Síguenos en:

Su hijo, el 'Pinocho' de la casa

Su hijo, el 'Pinocho' de la casa

Los niños mienten tanto como respiran. Lo hacen con naturalidad e inocencia. Los padres son los orientadores y responsables de evitar hijos mitómanos. ?Me ll

Su hijo, el 'Pinocho' de la casa
Por:
23 de Enero de 2007
Comparte este artículo

Los niños mienten tanto como respiran. Lo hacen con naturalidad e inocencia. Los padres son los orientadores y responsables de evitar hijos mitómanos.

“Me llamo Federico Restrepo*. Tengo 12 años. Vivo en uno de los mejores barrios de Bogotá. Con mis papás estuve de vacaciones en París, Londres y Madrid. Lo que más disfruté de ese viaje fue que cené con James Bond, mi personaje favorito y uno de los mejores amigos de mi papá. Por cierto, debo irme porque quedé de chatear con él”.

Este es el relato fantasioso que Federico utiliza, o mejor, memorizó para presentarse ante sus conocidos. El motivo: ocultar su procedencia y engañar para ser aceptado por quienes considera sus amigos.

La enfermedad es evidente: mitomanía. Esto no es nuevo en su vida. Es producto de un mal manejo de las mentiras, porque desde pequeño las utilizaba para defenderse de los regaños de sus padres, de las presiones por su desempeño y de la insistencia para que fuera destacado ante los demás niños.

Ojo. Esto podría pasarle a su hijo, si no lo orienta a tiempo. Lo primero que debe saber es que los niños empiezan a inventar desde los 3 años de edad, momento en el que es importante que usted se calme y le explique por qué no es conveniente mentir.

Esta condición, hasta los 6 años, es completamente normal, porque ellos no separan la fantasía de la realidad. Después de esta edad, los menores son conscientes de que mienten, tanto que tienen un objetivo definido: engañar o manipular.

Educando a ‘Pinocho’

El siquiatra infantil Álvaro Franco explica las tres clases de mentiras que existen. . Defina en qué categoría puede estar su hijo y cuál es el tratamiento a seguir.

Ligadas a la fantasía:suelen decir: “Yo no me comí el dulce, fue el angelito que bajó del cielo”. Este género no tiene ningún problema; por el contrario, se deben estimular. La mejor forma de hacerlo es leyéndoles cuentos y, más adelante, inscribiéndolos en un taller de escritura.

Compensatorias:“Mi papá me recogió ayer en su carro”, aún sabiendo que su padre no tiene automóvil. Se trata de la típica actitud de un menor que está equilibrando sus carencias con falacias. Sufre problemas emocionales y se siente excluido de la sociedad, en especial de sus amigos. Utiliza las mentiras para proyectar mejor su imagen.

Problemáticas : “No me dejaron tareas”Mienten para evitar un castigo. Además, involucran a terceros en su mentiras. “Yo no rompí el vaso, fue él”.

Es por esto que los padres deben ser los mejores observadores de sus hijos. Esas características de mentiras reflejan la inseguridad del menor, baja autoestima, depresión, ansiedad y agresivos del estado de ánimo.

En este momento sus pautas educativas deben verificarse, porque el niño puede estar mintiendo para evitar ser regañado. Christian Muñoz, siquiatra infantil, sugiere el diálogo y el buen ejemplo como armas de educación.

“Se debe dialogar con ellos, analizar la razón de la mentira, hablarles sobre la importancia de los valores, corregir la conducta y no condicionarlos, porque el castigo muchas veces los obliga a seguir mintiendo”.

Otra recomendación de Muñoz es que los padres no presionen a sus hijos y que no sean tan estrictos.

“Es inecesario recalcar en los menores la importancia de ser un buen estudiante, hijo y ser humano, pero no se debe presionar con castigos ni agresiones físicas, porque el pequeño seguirá incurriendo en el engaño, con el fin de salvarse y protegerse”.

Lo mejor que puede hacer es explicarle que usted es un padre y un amigo incondicional y que no es necesario recurrir a la imaginación para salir de conflictos.

El mitómano

Es el que, a pesar de la confrontación, persiste en la mentira. Existen videos y fotos, y él se niega a aceptarlo. Asume conductas desafiantes y de agresividad verbal y física. Presenta inconvenientes en su desempeño social, familiar y escolar. Utiliza la mentira para favorecerse y no le causa ningún tipo de remordimiento. Hay niños que mienten porque no han tenido el respaldo de los padres. Cuando a esta condición se suma el exceso de autoridad, la mentira se puede condicionar y hacer que persista hasta la vida adulta.La mitomanía trae consecuencias como robo, transgresión de las normas y trastornos de la conducta social.

Mónica Toro

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet