Síguenos en:

Por qué es importante no darles a los niños todo lo que piden

Por qué es importante no darles a los niños todo lo que piden

Navidad es una fecha en la que los padres se pueden valer para reforzar buenas conductas en sus hijos, como el trabajo en equipo, la importancia de la familia y

Por qué es importante no darles a los niños todo lo que piden
Por:
29 de Diciembre de 2010
Comparte este artículo

Navidad es una fecha en la que los padres se pueden valer para reforzar buenas conductas en sus hijos, como el trabajo en equipo, la importancia de la familia y el valor de los regalos.

Los pequeños suelen hacer pedidos que incluyen juguetes de moda, muchas veces los más costosos. Esta es la oportunidad para que aprendan que no se les puede dar todo lo que piden y los beneficios de la frustración en la crianza.

 

¿Por qué decir ‘no’?Si un niño recibe todo lo que quiere y sus padres se acostumbran a librarlos de responsabilidades y a hacer todo por ellos, están formando un ser intolerante a la frustración. “Si uno le da todo, si le concede, le permite y no le exige nada, el niño va interiorizando una idea: si mis padres, a quienes amo, respeto y desean lo mejor para mí,  me dan esto, los demás deberían permitirme todo también, como los jefes, que no deberían dar órdenes”, explica la sicóloga María Cecilia Betancur.

Pero si hay negativas de vez en cuando, el niño tendrá un sentimiento que se produce cuando sus expectativas no son satisfechas. “Esta sensación es normal, todas las personas experimentan cierta dosis de frustración cotidianamente, incluidos los niños”, aclara la sicóloga de familia María Elena López.

Y esa sensación tiene aspectos positivos en la crianza, porque de acuerdo con esta experta, el experimentarla les ayuda a formar su autonomía, la individualidad y dependencia de los adultos. “Cuando quiere hacer las cosas por él mismo y no lo logra, la molestia que esto le produce lo impulsa a intentarlo de nuevo y así avanzar en su proceso de aprendizaje”, añade la experta.

Para el terapeuta de Construir Familia Felipe Parra, la frustración está ligada a las de sus padres. Por ejemplo, si estos no cuentan con historias significativas o positivas de la Navidad en su infancia, será este aprendizaje el que transmitirán a sus hijos. A pesar de esto, hay pequeños que pueden sacudirse de historias familiares negativas y asumir sus procesos personales de manera independiente. “La resiliencia es la capacidad que tienen algunos para recuperarse de situaciones traumáticas y a largo plazo se convierte en una fortaleza para resolver una situación crítica ante la vida”, dice este experto.

Esa resiliencia se fortalece cuando los padres saben cómo decir ‘no’. Los especialistas coinciden en la idea de justificar cualquier negativa que se les da, no imponerla; así, los niños no harán pataleta y entenderán la situación. “La razón no debe ser: ‘porque soy tu papá y se hace lo que yo diga’ ”, dice María Cecilia Betancur. Los padres deben ser coherentes y explicar las razones con claridad y lógica. No es apropiado que ellos hagan lo que a los niños se les prohíbe. Además, debe hacerse con una voz amorosa, pero con autoridad, para orientar la conducta del pequeño.

Pero, si por el contrario, se le evita cualquier dosis de frustración y se le exime de esfuerzos, se incurre en un gran error en la crianza, pues “perjudica su capacidad para enfrentar los retos normales de la vida”, aclara María Elena López.

De esta manera, ellos comprenden que no están solos en el mundo y que para interactuar sanamente con los otros es necesario, en muchas oportunidades, aplazar sus deseos y necesidades. “Las pataletas que empiezan a presentarse desde los 2 años de edad son muestra de eso. Comprender que  no lo puede tener todo cuando él lo decida es el gran desafío de aprender a tolerar la frustración”, señala la experta.

 

Rituales de NavidadMás allá de que se les entreguen regalos, la idea es que estén acompañados por el peso del afecto en familia. El doctor Parra insiste en la idea de contar historias y darles un valor a los rituales de Navidad, como narrarles a los pequeños cuando ellos armaban el árbol, las comidas especiales que se preparaban y las celebraciones en torno a las fiestas de fin de año.

“Cuando se llega a la terapia familiar, muchas personas que tienen problemas conyugales, laborales, consumo de sustancias en su infancia, no tuvieron rituales, ni acompañamiento de sus padres sobre quiénes eran ellos en la niñez”, dice Parra.

Este experto considera que la infancia ha llegado a un punto de mercantilización en donde se piensa todo de acuerdo con la estimulación o regalos para favorecer su desarrollo. Además, añade, “si se entregan muchos objetos, pero no hay una historia rica y se dan por dar, ocurre algo en la adolescencia llamado “la cárcel afectiva”, y son niños a los que se les dio de todo pero con problemas en sus relaciones afectivas”.

Frente al tema de qué regalar, la sicóloga María Cecilia Betancur asegura haber conocido a padres que solo dan objetos utilitarios como medias, o incluso, el morral para el colegio, lo que ella llama ‘fútiles’. La experta recomienda regalos que ellos disfruten, con los que puedan divertirse como instrumentos o balones.

“Lo fundamental en esta época es soñar e imaginar con ellos. Ahora que hay más tiempo, qué bueno meternos en su mundo, para arreglar la casa diferente, hacer encuentros con la familia y ayudar en la educación en valores”, aconseja Betancur. Esta sicóloga, además, hace un llamado muy importante para estas fechas a los padres separados, pues quienes viven lejos y comparten apenas estas fiestas suelen ser permisivos, debido a que no creen conveniente ser estrictos cuando no los ven el resto del año. De ser así, puede dañarse todo el proceso de formación que hizo el otro padre durante los demás meses del año. Importante respetar las reglas.

 

Un acto de amorAlgunos padres pueden creer que llenar a sus pequeños de deseos cumplidos es una muestra de entrega y dedicación. De acuerdo con la sicóloga María Cecilia Betancur, es la muestra más grande de desamor, porque los niños no tienen una guía, ni son controlados. Los padres son egoístas en este caso, pues solo piensan en ellos, por la comodidad que les produce darles todo y evitar los berrinches. Igual sucede cuando se le quiere ofrecer al niño de todo para compensar lo que ellos no tuvieron en la infancia, pues es una actitud malsana. Nada más importante como el equilibrio en la educación.

 

Regalos valiosos

La sicóloga María Elena López recomienda a los padres cómo enseñarles a sus hijos el valor de los regalos y los objetos en general:•Mostrar a los niños la gran satisfacción que se siente cuando luchamos por lo que queremos. •Ayudarle a reflexionar sobre la importancia de tener metas a largo plazo y no solo lo que desea ya.•Mostrar que las personas se fortalecen cuando son capaces de aplazar la gratificación inmediata. El valor del esfuerzo.• No dar regalos porque sí.•Enseñarles a disfrutar de las cosas pequeñas y sencillas.•Los padres pueden establecer restricciones aunque el niño no esté de acuerdo con ellas.•Hacerle ver que no es tan “grave” que no tenga el último celular, el nuevo videojuego, etc.•Ver a sus padres poniendo en práctica una alta capacidad  para abstenerse de tener las cosas ya, a como dé lugar, o esperar para obtener lo que quieren, es una poderosa manera de enseñar.

 

Por Edna Juliana Rojas H.

Redactora ABC del bebé

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet