hijo? Con esta herramienta puedes saber cuáles son, cuándo se deben aplicar y contra qué enfermedades lo protegen.