Síguenos en:

Si el niño quiere mandar, tome el control de la situación

Si el niño quiere mandar, tome el control de la situación

Los pequeños que toman la autoridad, se vuelven caprichosos, soberbios, malgeniados, manipuladores y hasta patanes. Los pequeños que toman la autoridad, se v

Si el niño quiere mandar, tome el control de la situación
Por: Pamela Rueda
16 de Enero de 2007
Comparte este artículo

Los pequeños que toman la autoridad, se vuelven caprichosos, soberbios, malgeniados, manipuladores y hasta patanes.

Los pequeños que toman la autoridad, se vuelven caprichosos, soberbios, malgeniados, manipuladores y hasta patanes. Recupere las riendas y no permita que esta situación se convierta en un grave problema.

 

Si su hijo es de esos niños que constantemente llevan la contraria a todo lo que se les dice, que no le gusta compartir sus cosas con nadie, que hace pataleta ante cualquier negativa, que prefiere mandar que obedecer y además en ocasiones tiene comportamientos agresivos, es necesario que se siente hablar seriamente con él y con las personas que intervienen en su proceso educativo.

Según el psiquiatra infantil Álvaro Franco, un menor que actúe de esta manera se está enfrentado a un problema que en psicología se conoce como conducta oposicional desafiante. “Los niños entre un año y medio y tres años frecuentemente se comportan así porque atraviesan por una etapa que se denomina negativismo normal. Es el típico periodo en el que no quieren hacer nada de lo que sus padres les dicen. Pero si pasado este lapso de tiempo este temperamento persiste, es prudente la intervención de un especialista antes de que se convierta en un problema incontrolable.” Afirma el psiquiatra.

Cuando un niño actúa de esta manera, se evidencia que en su hogar nunca fueron establecidas las jerarquías de cada miembro de la familia. Con frecuencia, los padres les dan gusto a sus hijos y complacen todos sus caprichos, esto hace que piensen que son la autoridad porque tienen lo que piden al instante y no conocen negativas. Por esta razón, el primer paso para solucionar este conflicto lo deben dar los padres colocando pautas educativas claras en casa.

El rey del jardín infantil

En este espacio sus reacciones son mucho más notables porque encuentra en sus compañeros a los soldados perfectos para someter a sus caprichos. Son niños egoístas que quieren tener todo lo que los demás tienen en un momento determinado y les gusta agredir a otros mordiéndolos, halándoles el pelo, arañándolos o burlándose de ellos por algún defecto físico o por la pasividad que los caracteriza.

En la mayoría de ocasiones, es en este ámbito donde los padres conocen que su hijo tiene problemas de conducta y es allí donde se debe entablar una relación mucho más cercana con la profesora. Ella juega un papel fundamental a la hora de corregir los malos hábitos que está adquiriendo el niño.

Es importante que tanto en casa, como en el colegio se haga énfasis en que aunque no todos somos iguales, merecemos el mismo respeto. Los pequeños con lentes, problemas de amaneramiento o marimachismo, dificultades mentales o físicas son, por lo general, los más maltratados por esta clase de niños que sienten placer al oprimir a los demás.

Tome el control de la situación

Tal vez, en este momento, se siente culpable del actuar de su hijo. Y no está equivocado. Usted es la única persona que puede hacerlo recapacitar para que cambie de actitud antes de que sea demasiado tarde.

  • No obedezca las órdenes de su hijo, a menos que pida el favor antes de solicitar algo. Si hace pataleta ignórelo hasta que se canse.
  • Hágalo sentir grande y responsable de lo que hace. Por ejemplo, permita que se ponga los zapatos, se amarre los cordones, se peine y otras acciones de este tipo. Aunque lo haga mal al principio, esto le dará independencia y autosuficiencia.
  • Explíquele que él al igual que todos los miembros de la familia tiene su propio espacio y que éste debe ser respetado por los demás. No permita que duerma con usted o con los hermanos salvo que tengan que compartir la habitación.
  • Mejore la autoestima del pequeño reprendiéndolo con lo que se conoce como el premio y el castigo. Como no se trata de un negocio, no pueden haber obsequios materiales. Una táctica recomendada por especialistas es el reconocimiento de sus logros con halagos y expresiones emotivas. Pintar una carita feliz en su muñeca es una buena alternativa. Si por el contrario hizo algo incorrecto, hágaselo saber y sea indiferente con el pequeño por un lapso de tiempo entre una y dos horas, periodo prudente para que pueda reflexionar.
  • No acepte los retos que ellos le impongan. Debe entender que el que tiene la autoridad es usted y que no hay posibilidad de negociar eso de ninguna manera.
  • Nunca utilice el maltrato físico para hacerlo entender nada. Recuerde que la violencia genera más violencia.

Tenga en cuenta que…

El niño se comporte igual en su casa, en el jardín y en todos los lugares que frecuentemente visite. Franco aconseja que antes de juzgar al menor por su comportamiento, es necesario descartar que el problema no se esté generando en uno de lo ámbitos que hacen parte de su vida. “En algunas consultas hemos notado con sorpresa que el pequeño está imitando la forma de actuar de un adulto o que, en el peor de los caos, está siendo víctima de maltrato por familiares, docentes o incluso amigos”.

Si se comporta de la misma manera en todas partes, es posible que quiera llamar la atención a como de lugar. A esta edad, el niño empieza a adquirir su identidad y quiere ser el centro de atracción sin tener conciencia de las cosas buenas o malas que hace.

 

 

 

 

Comparte este artículo

1 Comentarios

imagen

Comentarios (1)

1
evelynrosa
Hace 4 años
Lo importante es que los padres entiendan que tener hijos es una gran responsabilidad. No se trata de darles gusto en cualquier cosa para calmarlos. Se trata de darles una buena educación y enseñarles un buen comportamiento hacia los demás. De esta forma tendremos niños que realizan buenas acciones, con buenas intenciones. http://bit.ly/zPQM96
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet