Síguenos en:

El amor guía el desarrollo de los niños

El amor guía el desarrollo de los niños

Aunque el amor pareciera un sentimiento evidente desde los primeros días de vida, muchas veces los padres no saben cómo manifestarlo y pueden generar problem

El amor guía el desarrollo de los niños
Por: Margarita Barrero
24 de Abril de 2007
Comparte este artículo

Aunque el amor pareciera un sentimiento evidente desde los primeros días de vida, muchas veces los padres no saben cómo manifestarlo y pueden generar problemas en el desarrollo de los niños.


Aunque el amor pareciera un sentimiento evidente desde los primeros días de vida, muchas veces los padres no saben cómo manifestarlo y pueden generar problemas en el desarrollo de los niños.


Nada se compara con la emoción de una madre cuando su hijo se dirige corriendo hacia ella con la intención de abrazarla. “El amor para el niño al ver a su madre es un sentimiento positivo que le genera bienestar”, explica la sicóloga infantil Juana Morales.


También es el motor de su desarrollo y da sentido a su comportamiento. Isabel Cuadros, directora de la Asociación Afecto Contra el Maltrato Infantil, aporta un ejemplo real:
“Cuando un niño está aprendiendo a caminar, es la mamá la que está al frente motivándolo; por eso, él intenta realizar la acción incentivado por el cariño”.


Según el sicoanalista Sandor Rado, el amor es la respuesta a la necesidad satisfecha. Basada en ese concepto, la directora de la Asociación Afecto asegura que las necesidades del infante no pueden ser vistas superficialmente.


La creación del vínculo es indispensable. Isabel Cuadros afirma que se crea inicialmente con la madre o con el cuidador más cercano. Según los estudios, al comienzo los padres aportan todos los estímulos al niño, pero con el tiempo, el intercambio se vuelve recíproco y el menor expresa las emociones a través de su lenguaje.

La tarea de los papás


Los adultos aman a sus hijos e intentan darles afecto de la manera que consideran adecuada. Por eso, muchas veces confunden su exagerado cariño evitando las normas y olvidan su papel de formadores. “La unión filial debe ir de la mano con la disciplina, para permitir que el niño crezca con límites”, asegura Morales.


Dependiendo del tiempo, el nivel socioeconómico y la cultura, se manifiestan distintos comportamientos. “Hay padres que regalan a sus hijos lo último en juguetes y todo lo que el pequeño pida, y creen que así le están entregando lo mejor de su cariño, pero al contrario de lo que ellos piensan, el afecto idealmente se cultiva desde la formación, la educación, el compromiso y no desde la parte material, ni con dinero”, aclara la especialista.


El vínculo familiar se construye y está acompañado del desarrollo que se logra a través del contacto físico, el tiempo que se le da al niño, la interrelación y las normas que se establecen.


Para conectarse emocionalmente con su hijo, no debe hacer ningún ejercicio oriental, ni someterse a doctrinas alternativas; el secreto para lograrlo radica en contarle cómo es la vida, jugar con él y decirle hasta qué punto puede llegar cuando quiere algo.


En teoría, el amor que no forma y construye termina maltratando. Cuando los padres hacen lo que los niños quieren vinculan el amor con la falta de límites. Para manejar el problema, utilice su autoridad promoviendo rutinas claras que creen hábitos.


“Los niños necesitan saber que hay control y que los padres les expliquen qué está bien y qué no. Nadie nace socializado, su aprendizaje se construye a lo largo de la vida ”, comenta Isabel Cuadros.

¿Será que con poco tiempo hago mucho?


Es falso pensar que solamente importa la calidad de tiempo que le dedica a su niño, la cantidad es significativa. Se mantiene un vínculo sólido con la persona que comparte más tiempo.


Unos minutos en la noche leyendo un cuento no es suficiente. De acuerdo con el momento que pase con su hijo, como lo trate y lo que haga se crearán lazos afectivos, de eso depende que sea o no el modelo a seguir para el niño.


Aunque es verdad que la diferencia de tiempo hace que haya relaciones más o menos cercanas, el cariño siempre se mantiene intacto para ambos padres. En el caso de los papás separados, si el pequeño ve a su papá con frecuencia, el vínculo continúa latente a pesar de que está más cerca de la mamá, que es quien responde a sus necesidades más fácilmente.

Si no hay afecto…


Los niños privados de amor no solamente crecen con problemas de comportamiento y se les dificulta relacionarse con sus semejantes, también tienen alteraciones de desarrollo y tardan más en aprender a caminar.


Pequeños que no fueron atendidos cuando lloraban y que nunca recibieron cuidados, posiblemente tendrán trastornos de privación afectiva y, por lo tanto, crecerán más despacio y pueden no alcanzar la talla adecuada de acuerdo con su edad.


Si jamás se genera el vínculo afectivo, la respuesta de los niños es agresiva. Hay cambios en su comportamiento que se manifiestan al ignorar a los otros, en la dificultad para jugar y la incapacidad de tolerar situaciones difíciles o de recibir afecto.


Existe tratamiento dependiendo del desorden que se presente en cada individuo. Se puede prevenir involucrando a las personas que lo cuidan.


En la infancia se sientan las bases del amor. “Si no están acostumbrados a recibir cariño, lo más probable es que al comienzo les cueste trabajo aceptarlo y no sepan cómo comportarse; solamente con el tiempo responden al afecto”, dice la sicóloga infantil.

Tenga en cuenta
• Comparta las actividades cotidianas como comer, vestirse y jugar.
• Hable claramente y explíquele cómo funciona el mundo.
• Tenga en cuenta el contacto visual y táctil (abrácelo y mírelo a los ojos).
• Hágale saber que es importante y que dedica un tiempo exclusivo para él.
• Preocúpese por lo que le pase y hágaselo saber.
• Escuche sus historias, así conocerá lo que está sucediendo en la vida del pequeño
• Acompañe sus intereses particulares.
• Póngale límites claros con rutinas (establezca horas de comida, de juego y de televisión).
• Use los fines de semana como tiempos especiales y mientras no esté con su hijo, mantenga la comunicación por teléfono.

¡Me hace falta mi papá!


Cuando uno de los dos miembros del hogar no está, se intenta suplir ese cariño de manera equivocada, pero ni la mamá, ni el papá se pueden remplazar.


Los niños entienden cuando se les explica que alguno de sus padres no está, pero no significa que dejen de preguntar por la persona que quieren tener a su lado, porque su cariño no cambia.


“La misión de la familia es enseñarles a crear vínculos con sus semejantes y a
expresar afecto”, recomienda la sicóloga Juana Morales.
 


Margarita Barrero F.


Redactora ABC del bebé


 


 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet