Síguenos en:

El ballet aporta elasticidad, coordinación y movimiento a los niños

El ballet aporta elasticidad, coordinación y movimiento a los niños

Esta actividad la pueden empezar a practicar los pequeños desde los 3 años de edad. Una bailarina que gira suavemente dentro de su cajita de música, al ritm

El ballet aporta elasticidad, coordinación y movimiento a los niños
Por:
02 de Julio de 2008
Comparte este artículo

Esta actividad la pueden empezar a practicar los pequeños desde los 3 años de edad.

Una bailarina que gira suavemente dentro de su cajita de música, al ritmo de una suave melodía, con sus brazos arriba y reflejando su belleza a través de un fantástico vestido confeccionado de tutús, suaves lycras y baletas, no es solo un bello objeto. Es el sueño de algunos padres que quieren ver a su hija casi vestida de princesa bailando ballet; o, en el caso de los niños, un hijo hecho todo un bailarín, y vestido como un príncipe que corteja a la dama a través de sus movimientos.

Las clases que reciben estos pequeños son llamadas preballet. Es decir, no se establece el rigor y la disciplina de los adolescentes y adultos, que ya busca desarrollar sus capacidades motrices. Es una pedagogía lúdica y de preparación, con las exigencias adecuadas para los menores. “Se les puede dar una estimulación temprana, corporal y cognitiva; es decir, conocer el ámbito espacial en el cual se mueve el cuerpo y, de paso, divertirse. Ese es el concepto primordial de una clase de ballet para niños pequeños”, explica Ana Consuelo Gómez, bailarina y directora del Ballet Anna Pavlova.

Cualquier infante, en edades pequeñas, puede entrar a una academia para practicar la danza. Según la sicóloga infantil Paula Bernal, “todos los niños pueden beneficiarse de una práctica adecuada del ballet. Las bailarinas profesionales suelen tener una fisonomía específica, pero eso no significa que cualquier niño no pueda practicarlo”.

Juego + aprendizajeMariposas, caballitos, sapitos y hasta cangrejos aparecen en la clase; este es el método para que los pequeños entiendan esta práctica (ya que el vocabulario del ballet no hace parte de su cotidianidad). Además, se benefician física y emocionalmente, mientras aprenden. “Es más fácil decirle a un niño que se convierta en una mariposa que tiene que volar derechita y con el abdomen apretado porque se va a suspender en el aire, (…) que poner a hacerlo un ejercicio donde le dices que va a trabajar la elasticidad, pues no entiende, se aburre y se cansa. De la otra forma, lo disfruta más, va comenzando a entender de qué se trata la postura, cuál es la posición correcta de la espalda, etc.”, explica Mónica Gallego, bailarina y gerente general de Petipa, escuela de danza.

Catalina Guerrero, profesora de preballet del Ballet Anna Pavlova dice que además de trabajar físicamente a los niños, se ayuda con diferentes herramientas como sombrillas, panderetas y abanicos para amenizar la clase. En los más pequeños, se busca promover un espacio de libre expresión.

Otra ventaja es que, después de un tiempo, la práctica le generará autoconfianza al niño, al lograr manifestarse con su cuerpo. Además, “aprenden a seguir instrucciones, a tomar turnos y ser parte de un grupo, a moverse al ritmo de la música y usar su imaginación (si las clases son flexibles)”, agrega Bernal.

Físicamente, se les trabaja la motricidad gruesa a través de ejercicios (algunos acrobáticos) y dinámicas que permitan ir reconociendo el cuerpo y la capacidad que tiene este para realizar diversos movimientos; además de motivarlos a perder el miedo. Para Gallego, “ellos simplemente aprenden que el cuerpo es un infinito tesoro y que este puede transformarse en lo que uno quiera. Desde esa perspectiva, los niños están desarrollando su creatividad”. A través del juego, se elaboran historias y cuentos que acerquen a la danza y los motiven a realizar coreografías.

Finalmente, “el niño en el ballet se beneficia porque primero se divierte aprendiendo. Segundo, adquiere flexibilidad, armonía corporal, desarrolla un buen oído y un buen ritmo”, afirma Gómez.

El punto en que muchos expertos coinciden es que el ballet favorece y mejora notablemente la concentración de los menores.

Tenga en cuentaSi el niño decide practicar ballet, verifique que lo disfrute y, como padre, sea constante en la motivación y la asistencia a las clases.

Esta es una actividad tanto para niñas, como para niños; aunque en nuestro país la danza tenga una tendencia femenina, esta no determina inclinaciones sexuales. “Eso es un complejo machista que tienen los latinos en general, de pensar que la danza es una actividad para mujeres y que tiene connotaciones sexuales. Y no las tiene porque, ¿qué gran porcentaje de gente que tiene tendencias homosexuales nunca han pisado una escuela de danza?”, dice Gómez.

 

Por otra parte, muchos padres temen a que su hija tenga desórdenes alimentarios a causa de la práctica. Gómez dice que “es un posibilidad, pero no es una certeza, y además eso también depende de los buenos hábitos”. Por su parte, Gallego opina que “simplemente, hay que cuidarse como en cualquier deporte, pero con mucha responsabilidad y buen manejo”.

 

En el futuro, “así como puede ayudar a construir la autoestima y darle seguridad a quien lo practica, en el caso de niñas mayores que lo haen a nivel profesional, puede generar también frustración, si la persona no logra el nivel que se exige. Lo más importante es que los padres acepten y estén abiertos a lo que el niño pueda sentir, escucharlos y no presionarlos o exigir algo que no pueden dar. Se trata de cultivar una disciplina, crecer y aprender con ella, pero no de sacrificar su bienestar por ello (dado el caso)”, señala Bernal.

 

Beneficios terapéuticos:✽ Para pequeños que tengan distrofias musculares, el ballet les ayuda a distender, fortalecer y relajar el músculo.✽ Esta danza es beneficiosa para menores que tienen pie plano.✽ Ayuda a niños con problemas de cadera y con comienzo de escoliosis. Cabe anotar que en todos los casos, los padres deben tener primero una asesoría médica.

 

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

OTROS ARTICULOS DE INTERES

Recomendados

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet