Síguenos en:

Saber leer y escribir correctamente favorece el desarrollo personal e intelectual de los niños

Saber leer y escribir correctamente favorece el desarrollo personal e intelectual de los niños

Los procesos de enseñanza de lectoescritura deficientes impiden a los niños desarrollar sus conocimientos, vocabulario y comprensión. Los padres juegan u

Saber leer y escribir correctamente favorece el desarrollo personal e intelectual de los niños
Por:
15 de Junio de 2010
Comparte este artículo

Los procesos de enseñanza de lectoescritura deficientes impiden a los niños desarrollar sus conocimientos, vocabulario y comprensión. Los padres juegan un papel fundamental en este aprendizaje. Aprender a leer puede verse como una necesidad básica, pero comprender los textos y disfrutarlos parece un gusto para pocos. Aunque en primero primaria se enseña a leer y escribir,  existen niños que a las puertas de la secundaria tienen dificultades para hacerlo correctamente. Así lo señala Rosa Julia Guzmán, directora de la maestría en pedagogía de la Universidad de La Sabana y profesora durante 34 años.

Según esta experta, profesores, padres y estudiantes, entienden el proceso de lectoescritura como un aprendizaje para pasar una materia o aprobar un año lectivo: “A través de estudios se ha comparado el cerebro de una persona alfabetizada con alguien que no lo es y se han encontrado diferencias estructurales, lo que significa que alfabetizarse genera conexiones en el cerebro que implican mayor desarrollo humano. El dominio de la lectura y la escritura da acceso a conocimiento acumulado, entendimiento del contexto, la posibilidad de hacer inferencias, tomar posiciones. Se hace un mejor ser humano, ciudadano y le da condiciones fisiológicas para asumir otro aprendizaje”, señala la experta.

Deficiencias en las aulas

La facultad de Educación de la Universidad de La Sabana y el departamento de  Fonoaudiología de La Universidad Nacional realizaron un estudio durante cuatro años a un grupo de niños (500 en la primera fase, 300 en la segunda) durante la primera infancia y se encontró que el 93 por ciento de los estudiantes con problemas de lectoescritura pueden mejorar si se realiza una adecuada intervención en el aula.

Y es precisamente en los salones de clase donde se presentan los obstáculos que les impiden a los niños un buen conocimiento del lenguaje y la escritura. Según Guzmán, ciertos maestros conservan métodos obsoletos con los que se enseña a escribir a través de la repetición de palabras en planas. “Se cree que la escritura es un ejercicio manual y se hace con el cerebro, aunque con la mano se grafica. Las planas solo sirven para tener una buena letra”.

Los niños que no tienen un adecuado aprendizaje en estas áreas reflejan escaso vocabulario, incapacidad de acudir a conceptos abstractos a través del lenguaje. Sin duda, leer y escribir correctamente no es un logro para la materia de español sino una habilidad aprendida para tener óptimo rendimiento en las demás áreas y, en general, en la vida de los pequeños.

 ¿Cómo estimular la lectura?

Desde el vientre. Cuando los padres empiezan a leerles historias desde el embarazo con entonación y diferentes matices de voz. Ya cuando han nacido, se les pueden facilitar materiales como libros, revistas, tarjetas, periódicos para que despierten su curiosidad. Los padres pueden establecer ‘rituales’ para leer, como una hora y un lugar determinado. “Son muy útiles relatos orales de los abuelos para contar la vida en su época juvenil, las navidades, el colegio, porque contribuye a aumentar el repertorio lingüístico y predispone a la lectura y la escritura”, aconseja Rosa Julia Guzmán.

En cuanto a los colegios, esta experta les recomienda que el profesor asignado a primero primaria sea quien cuente con los resultados de enseñanza más exitosos. Los maestros dedicados a esta tarea no pueden confundir le lectura con la codificación, es decir, que el niño sepa que ‘m’ con ‘a’ suena ‘ma’, porque si no hay comprensión, no hay lectura. El aula debe tener todo tipo de materiales para fomentar la curiosidad. Y no se puede reprender al niño cuando su texto tiene errores. “Debe señalárselos, pero no hacérselos repetir en planas como un castigo, porque se pierde la motivación”, puntualiza.

El karma de las tareas

El Montessori British School realizó una investigación con estudiantes de varias instituciones para determinar cuáles son las preocupaciones de los niños, que generan más estrés en el proceso de aprendizaje. De acuerdo con su directora, Claudia Díaz, las tareas son las que ocasionan más conflictos, no solo a los niños, sino a la familia, pues en la mayoría de los casos no corresponden con la edad de los pequeños o sus capacidades y son los adultos los que terminan haciéndolas.

“Las tareas deben ser un refuerzo de lo que se hizo en la clase y que estén al servicio de los niños, pero como son complicadas tienen que hacerlas los papás y los niños van a la clase estresados porque no saben nada, pues no las hicieron”, indica Díaz.

En la observación se determinó además, que el papel de los maestros está desdibujado, pues son los papás los que terminan enseñándoles a los niños de acuerdo con las tareas impuestas y el profesor se limita a calificar. La rectora del Montessori señala, que el papel del docente es enseñar y los padres deben servir como puente y soporte en ese proceso.

Además, el tiempo que dedican los niños a hacer cantidades de tareas, además sobredimensionadas, hace que no puedan dedicárselo a actividades extracurriculares como el juego, la música, los deportes, que desarrollan las demás inteligencias.

Finalmente, Claudia Díaz recomienda a los padres acudir a los colegios cuando consideren que las tareas no están de acuerdo con el desarrollo de los niños, pues es importante que los maestros tengan retroalimentación y se establezca una adecuada autoconstrucción de la enseñanza.

 

Por: Juliana Rojas Hernández

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet