Síguenos en:

Los 'berrinches' de los niños

Los 'berrinches' de los niños

Si le resulta familiar la imagen de su hijo gritando desesperadamente, llorando, jalándose el pelo y tirándose al piso; usted ha sido víctima de una patalet

Los 'berrinches' de los niños
Por: Redacción ABC del bebé
27 de Julio de 2006
Comparte este artículo

Si le resulta familiar la imagen de su hijo gritando desesperadamente, llorando, jalándose el pelo y tirándose al piso; usted ha sido víctima de una pataleta. La buena noticia es que aunque estos berrinches parecen salir de control, tienen solución.

 

La primera vez que Andrea Jiménez vio a su hijo, de cuatro años, zapateando porque no le permitieron vaciar el agua de la pecera, no supo cómo reaccionar.

"- ¿Qué he hecho mal?" se preguntaba ante el inesperado descontrol de su hijo.

Esa escena y otras como gritar, llorar, jalarse el pelo, tirarse al piso y hasta lanzar objetos contra las paredes son las pataletas más comunes de los niños.

Esta reacción emocional incontrolada se produce ante una frustración y se presenta en todas las edades. "El niño no entiende el hecho de que le nieguen algo pero sí tiene claro el método para conseguir lo que quiere", afirma el sicólogo infantil Luis Alberto Rengifo.

Cuando un niño no obtiene lo que desea se genera este comportamiento altanero que es producto de la inmadurez emocional propia del proceso de crecimiento.

En estos casos, lo importante es el manejo. Si la mamá accede a los caprichos del niño, le refuerza una conducta negativa y el menor se acostumbrará a obtener de mala manera lo que busca.

"Hay que poner límites al mal comportamiento del niño, pero sin permitirle que se haga daño o perjudique a los demás", afirma Paola Arbeláez, experta en familia.

Pero si su hijo se ha acostumbrado a conseguir lo que quiere a través de pataletas, hay que deshabituarlo y generar conductas diferentes. Para lograrlo, atiéndalo por motivos diferentes al ‘berrinche’ y premie su buen comportamiento.

Pautas para su control

- Para impedir que la pataleta se convierta en un mecanismo de control del niño, no cumpla todos sus caprichos.

- Tome decisiones con seguridad

- Cuando diga no, mantenga su actitud, sin importar lo que el niño haga

- Enséñele que no siempre puede lograr lo que quiere.

Consecuencias

Si se afianza es te comportamiento, el niño se vuelve caprichoso, con baja tolerancia a la frustración y usará siempre chantajes afectivos para conseguir lo que quiere.

Margarita Barrero FandiñoRedactora ABC del bebé

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet