Síguenos en:

Los libros interactivos también son una gran herramienta de aprendizaje individual

Los libros interactivos también son una gran herramienta de aprendizaje individual

Figuras, sonidos y texturas son los elementos que caracterizan a este tipo de elementos pedagógicos y que ayudan a desarrollar las habilidades intelectuales d

Los libros interactivos también son una gran herramienta de aprendizaje individual
Por: Redacción ABC del bebé
17 de Julio de 2009
Comparte este artículo

Figuras, sonidos y texturas son los elementos que caracterizan a este tipo de elementos pedagógicos y que ayudan a desarrollar las habilidades intelectuales del pequeño.



Esa época en la que la diversión infantil era un asunto que solo se concebía y reducía a los parques, a las ruedas de los patines y a las llantas de la bicicleta, podría relegarse a un capítulo más de la prehistoria, pues actualmente existe un sinnúmero de objetos diseñados para los primeros años que no solo cumplen una labor recreativa, sino que además tienen de fondo una función pedagógica.



Los llamados libros intereactivos son un ejemplo de esto, porque, por ejemplo, retoman fragmentos de una historia conocida de antemano por pequeños y los combinan con alguna herramienta lúdica que atrapa la atención del niño.
Con esto, se obtiene un beneficio de doble vía, pues se invita al pequeño a leer, se le demuestra que la lectura es divertida y, adicionalmente, se le estimula con una serie de sonidos, texturas y colores.



En ese sentido, también se debe resaltar que este tipo de acercamientos a la lectura permiten que se establezca lo que María Isabel Guerrero, sicóloga infantil, llama el vínculo afectivo con los libros. “Es muy importante crear una relación cercana y afectiva con los libros desde la infancia. Desde el mismo momento en que son bebés hay que contarles cuentos y leerles; así se genera un acercamiento a ellos”, dice la especialista.  Sin embargo, no sobra aclarar que en los primeros años de vida es muy necesaria la presencia de los padres en este tipo de actividades. Son ellos quienes deben toman en sus manos los libros, invitar a los niños a compartir un buen rato de lectura, disponer el ambiente propicio para leerles a sus hijos e imprimirle emoción al momento.



Bilingües y musicales
A través de personajes queridos y recordados por los niños, es posible ir familiarizándolos con los números y algunas palabras del inglés.



Claro, no se trata solo de oprimir botones que reproducen (cuantas veces el niño lo desee) palabras tanto en inglés como en español, pues cada uno de los botones corresponde a una parte de la historia que narra el libro.
De la misma manera, se puede lograr un acercamiento de los pequeños con la música, pues algunos de ellos contienen canciones de películas famosas, que los pequeños podrán interpretar por sí mismos gracias a un mecanismo que los va guiando para hacerlo correctamente.



Múltiples contenidos
Para concer los animales de la granja se puede recurrir a una colección de libros diseñados especialmente para los habitantes más pequeños del hogar.



En ellos, al presionar la cabeza de la figura de los animales, se puede escuchar los sonidos que suelen emitir y ver simultáneamente en el libro cómo es su estilo de vida y con qué otros animales conviven en este ambiente.



Y cuando se trata de los números, los colores, los opuestos y las diferentes formas geométricas, se puede recurrir a otra serie elaborada en foamy, que además de ser apropiada para explicar y aclarar algunos conceptos, les permite manipular algunas partes desprendibles de los libros.


 


 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet