Síguenos en:

'Hobbies', estimulación y diversión para los niños

'Hobbies', estimulación y diversión para los niños

Todos los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos. Así que piensan inscribirlo en el mejor jardín, enseñarle otro idioma y comprarle juguetes didácti

'Hobbies', estimulación y diversión para los niños
Por:
05 de Febrero de 2007
Comparte este artículo

Todos los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos. Así que piensan inscribirlo en el mejor jardín, enseñarle otro idioma y comprarle juguetes didácticos.

No obstante, son pocos los que piensan qué hacer con el tiempo libre de ellos. La mejor elección son los pasatiempos, los cuales estimulan su desarrollo y educación. Las opciones son varias: deportes de conjunto o individuales; música, pintura, teatro, cocina, ciencia y magia.

Estas actividades las pueden realizar todos los niños. Sin embargo, antes de los cuatro años, los menores tienen preferencias mas no aficiones.

Es necesario que usted como padre lo oriente y lo exponga a la gama de actividades, ya sea en el jardín, en talleres especiales o en su casa. De esta manera su hijo se irá apropiando e inclinando por alguno de los ‘hobbies’. Aquí, los padres deben entrar a jugar como observadores, con el fin de descubrir en él sus habilidades y el desenvolvimiento que tiene en cada una de ellas.

Los padres son la guía

Haga conciencia de que las aficiones no son sinónimo de competencia. Por el contrario, deben ser tan lúdicas como un juego.

Paula Bernal, sicóloga en desarrollo infantil, dice que los padres no necesitan buscar en sus hijos menores de 4 años la perfección ni los trofeos. “El objetivo de la aficiones es que el pequeño disfrute de su actividad preferida y se aleje de su rutina escolar y familiar”. Dentro de las otras obligaciones de los padres está la de explicarles que los pasatiempos no son un interés repentino sino que requieren de constancia, perseverancia y disciplina, para conseguir buenos resultados.

Además, recordarles a los pequeños que primero tienen una responsabilidad con su estudio y, que dependiendo de su comportamiento en el colegio, continúan con su práctica lúdica.

Como un campeón

A partir de los 6 años de edad los menores empiezan a comprender el significado de competencia. Es por esto que desde esta edad ellos pueden, por voluntad propia, consolidar su afición como una profesión.

“A esta edad, los niños piensan en divertirse y en ser como los grandes campeones. Sin embargo, se les debe recalcar que su proceso apenas está comenzando, por lo que no son importantes las medallas ni los trofeos”, afirma Paula Bernal.

Los horarios de su dedicación deben ser controlados, porque el niño puede fatigarse y cansarse de sus actividades, tanto que opte por retirarse de ellos. Si esa es la decisión del menor, usted debe tener calma, comprenderlo y no generar en él ninguna frustración. Si lo que quiere su hijo es cambiarse de pasatiempo, asegúrese de que no se trata de una pataleta sino de una propuesta firme.

De esta manera su hijo comprenderá que la vida no es un juego y que requiere de decisiones determinantes.

Cuando se decide por los deportes

La estimulación a temprana edad es fundamental para un buen desarrollo del deporte competitivo. Los padres son los encargados de que sus hijos empiecen con las actividades normales como: correr, saltar, jugar y dar vueltas. El yoga y la natación son deportes iniciales que fortalecen su formación motriz.

Edgar Galeano, médico deportólogo del Centro de Alto Rendimiento de Bogotá, explica que los deportes en los niños deben ser, hasta los 6 años, como un festival, donde haya diversión y aprendizaje.

"Es importante inculcar en los pequeños que importa más el esfuerzo que una medalla. Que no interesa llegar de primero, porque vale más superarse a sí mismo que ganarle a los demás”.

Después de los 6 años, el menor debe ser consciente de que el deporte profesional requiere compromiso, disciplina y sacrificios.

Es por esto que el Código de Ética del juego limpio para el deporte infantil pone unas reglas de juego para los niños y para los padres:

Darle al deportista satisfacción y diversión. Crear conciencia a los adultos de que los niños juegan para sentirse realizados y no necesariamente para satisfacer a los mayores. Estimular la participación del deporte, haciéndolo atractivo, seguro y agradable a todos los niños. No obligar a su hijo a practicar un deporte que no desea. Motivarlo a jugar de acuerdo con las reglas. Convertir una derrota en victoria. No regañarlo ni gritarle porque no consiguió una medalla. Nunca debe ridiculizarlo por cometer errores o porque pierda.

Beneficios de los ‘hobbies’

Permiten que los niños se autodescubran. Enseñan a establecer metas y objetivos. Los menores aprenden a tomar decisiones y a solucionar problemas. Ayudan a fortalecer la formación intelectual y social. Desarrollan el sacrificio y la creatividad. Estimulan la superación personal. Los niños aprenden a respetar las reglas y a trabajar en equipo. Fomentan el compañerismo. Si el pequeño eligió un deporte, durante su vida lo seguirá haciendo, no por obligación sino por convicción.

Usted debe ser el orientador

Propicie en su casa el ambiente cultural o deportivo. De esta manera será mucho más viable que el menor se interese por alguna de esas. Organice un espacio donde pueda hacerlo. Al pequeño lo incentiva un rincón de la casa con varios materiales lúdicos y deportivos dispuestos para él. Comparta sus aficiones con sus hijos. Si a usted le motiva algún deporte, practíquelo con ellos. No pretenda que su hijo haga lo que a usted le guste o lo que usted no pudo ser. Él decide sus aficiones. No permita que los pasatiempos absorban al menor. Si el niño no quiere continuar con la clase, debe dialogar con él y respetar su decisión. Recuérdele que primero está la responsabilidad escolar.

Por Mónica ToroRedactora ABC del bebé.

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet