Síguenos en:

Niños y perros pueden convivir si se siguen las normas de seguridad adecuadas

Niños y perros pueden convivir si se siguen las normas de seguridad adecuadas

Cuando los niños crecen junto a un perro aprenden a ser responsables.

Niños y perros pueden convivir si se siguen las normas de seguridad adecuadas
Por: Melissa Serrato
20 de Junio de 2009
Comparte este artículo

Comprenden, desde la experiencia, que no se trata de un objeto decorativo, pues la relación que se va tejiendo entre ellos hace que se reconozcan, acompañen, respeten y quieran desde el momento en que el animal o el niño llegan al hogar, todo esto se acentúa durante cada periodo de la vida de cada uno.



Además, los niños desarrollan un sentimiento protector por el animal, que repercute, a su vez, en el hecho de que al llegar a la edad adulta, el perro estará dispuesto, sin excepción, a dar la vida, si es necesario, por su dueño, más aún si se trata de un niño con el que ha crecido.

Incluso así, es necesario tener presentes algunas recomendaciones y medidas de seguridad.



Claudia Liliana Rodríguez es médica veterinaria y etóloga clínica de la Universidad Autónoma de Barcelona; esto significa que se ha especializado en estudiar el comportamiento de los animales; por eso, sostiene que cuando una familia decide tener un perro en casa, esta debe ser orientada por un especialista, a propósito de cuál es el más conveniente y, una vez ha llegado a casa, se requiere de nuevo de la asesoría del experto para determinar la mejor manera de relacionarse con ella y establecer un sistema de reglas, donde el canino sepa que es el subordinado de la casa.

 

¿Son preferibles los machos o las hembras?

Los machos siempre son más inquietos que las hembras. No obstante, la gente no las adquiere por el tema del celo; desconocen que, a través de una esterilización, esta conducta quedará eliminada. Por otra parte, es importante anotar que la edad de destete del cachorro es determinante, un canino no debe separarse de la mamá antes de los dos meses (esto hace que sea inseguro y asustadizo), para evitar problemas de agresividades y falta de control en sus hábitos de aseo.

 

¿Hay alguna raza que sea más favorable o recomendable que otra?

 Las razas demasiado pequeñas o activas no son las más adecuadas para niños, puesto que se tornan bruscas y más difíciles de controlar. A eso se suma la permanente actividad de un niño, que estimulará el carácter activo de la mascota. Son muy recomendadas para convivir con los niños algunas razas grandes, como los Retriever (Golden y Labrador), Bóxer y Bernés. Igualmente, razas medianas, como los Springer spaniel, Schnauzer hembra y Cocker spaniel hembra.

 

¿Qué recomendaciones se deben tener en cuenta a la hora educar al niño con respecto al la convivencia con el perro?

◗ Enséñele al niño que la mascota no es un peluche y que no debe forzar el contacto con él ni agredirlo de ninguna forma.

◗ Hay que hacer una adecuada jerarquización, educación dentro del hogar y entrenamiento con la mascota desde el primer momento, para que luego los padres puedan transferir la autoridad, que tienen sobre el perro, al niño.

◗  Hacer que el niño respete la integridad del animal.

◗ Cuando el perro ha llegado al hogar desde antes de que nazca un bebé, ¿cómo se puede prevenir o evitar que el perro se sienta celoso por la llegada del pequeño?

Es necesario que con suficiente tiempo de anterioridad se cambien algunas rutinas con la mascota. Entre ellas, subirse a la cama, impedirle el acceso a algún lugar de la casa y restringir los paseos con los dueños. Por otra parte, se debe buscar ayuda profesional para jerarquizarlo y llevar a cabo un entrenamiento de obediencia, sin collar de ahogo, para que la familia pueda tener total control del perro cuando se encuentre con el bebé.

 

Normas de seguridad

Edad del niño. Está comprobado que a una mascota se le dificulta identificar como humano a un niño de menos de 5 años. Esto debido a que antes de ese tiempo, el niño todavía no tiene suficiente control motor y el canino lo puede ver como una amenaza. Además, lo percibe torpe, gritón y acaparador de toda la atención, así que lo considera como otra mascota con la que debe competir. Por tales motivos, es ideal dar una mascota a un niño mayor de cinco años, a menos que el perro haya estado en la casa desde antes del nacimiento del niño.

De todos modos, nunca deje al perro solo con el niño sin ningún tipo de supervisión.

 

Alimentación del animal. La forma como se alimenta un canino ayuda a establecer el grado de dominancia o subordinación del mismo. Lo indicado es hacerlo cuando todavía es cachorrito, para evitar agresiones por la comida y que reconozca que depende del niño para ser alimentado.

 

Alzarlos. Una de las principales razones por las que un perro agrede es porque lo alzan, a pesar de que él emite sonidos pidiendo que no lo hagan o lo dejen libre. Cuando se hace caso omiso, poco a poco él aprende que mordiendo y gruñendo obtiene lo que desea. Así que lo ideal es demostrarle el afecto al canino con caricias mientras está sentado o acostado.

 

Despertarlos. Los caninos tienen varias fases durante el sueño, cuando se encuentran en el sueño profundo están muy tranquilos y seguros; por lo tanto, si se les toca o despierta bruscamente en este momento, se pueden desencadenar eventos agresivos debido a que el animal se siente invadido y amenazado en su territorio. Lo ideal es llamarlo y pedirle que venga hacia uno.

 

Molestarlos cuando están escondidos o comiendo

Es muy útil destinarle una zona específica de alimentación (preferiblemente si es más bien aislado del resto del entorno). De tal forma que el perro se sienta protegido y use ese lugar para disminuir tensiones. Si no se respeta ese sitio o se le obliga a salir, es muy posible que desarrolle algún tipo de agresividad.

Juegos bruscos de los niños con los animales. A los perros nunca se les debe jugar con las manos, porque se estimula la mordida. En el mercado hay juguetes que permiten la interacción con él, como pelotas y mordedores, los cuales deben usarse con asesoría de los expertos para no estimular la competitividad entre el niño y el perro.

El niño nunca debe tocar el hocico o la cola del perro con brusquedad y menos sin la supervisión de los adultos. Se le debe enseñar tanto al cachorro como al niño cuáles son los juguetes que le corresponden a cada uno.  El canino no debe permanecer con el collar largo dentro de la casa, para que el niño no se vaya a enredar con él.

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet