Síguenos en:

Escribir un diario desde los primeros años de infancia le permite al niño comprender y apropiarse de su entorno

Escribir un diario desde los primeros años de infancia le permite al niño comprender y apropiarse de su entorno

Los padres deben estimular a sus hijos para que lleven una autobiografía, que les permita expresar sus vivencias, pensamientos y hasta su creatividad. Recuerdo

Escribir un diario desde los primeros años de infancia le permite al niño comprender y apropiarse de su entorno
Por:
09 de Marzo de 2010
Comparte este artículo

Los padres deben estimular a sus hijos para que lleven una autobiografía, que les permita expresar sus vivencias, pensamientos y hasta su creatividad.

Recuerdos, experiencias, descubrimientos, palabras, comportamientos, actitudes, ideas, tareas pendientes… En cada día de la vida de los niños tienen lugar cientos de sucesos que les muestran cómo es y cómo funciona el mundo que los rodea. Es a partir de episodios de la cotidianidad que se generan dinámicas que van marcando varias pautas en la manera como entienden, asumen y le empiezan a dar la cara a la vida.

El asombro, casi único en esa edad, es una característica que se pierde en la edad adulta, pero que se puede recuperar fácilmente con la ayuda de un diario personal.

A través de este, las personas se hacen conscientes de los cambios y giros de la vida. Además, pueden “tener presente al niño interior que cada uno tiene, para traerlo de nuevo al presente y reconectarse con él”, comenta Ivette Salom Safi, creadora del diario calendario El Abejario.

A propósito, dice la sicóloga infantil María Isabel Guerrero que “el diario es una herramienta comunicativa que está enmarcada en el reporte secreto de las vivencias personales y que brinda la oportunidad al niño de escribir su autobiografía, con un cúmulo de anécdotas y narraciones que podrían hacer que los recuerdos y la vida en sí misma perduren en el tiempo”.

Un espacio íntimo No se recomienda forzar la escritura del diario, pues podría convertirse en una tarea obligatoria; lo más favorable es que si no surge de manera espontánea, los padres motiven al niño a llevarlo.

Para ello, pueden hacerle ver que es un espacio para ellos, íntimo (no en vano suelen tener candados y chapas de seguridad), en el que pueden ser totalmente libres.

Allí, lejos del rigor de las tareas del colegio y de las pautas que les dan los maestros, los niños pueden darle rienda suelta a su creatividad, puesto que no están condicionados a hacer una u otra actividad, sino a dejar volar su imaginación y contaminar las páginas que tienen frente con el mundo infinito de fantasía que llevan dentro.

Lo más importante es que pueden aprender a verlo como un espacio propicio para la expresión de sus pensamientos, emociones e ideas. En este aspecto, lo más importante es que los padres les hagan ver que sus reacciones ante determinadas situaciones, sus puntos de vista, sus modos de percibir a las personas y a los acontecimientos son tan importantes que no sólo vale la pena compartirlos con sus familias, sino también dejar un registro de ellos, que más tarde les dará cuenta de la manera como se apropiaron de su vida y su entorno.

¿Cómo hacerlo?Regalar un diario puede ser una buena manera de estimularlos e inculcarles el hábito de la escritura. Igualmente, enseñarles el diario del bebé, que los padres suelen escribir, a veces, desde antes del nacimiento del pequeño, les permite darle continuidad a esa actividad de consignar la vida diaria.

Es posible que al comienzo los niños no sepan exactamente qué deben hacer con el diario; para ello, los padres pueden servir de guía y decirles que allí pueden escribir y describir los hechos de los que fueron protagonistas, sus sentimientos y emociones, eso sí, incluyendo siempre la fecha.

“Es importante explicarles a los niños la necesidad de tener un mundo privado, reserva y prudencia sobre algunos temas. De hecho, al hablarles del diario y al mantenerlo en secreto, desarrollan algunas habilidades que se podrán ver reflejadas en la independencia, autonomía y toma de decisiones”, asegura Guerrero.

 

Múltiples opciones para divertirse y dejar constancia de los primeros años de vida

‘El Abejario’ no es solamente un cuaderno con páginas en blanco, pues su creadora, Ivette Salom, se dio a la tarea de darle vida a una serie de personajes que les proponen a los niños varias actividades bien pensadas para que desarrollen en el diario. Por ejemplo, un árbol familiar para conocer las raíces, juegos para inventar, crear y usar las herramientas que tiene alrededor, ideas para hacer algo especial por los amigos, maneras de reconocer los miedos para vencerlos, metas y deseos que forjan la autoconfianza.

Ejercicios para que imaginen qué harían si pudieran volar o tener en sus manos la lámpara de Aladino. También les sugiere que elaboren una lista con sus cualidades y defectos; ello fortalece la autoestima. Adicionalmente, que escriban una carta para cuando tengan veinte años. “Es un diario para no olvidar que el juego y la creatividad pueden ser parte de la vida diaria”, concluye Salom.

 

Por Melissa Serrato Ramírez

Redactora de ABC del bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet