Síguenos en:

Niños que se benefician al estar junto a los descendientes de Pegaso

Niños que se benefician al estar junto a los descendientes de Pegaso

Suelen ser de gran ayuda para trabajar, divertirse y hacer deporte, pero hay quienes los consideran vitales para interactuar y ayudarles a niños con caracterí

Niños que se benefician al estar junto a los descendientes de Pegaso
Por:
27 de Mayo de 2010
Comparte este artículo

Suelen ser de gran ayuda para trabajar, divertirse y hacer deporte, pero hay quienes los consideran vitales para interactuar y ayudarles a niños con características especiales.

Puede que a simple vista los caballos que se emplean para las terapias con niños no tengan las enormes alas de Pegaso, pero, tal vez, el mitológico equino baja por momentos y se las presta a sus pequeños jinetes para que ellos vuelen y mejoren en los procesos en los que tienen alguna dificultad. Quienes trabajan con caballos a nivel terapéutico se refieren a esta actividad con los nombres de hipoterapia y equinoterapia, y aunque no han llegado a un consenso sobre cuál de los nombres es el más adecuado, aquí lo importante es el objetivo de la práctica: utilizar el movimiento y la energía del caballo para tratar o contrarrestar los principales síntomas de algunas enfermedades propias del desarrollo. Por eso, su aplicación no puede ni debe ser tomada a la ligera, esto significa que no se trata de que el niño monte a caballo, dé un par de vueltas y asunto solucionado. No. Exige que quienes la lleven a cabo sean profesionales de la salud, que conozcan y comprendan el modo correcto de hacer la terapia y los múltiples usos que se le puede dar. 

El funcionamientoGustavo Palomino Gómez, neurosicólogo y director de la Fundación Centro Colombiano de Hipoterapia, explica que esta actividad trabaja sobre el sistema nervioso autónomo, no sobre el sistema nervioso central del paciente, a través de la energía mecánica (en términos físicos, no de esoterismo, aclara el neurosicólogo) que el caballo produce y le transmite al jinete de la siguiente manera: A cada paciente se le calcula cuánta energía se le va a proporcionar mediante una ecuación física (un caballo de 500 kilos, avanzando a un metro por tranco, ¿cuánta energía produce? 500 multiplicado por 1 y por 9,81, que es la fuerza de gravedad, da 905 Newtons de energía). Esa energía se clasifica en dos, energía potencial, que es la que el caballo absorbe, y energía cinética, que es la que libera en varias formas: • Acuosa: sudor del animal. • Eólica: cuando el caballo aceza. • Mecánica: en forma de ondas elípticas. “Esta última entra en contacto directo con la persona, pues al estar sentados en el caballo, empiezan a entrar las ondas por la médula espinal (vía raquea) y llegan a la zona central del cerebro, activando así el tálamo y el hipotálamo. Todo esto es posible únicamente con caballos, porque ningún otro animal produce ese tipo de ondas”, dice el neurosicólogo.

Los usos“La terapia con caballos es una herramienta que emplea el profesional según el caso. Por ejemplo, una fisioterapeuta que necesita que un niño mejore postura o tono muscular o equilibrio utiliza sus conocimientos de fisioterapia con el caballo, así potencializa mucho más los niveles de logros”, comenta Javier Rodríguez, terapeuta ocupacional de la Asociación Terapia con Animales (TEA). Por ejemplo, en casos de niños que requieren un tratamiento de postura, coordinación, tono muscular, resistencia y reflejos tónicos, la terapia funciona así: cuando el caballo empieza a andar, el cuerpo del jinete se va para atrás, así que para enderezarse, su cuerpo, hace necesariamente fuerza hacia delante para equilibrarse. Por supuesto, al tratarse de una actividad novedosa en la vida del niño, su percepción se incrementa, lo cual se refleja en adelantos a nivel cognoscitivo, que repercute en las conductas. “Estos adelantos se dan gracias a que cambia la actitud del niño, en la medida en que siente que puede dominar a un ser vivo. Eso influye en la autoestima y el autocontrol”, dice Helena Sandoval, pedagoga preescolar y fundadora de Equinoterapia, club recreativo de la salud. Los beneficios se ven claramente en niños autistas, que se caracterizan por tener estereotipos, como aplaudir o mecerse; al poco tiempo de estar sobre el caballo, dejan de autoestimularse, porque la actividad ya es suficientemente estimulante. Así, con la con la ayuda del animal y la guía de los profesionales, esta terapia ayuda a mejorar en la atención, el aprendizaje, la memoria, la velocidad de respuestas, la percepción, la coordinación, la conciencia, la displasia de cadera, el autismo, la parálisis cerebral (para que logren caminar), la velocidad, entre otros beneficios.

Lo que dice la ciencia El pediatra Álvaro Jácome explica que las experiencias reportadas en hipoterapia hacen referencia a la mejoría en la autoestima y en la confianza en pacientes que han sufrido traumas por abuso o con problemas siquiátricos. En la literatura médica no hay reportes de estudios realizados en forma metodológica que avalen una terapia específica y, por lo tanto, la recomendación es tomar estas terapias a manera de experiencia y no como terapia en sí. Sin embargo, asegura que los beneficios que se obtienen con los niños se dan en la medida en que ellos tienen una capacidad que en los adultos se disminuye con el correr de los años y es el interactuar espontáneamente con los animales, obviamente bajo la guía oportuna de los adultos cuidadores. Ellos se entregan a compartir con los animales, a través del juego, que es su medio principal de comunicación, logrando establecer las normas y las pautas de funcionamiento, incluso lográndose una comunicación real con el animal.

• Por: Melissa Serrato Ramírez

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet