Síguenos en:

Reprograme el sueño de su hijo en su regreso al colegio

Reprograme el sueño de su hijo en su regreso al colegio

En estos primeros días de regreso al colegio, por dormir 15 minutos más (que en realidad fueron 60), a veces los niños ni llevan los útiles o las tareas que

Reprograme el sueño de su hijo en su regreso al colegio
Por:
29 de Enero de 2008
Comparte este artículo

En estos primeros días de regreso al colegio, por dormir 15 minutos más (que en realidad fueron 60), a veces los niños ni llevan los útiles o las tareas que les asignan. Este drama cotidiano tiene una explicación: el sueño de su hijo se desprogramó durante las vacaciones.

Todas las mañanas se repite la misma escena: suena el despertador, pero su hijo pide unos minutos más que se convierten en media y, a veces, hasta en una hora.

El alarido de alguno de los dos papás: ‘Se nos hizo tarde para ir al paradero de la ruta’, no se hace esperar.

El niño se levanta. Se baña a toda velocidad y, de pronto, medio desayuna. Incluso ¡se pone el saco del uniforme, las medias y se amarra los zapatos en el bus!

El asunto se debe a lo que los especialistas llaman falta de higiene del sueño. Es decir, “una rutina previa al acostarse, que permite que el menor, por sí mismo, programe la conciliación del sueño, todos los días a la misma hora, para que no sufra al día siguiente cuando deba levantarse para ir a clase”, explica la sicóloga experta en desarrollo y crianza, Cecilia Zuleta.

¿Cómo se corrige?

Para que el niño vaya a la cama de manera autónoma, la guía de los padres es fundamental, pues él sigue los hábitos creados por ellos. Si se acuestan a ver televisión hasta altas horas de la noche, el pequeño hará lo mismo.

“El televisor relaja el cuerpo pero no la mente. El niño que concilia el sueño viendo televisión, no solo se vuelve dependiente a él antes de dormir, sino que también se acuesta activo y sobreestimulado por la luz, los sonidos y las imágenes”, agrega Zuleta.

Depende del hogar

El éxito de la rutina del sueño que siga el menor no solo depende de cuán temprano los padres se la planteen. Sino, de los buenos hábitos que se sigan en el hogar.

“Como el niño come y debe esperar una hora para dormirse, entonces se pone la pijama, lava sus dientes, lee un cuento dentro de la cama, reza (según el caso) o juega con un rompecabezas. Todas son actividades encadenadas, pues una lleva a la otra. Al final de la rutina, seguramente ya ha pasado una hora, el calor de las cobijas lo ha arrullado y se ha relajado. Por eso concilia el sueño en tanto apaga la luz”, asegura la sicóloga.

Desde los 6 meses

Asimismo, es importante tratar de generar hábitos luego de los seis meses de vida del menor. Antes de esta edad, el contacto piel con piel, reconfortarlo, alzarlo en los brazos y satisfacer sus necesidades básicas -como el sueño- no lo va a malcriar. Al contrario, lo dotará de confianza y más adelante exigirá menos atención de los padres.

“Desde los 4 meses de vida, el niño debe comenzar a dormir en un cuarto aparte de sus padres. A esta época el riesgo de que el menor sufra de muerte súbita es casi nulo”, puntualiza la neuropediatra Olga Lucía Casasbuenas Alarcón, coordinadora Nacional de Neuropediatría de Colsánitas.

A la hora de programar el sueño de sus hijos, tenga en cuenta:

Parta por negociar con su hijo la rutina de sueño. Expóngale los beneficios que obtendrá si sigue un orden antes de dormir: descansará, se alistará al día siguiente con más calma, no olvidará sus tareas, se levantará fresco y con energía. No olvide decirle que durante el sueño se afianzan los aprendizajes del día. Dé lugar a excepciones. Aunque de la disciplina depende el éxito de la higiene del sueño, no siempre es bueno ser muy estricto. Seguramente el niño la seguirá al pie de la letra entre semana, si usted le plantea que los viernes y sábados podrá acostarse más tarde. Cena. El pequeño debe terminar de ingerir alimentos y bebidas a las 7 p.m. Ojo, nunca acompañe la cena con bebidas oscuras, esto lo haría más insomne. La pijama y los dientes. De acuerdo con los expertos, el 80 por ciento de los niños hacen estas dos actividades luego de la comida. Vaya al cuarto. El niño puede armar un rompecabezas o leer un cuento, en lugar de ver televisión. Llévelo al baño. De este modo, el menor no tendrá que interrumpir su sueño. Ingreso a la cama. Rezar, conversar o leer. Apague la luz. Acompáñelo un momento, pero no le hable.

Pilar Bolívar CarreñoRedactora ABC del Bebé

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet