Síguenos en:

Cuando el ‘genio’ se alborota

Cuando el ‘genio’ se alborota

Los niños no sufren de cambios bruscos en su estado de ánimo.

Cuando el ‘genio’ se alborota
Por: Tatiana Quinchanegua
09 de Junio de 2014
Comparte este artículo

Liliana Patricia Betancourt, psiquiatra de niños y adolescentes del Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, asegura que “usualmente los niños no sufren cambios bruscos en su estado de ánimo. Sin embargo, si esto sucede, se deben analizar posibles factores que desencadenen esta situación”.

Según la doctora Ivonne Alejo, psicóloga clínica, docente de la Fundación Universitaria del Área Andina, algunos de estos componentes pueden ser físicos, debido a un dolor pronunciado o malestar; biológico, consiste en que algunos niños están genéticamente predispuestos a ser agresivos, malgeniados o temerosos a la hora de afrontar ciertas situaciones.

Otro factor que se debe tener en cuenta es el contexto o el medio ambiente, y verificar si existe situación alguna que altera la vida del niño, como la separación de los padres, el ingreso al jardín, un cambio de colegio, problemas escolares, maltrato, la llegada de un hermano, poco tiempo para compartir con sus padres, no saber a quién le hace caso, entre otros.

Para el doctor Rodrigo Riaño, estas alteraciones en los estados de ánimo varían según la edad y están asociadas, a que durante la infancia los niños aún no manejan completamente sus emociones. Por ejemplo, durante los primeros meses de vida, el niño llora para expresar su insatisfacción por el pañal, el frío o la alimentación, y sonríen a manera de imitación. Es decir, que las alteraciones de ánimo en este primer momento serían involuntarias.

Hacia los 2 años, a nivel cerebral, el niño empieza a responder con la información que ha recibido de su entorno. Si el infante aprendió que debe usar la agresión, el maltrato o el amor para solucionar conflictos, seguramente responderá de la misma manera. Razón por la cual, los primeros cuatro años de vida son determinantes para la formación emocional.

Según el doctor Riaño, los cambios bruscos emocionales “están asociados a la incapacidad de los niños a construir un discurso elaborado para manifestar su malestar ante ciertas  situaciones”.

Razón por la cual, es importante fomentar y fortalecer la comunicación entre padres e hijos.

Además de permitirles expresarse a los niños, evitará que ellos alcancen el efecto ‘olla a presión’ en el que acumulan cargas emocionales y no se descargan de estas. Para los niños, también existen hechos que les es difícil procesar y entender.

Es clave distinguir entre un cambio brusco de ánimo y una pataleta o rabieta. La segunda se puede distinguir, si el niño busca beneficiarse de la situación con juguetes, alimentos u otros objetos de su interés.

¿Cuándo preocuparse?

A los niños les afecta mucho enfrentarse a nuevas situaciones, por ello se manifiestan con el llanto, el capricho, la agresividad, la falta de interés por sus quehaceres diarios, aislamiento y/o ensimismamiento. Para la doctora Betancourt, el apoyo debe brindarse acorde con la edad del niño y con la situación que se esté presentando, dándoles herramientas comprensibles para el momento que estén viviendo.

Siempre que existe un cambio de estado de ánimo hay que consultar especialistas. Los psicólogos expertos en infancia realizarán test y sesiones para determinar el motivo de alteración en el niño y, así, dar posible tratamiento.

 

 

 

Comparte este artículo

3 Comentarios

imagen

Comentarios (3)

3
yny1
Hace 2 años
maravilloso!!
2
las dos rosa
Hace 2 años
yo tengo un niño de 6 años que cuando era hijo unico era tranquilo estudiaba todo normal pero cuando llego su hermano agarro un caracter super malcriado y le gusta pegarle a sus hermanos y comportarse muy groceso tambien me pasas con su hermano que sigue que tiene 4 y con la niña que tiene 3 no prestan atencion y tienen un compratamiento q no entiendo por favor si pudieran alludarme se los agradeseria
1
makaialexa
Hace 2 años
Interesante.
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet