Síguenos en:

El 'marranito del ahorro' debe ser un amigo de los niños

El 'marranito del ahorro' debe ser un amigo de los niños

Enseñar a ahorrar a los pequeños repercute directamente en otros aspectos de su formación, como la autonomía y la constancia. Regalarle a un niño dinero e

El 'marranito del ahorro' debe ser un amigo de los niños
Por:
28 de Enero de 2008
Comparte este artículo

Enseñar a ahorrar a los pequeños repercute directamente en otros aspectos de su formación, como la autonomía y la constancia.

Regalarle a un niño dinero en efectivo es una buena idea, siempre y cuando los adultos aprovechen la ocasión para enseñarles su valor.

La sicóloga infantil María Isabel Guerrero asegura que estimular el ahorro desde la infancia es un regalo que los padres les hacen a sus hijos a muy largo plazo, “porque les proporciona seguridad y va forjando en ellos perseverancia, constancia y responsabilidad. Además, desde la niñez se instauran los hábitos que los acompañarán hasta la adultez”.

Alcancía y gastos

Los niños no pueden aprender a ahorrar solamente con la suma de dinero que sus padres les entreguen como regalo; para ello requieren una alcancía y una mensualidad fija, principalmente.

Si los padres le entregan diariamente al niño el cambio de los pagos, ellos lo depositarán en su alcancía y esto permite que entiendan que la base del ahorro es la constancia, dice la sicóloga. Una vez esta se llena, se recomienda contar el dinero junto al niño y abrir una cuenta bancaria especializada en pequeños ahorradores.

El valor del trabajo

En ocasiones, pueden frustrarse al ver que necesitarán muchos meses para juntar el monto que les permita adquirir algunos de los artículos que se han fijado como meta. Aún así, los padres pueden contribuir al fin que se propusieron sus hijos si los motivan a realizar pequeños trabajos remunerados en el hogar. “De esta forma, ellos podrán obtener un ingreso adicional que les permitirá alcanzar más rápidamente sus objetivos, al tiempo que aprenden el valor del trabajo”, comenta la sicóloga . Otro método es proponerles a los niños campañas de ahorro tipo 1+1, por cada peso que él ahorre, los padres ponen otro, doblando así el esfuerzo que él hace, agrega Guerrero.

Es necesario tener presente que los niños, al igual que los adultos, dan más valor a aquello que obtienen con esfuerzo propio y se olvidan rápido de lo que recibieron fácilmente, con sólo abrir la boca y sin darse tiempo para desearlo con fervor. Según explica la experta, lo primero que les deben explicar a los pequeños ahorradores es que el dinero que tienen los padres no es regalado y que los adultos deben salir todos los días a trabajar para poder obtenerlo.

No sobra explicarles que el de los cajeros automáticos, que parece como si saliera de la máquina sin mayor esfuerzo, es exactamente el mismo que se ha depositado previamente en el banco. Por eso mismo, Guerrero agrega que es importante que el niño se gane su mesada; es decir, que esta sea un premio a un trabajo o al cumplimiento de alguna obligación.

No se recomienda entregar dinero a cambio de acciones que de todos modos deberían hacer, como lavarse los dientes o hacer las tareas del colegio, sino por labores que representen un esfuerzo o una responsabilidad especial; entre ellas, regar las plantas o ayudar en el aseo de la casa. De esta forma aprenderán una de las lecciones más importantes en este ámbito: el dinero se gana trabajando.

Lecciones y tácticas de ahorro

María Isabel Guerrero, sicóloga infantil, explica que un niño está listo para la primera lección de economía cuando es capaz de tomar un billete sin echárselo a la boca. “La educación financiera, como cualquier tipo de enseñanza, debe ser progresiva. De nada sirve que los padres se sienten una noche con sus hijos adolescentes para darles un sermón y que luego lo olviden. La instrucción debe comenzar cuando los hijos están en una edad temprana, y debe ser reforzada a medida que van creciendo”.

Crear conciencia de ahorro desde la infancia, permite que los niños tengan un acercamiento con algo que en principio es tangible por medio de los billetes y las monedas, pero que en realidad es intangible; por eso, cuando aumenta la edad, también aumenta la complejidad de las lecciones. “Dada la dificultad que tienen los niños para entender y relacionar elementos intangibles como dinero, cheques, cuentas, crédito, etc., el ideal es que el niño aprenda practicando, cometiendo errores y actuando de la forma más realista posible”.

También se recomienda involucrarlos en las finanzas del hogar. “Si los niños son parte de temas económicos familiares, por simples que estos sean e incluso les es permitido contribuir, desarrollarán su talento natural para el manejo de sus finanzas personales”, comenta la especialista.

Melissa Serrato R.

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet