Síguenos en:

Del amor que se les brinde a los niños depende gran parte su actitud frente a la vida

Del amor que se les brinde a los niños depende gran parte su actitud frente a la vida

Vínculos entre padres e hijos desde la concepción es más que ternura.

Vinculos fuertes entre padres y bebes
Por: Redacción ABC del bebé
09 de Julio de 2010
Comparte este artículo

La creación de vínculos fuertes entre padres e hijos desde el mismo momento de la concepción es más que ternura.

 

En los años 50, los sicólogos John Bowlby y Mary Ainsworth plantearon que “la separación producida entre un niño y una figura de apego es de por sí perturbadora y suministra las condiciones necesarias para que se experimente con facilidad un miedo muy intenso. Como resultado, cuando el niño visualiza consecutivas perspectivas de separación, surge en él cierto grado de ansiedad”. Se le llamó ‘teoría del apego’ y especifica que los padres no sólo deben estar presentes, sino responder de manera apropiada dando protección y consuelo.


La teoría de Bowlby, según el portal www.angelfire.com, defiende tres postulados básicos:
1. Cuando un individuo confía en contar con la presencia o apoyo de la figura de apego siempre que la necesite, será mucho menos propenso a experimentar miedos crónicos que otra persona que no albergue tal grado de seguridad.
2. La confianza se va adquiriendo gradualmente durante los años de inmadurez y tiende  a subsistir por el resto de la vida.
3. Las diversas expectativas referentes a la accesibilidad y capacidad de respuesta de los padres, forjados por diferentes individuos durante sus años inmaduros, constituyen un reflejo relativamente fiel de sus experiencias reales.
Mary Ainsworth trabajó con niños en Uganda, donde estudió la calidad en la interacción madre-hijo y su influencia sobre la formación del afecto. Mediante este análisis encontró tres patrones principales: niños de apego seguro que lloraban poco y se mostraban contentos cuando exploraban en presencia de la mamá; pequeños de apego inseguro que lloraban frecuentemente, incluso cuando estaban en brazos de sus madres, y niños que parecían no mostrar apego ni conductas diferenciales hacia sus progenitoras. Según los resultados, estos comportamientos dependían de la sensibilidad de la mamá a las peticiones
del bebé.


A partir de los planteamientos hechos por los sicólogos, se puede asegurar que el vínculo establecido entre padres e hijos proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. De allí que el acompañamiento, apoyo y ternura con el que los cuidadores interactúen con los bebés se considere más que un compromiso paternal y pase a ser una necesidad de crianza, del que se recogerá, aparte de una relación edificante con los hijos, una formación humana útil en el futuro y que lo marcará por el resto de sus días.   


En Colombia se dice coloquialmente que “la sangre tira”, pero es claro que en muchos casos esto no funciona y la creencia se queda corta al estimar como suficiente el vínculo genético, pues las manifestaciones de afecto y cuidados son los que forman la personalidad.
‘ABC del bebé’ les muestra cuatro puntos claves para estrechar verdaderos vínculos de amor y formación. 

 

1. Formación del vínculo
Con las madres, el tema resulta más natural porque son quienes durante nueve meses mantienen una comunicación física y directa con sus hijos, un vínculo que no se desprende al romper el cordón umbilical, pues marca los primeros ciclos de la vida. Diferente es la situación con los papás, que en concepto de la sicóloga clínica y de familia, Adriana Chaves, “socialmente aparecen en la escena después del nacimiento
del bebé, momento en el cual logra comenzar a
tener interacciones concretas y puede ser visto como una parte”.
Sustentada en un autor llamado Boris Cyrulnik,
la especialista afirma que “el padre aparece en el panorama de la vida del niño a través de la madre”. Así, la mujer, por medio de las interacciones con el bebé, empieza a verlo de esta manera, mostrándoselo a su hijo y nombrándoselo cada vez que aparece
en escena.

 

2. El papel del padre
El hombre debe hacer parte de las rutinas que inicialmente se establecen para el bebé recién nacido. Desde ese punto, dice Adriana, “se puede comenzar a construir una nueva dinámica familiar que permita la inclusión del hijo que llegó y del nuevo rol que cada uno de los miembros de la pareja debe asumir”.
De esta forma, los padres deben ser parte activa en dinámicas como bañarlo, cambiar el pañal y contarle un cuento a la hora de dormir. La idea es que los papás construyan rutinas y no que estas sean impuestas por la madre o la familia. “Desde el momento en el que los hijos nacen, debe comenzarse, de manera conjunta, la cimentación del espacio físico y emocional para el bebé, eso significa que ambos pueden opinar y decidir”.

 

3. Creación de la autoestima
Si una persona es rechazada por los demás, probablemente carezca de amor propio y desestime sus capacidades, aseguran los expertos en sicología. Ese concepto viene  determinado, en gran parte, por la relación que se tenga con los otros (más aún el círculo primario), la percepción que ellos tengan de esa persona y por cómo se sienten estando a su lado.
La creación de un vínculo fuerte y sólido capaz de hacer sentir protegidos, importantes y tenidos en cuenta a los bebés, desarrolla una especie de confianza que más tarde se refleja en relaciones sociales positivas.
Un vínculo bien estructurado hace que el niño se sienta bien consigo mismo, además de amado, por sólo existir y ser quien es. Desde los servicios de sicología en España, especializados en recién nacidos, se dice que esta autoestima es sana y más sólida que aquella que se fundamenta: “El amor no tiene que ver con lo que nos gusta o no nos gusta de nuestros hijos”.

 

4. Puntos claves en la creación del vínculo
• Es falso que se deba limitar el afecto hacia los hijos. Adriana Chaves aclara que los padres pueden dar todo el cariño que deseen, pero este debe ser consistente, edificante y estar dentro de un marco de referencia definido con su pareja sobre la educación del pequeño.
• De los padres depende el tipo de vínculo que se forme con sus hijos. La idea es estrecharlo conociéndolos, descubriéndolos, atendiéndolos y entendiéndolos cada vez más, aun cuando ellos carezcan de seguridad propia.
• Los brazos y el contacto con los bebés forman parte de las pocas herramientas personales para hacerlos sentir seguros, tranquilos y amados. No hay perjuicios por calmar su llanto haciéndoles sentir el contacto.

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet