Síguenos en:

Un niño hiperactivo es un motor en movimiento

Un niño hiperactivo es un motor en movimiento

Los niños inquietos y con trastornos de atención pueden controlar su condición con tratamientos médicos y educación especializada. Felipe está recostado c

Un niño hiperactivo es un motor en movimiento
Por:
31 de Agosto de 2006
Comparte este artículo

Los niños inquietos y con trastornos de atención pueden controlar su condición con tratamientos médicos y educación especializada.

Felipe está recostado contra una columna con las manos dentro de los bolsillos de su pantalón. Solo observa a los niños que a su alrededor juegan con la confianza que les da el verse diariamente. Corren de un lado al otro, se tiran de la camisa, se botan al suelo, se ríen, pero él sigue inmóvil. 

Es su tercer día en el colegio. Del anterior lo expulsaron por intentar encender una fogata. Era el niño problema, al que nadie podía, ni quería controlar. Al preguntarle a Felipe por sus profesores, responde con la seriedad de un adulto: “No sé cómo explicarle, eran… ¿fastidiosos?”.

Una condición diferente

El diagnóstico de Felipe es Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), “una condición neurobiológica heredada”, explica la sicóloga especialista en el trastorno María Teresa Posada.

“Es una alteración de comportamiento, y se caracteriza por tres síntomas: inatención, impulsividad e hiperactividad. Tiene su origen en una inmadurez cerebral”, dice Martha Lucía Miranda, neurosicóloga y neurosicopedagoga.

En términos más sencillos, son niños que no tienen control sobre algunas de sus acciones. Las especialistas dirían que no poseen “freno inhibitorio”. Por ejemplo, se queman al poner los dedos en una llama encendida, pero, a pesar del dolor, lo hacen dos o tres veces más.

Un colegio especializado

Las múltiples características del trastorno generan padres desesperados que pierden el control sobre sus hijos. Según Posada, este sentimiento los lleva a decirles frases como: “tú eres el malo”, “contigo siempre es la pesadilla”, “esto es lo peor que me pasó”, “yo qué hice para merecer esto, qué pecado cometí”.

Esa carga de información les genera autoestima baja y terminan por asumir conductas inadecuadas que refuerzan esa idea negativa que se tiene sobre ellos y terminan como Felipe, expulsados de sus colegios.

María Teresa Posada es rectora del Gimnasio La Cúspide, con 80 estudiantes, organizados en cursos pequeños. La mayoría sufre el trastorno. Allí, el método de enseñanza no es el de clases magistrales, porque los canales de aprendizaje van más allá del auditivo. Por eso, emplean el visual y el kinésico, es decir, el de contacto. “Ellos exploran, son los amigos de la tecnología, todo lo aprenden muy rápido porque lo están tocando”, dice Posada.

En clase les respetan su deseo de levantarse y salir del salón, pero con un tiempo determinado para regresar, porque los docentes saben que son pequeños a los que no les es sencillo prestar atención, mientras permanecen inmóviles en un mismo lugar. Los niños, según María Teresa, cambian su comportamiento cuando reciben el tratamiento adecuado.

Certeza en el diagnóstico

Algunos niños presentan uno o más de los síntomas del trastorno, sin sufrirlo. Los especialistas aseguran que pueden ser causados por cambios que enfrenta el pequeño, como la llegada de un hermano o un nuevo colegio.

Uno de los primeros factores de diagnóstico que se tienen en cuenta, al momento de realizar un diagnóstico definitivo,  es que los síntomas se presenten por más de seis meses de forma interrumpida    y en todos los espacios de convivencia del menor. Es decir, en el colegio, en la casa,  con sus amigos o con sus padres. El análisis lo hace un grupo interdisciplinario de especialistas en el que pueden incluirse neurólogo, siquiatra,  sicólogo y pedagogo, a través de una observación constante de la conducta del niño.

Aunque no existen causas claras por las que aparece el trastorno, muchos estudios lo han asociado a herencia, problemas en el crecimiento intrauterino, consumo de alcohol  y cigarrillo durante el embarazo.

Cuando al niño se le diagnostica la enfermedad, los especialistas direccionan un tratamiento, que llevado con rigor, comprensión y tolerancia, les permite vivir en un ambiente sin contratiempos.

Por el contrario, si no es tratado oportunamente, el trastorno puede perdurar hasta la adultez y generar, por ejemplo, conflictos laborales, familiares  y de pareja, ya que les cuesta acatar órdenes,  y no aceptan perder, entre otras consecuencias.

Características del trastorno

Algunos de los síntomas más comunes que se presentan son:

Imposibilidad para prestar atención a una situación. Tienen actividad motora exacerbada, verbal y física. Tienen problemas para irse a dormir y para despertarse. No comen o se obsesionan por un mismo alimento. Son físicamente sensibles: al tocarlos se sienten maltratados. Sufren de baja tolerancia a la frustración, no pueden perder. Siempre quieren llamar de cualquier manera la atención. No soportan los zapatos, prefieren estar descalzos. No guardan la información, olvidan con rapidez. Se tropiezan con facilidad. Pierden sus objetos personales y no se acuerdan en donde los dejan.

Por Juliana RojasRedactora ABC del bebé.

Gimnasio La Cúspide: 2747758 María Teresa Vergara

INEA: Instituto de Neurociencia Aplicada Déficit de Atención e Hiperactividad

Martha Lucía Miranda: 6007852 - Bogotá

Comparte este artículo
Tags de artículo

2 Comentarios

imagen

Comentarios (2)

2
kilogram
Hace 3 años
especialistas aseguran que pueden ser causados por cambios que enfrenta el pequeño, como la llegada de un hermano o un nuevo colegio. shock collars for dogs humane
1
kilogram
Hace 3 años
Tiene su origen en una inmadurez cerebral”, dice Martha Lucía Miranda, neurosicóloga y neurosicopedagoga. great web site home pages
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet