Síguenos en:

Pautas para evitar y controlar la desmotivación infantil

Pautas para evitar y controlar la desmotivación infantil

Los niños, en su mayoría, siempre lucen felices. Todos están dispuestos a la diversión. Si esto no le sucede a su hijo, deténgase e investigue. Algo anda m

Pautas para evitar y controlar la desmotivación infantil
Por:
05 de Mayo de 2011
Comparte este artículo

Los niños, en su mayoría, siempre lucen felices. Todos están dispuestos a la diversión. Si esto no le sucede a su hijo, deténgase e investigue. Algo anda mal.

Difícilmente se ve a un pequeño sin ganas de jugar, pintar o revolcarse en el pasto. Ellos disfrutan de vivir nuevas experiencias, de conocer y hasta de tener que cumplir con algunas tareas establecidas en casa, es la escencia de ser niño.

Es por esto, que si su hijo está desmotivado para cualquier actividad lúdica, escolar, familiar o, simplemente, nueva, usted debe prestar atención suficiente, porque esto podría confundirse con la pereza, cuando lo que realmente hay detrás es un alto grado de desinterés.

María Teresa Posada de Guevara, sicóloga y rectora del Colegio Nuevo Gimnasio la Cúspide, explica que, en niños menores de 8 años, la pereza no es una característica de un niño sano. Esta se ve reflejada cuando el menor pierde la motivación, la curiosidad, los deseos de vivir, la ilusión y las esperanzas.

Según la especialista, se puede hablar de tres grandes causas por las cuales se presenta la pérdida de la motivación: biológicas (desnutrición o enfermedad); sociales (fracaso escolar, dificultades para integrarse al grupo, intimidación escolar), y sicológicas (autoestima baja, temor a equivocarse y sobreprotección).

“Estas causas afectan la capacidad para analizar, razonar y decidir. Su creatividad y curiosidad disminuyen, llevándolos a perder oportunidades. Escogen la alternativa más fácil, la que no requiere de esfuerzo alguno y la de presentar una baja productividad”.

Es por esto que es cada día más común ver a niños que se expresan con frases como: “me da igual hacerlo que no llevarlo a cabo” y “para qué me esfuerzo si no veo los resultados”.

La sicóloga Paula Bernal afirma que detrás de este desinterés del menor puede haber también una mala planeación de las actividades del pequeño, ya que para ellos el juego y el aprendizaje son oportunidades de diversión.

“Los padres debe revisar la edad y la actividad que está proponiendo. Debe ser de interés, que le genere expectativa, diversión, donde él se sienta seguro y con plena capacidad de hacerlo”, añade Bernal.

Aparte de esto, los papás deben verificar que el infante esté durmiendo las suficientes horas, que se alimente adecuadamente con todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo y que, además, no esté ‘sobreagendado’.

 

¿Qué sucede con el niño escolar?La desmotivación en los escolares requiere de más cuidados. Según Milton Ochoa, asesor académico, los maestros son los principales supervisores para detectarla y tratarla a tiempo.

“Esta se da porque los docentes no nos damos cuenta de las capacidades reales de los menores de esta generación. Evaluamos las competencias básicas, como leer y escribir, pero dejamos a un lado las sociales, afectivas y demás”, explica Ochoa.

Por esto, si su hijo es de los que no cumplen con las tareas correspondientes, debe comunicarse con el personal del colegio para conocer cuál es el comportamiento que asume el pequeño en las instalaciones educativas.

“Si solo está sucediendo en casa, es importante que el manejo de los hábitos de allí sea mejorado. Quizá sea la organización y disposición de los horarios, el ambiente y el exceso de presión”,  explica Bernal.

Aparte de esas recomendaciones, usted debe impulsar y recompensar a su hijo con frases positivas, con el fin de reforzar sus capacidades y su ego.

Empiece, entonces, por replantear sus rutinas. Organice un método de enseñanza para sus hijos y, siempre, esté atento a cualquier tristeza o desmotivación que tengan. Podría ser perjudicial si no se trata a tiempo. Si usted no tiene herramientas para hacerlo, busque la asesoría de un especialista.

 

RazonesLa desmotivación no es más que un desinterés y una falta de voluntad que hace que el niño se resista a realizar las actividades normales que se le piden o que se esperan de él.

Según Camilo Jácome, presidente de la Sociedad Colombiana de Psicoanálisis, lo que se debe hacer es una investigación acerca del comportamiento del niño, ya que se puede presumir que la desmotivación se deba a un conflicto interior.

“Es necesario entender que cada caso es específico. Sin embargo, puede estar relacionado con diferentes causas, como sentimientos de inseguridad”, explica Jácome. Otra de las razones por la cual el niño se sienta desmotivado a hacer sus tareas es que él tome esa actitud para defenderse y evitar un sufrimiento mayor.

“Ante situaciones de dolor  en diferentes situaciones de su vida en crecimiento (celos fraternos, sentimientos inconscientes de no ser querido y valorado, exigencias superiores a sus capacidades, etc.), el niño puede manifestar su malestar mostrándose perezoso ante su medio”, concluye Jácome.

 

Evite la desmotivaciónLa especialista María Teresa Posada de Guevara sugiere: • Apoyar y guiar a su hijo en todas las actividades. • Ofrecerle seguridad, entusiasmo, positivismo y refuerzo constante.• Cumplir lo que se le ofrece (castigo-premio). • Enseñarle a ser autónomo, libre, a tomar decisiones, a responsabilizarse de lo que haga o diga. • Si usted ve que el niño evita o aplaza sus tareas correspondientes, indague; podría estar ocurriendo algo de lo que usted no se ha dado cuenta. • Nunca castigue ni sancione físicamente si su hijo no ha hecho  las tareas, pregúntele cuáles son las razones por las que no las hizo e invítelo a que las hagan juntos.

 

Por Mónica Toro

Redactora ABC del bebé  

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet