Síguenos en:

¿De dónde vienen las pesadillas de los niños?

¿De dónde vienen las pesadillas de los niños?

Tras un mal sueño, el niño debe ser atendido y acompañado por los padres.

¿De dónde vienen las pesadillas de los niños?
Por: Andrea Forero Aguirre
22 de Abril de 2013
Comparte este artículo

Los dulces sueños que todo padre y madre desean para su hijo pueden ser interrumpidos en algún momento por episodios de llanto o gritos nocturnos del niño. Sin embargo, decir que este tiene pesadillas o temores nocturnos es algo que solo se puede hacer, más o menos, a los 3 años y con múltiples variables.

La psicóloga experta en infancia Claudia Jiménez Chacón prefiere referirse a temores nocturnos, y considera que hay tres causas fundamentales.

La menos común, que se trate de un trastorno del sueño que incluya situaciones fisiológicas y cerebrales. Otra, que el niño se dio cuenta de que podía tener toda la atención de sus padres e, incluso, pasarse de cama. La más frecuente, el infante entra en una etapa donde empieza a ser consciente de las cosas que asustan en el contexto externo y esto genera un impacto que se manifiesta en la noche.

Sin embargo, todos los niños eventualmente pueden tener una pesadilla y, cuando ocurre de forma esporádica, no debe ser motivo de preocupación, ni de alarma para los padres. En casos más complejos puede haber una situación familiar tensa, como ver llorar a sus padres, maltrato físico o abuso sexual, y ausencia de alguno de los cuidadores, no necesariamente un divorcio, sino incluso un viaje. “Para los niños, escuchar ruidos y ver sombras confusas en la oscuridad puede ser motivo suficiente para pasar una mala noche".

“Si, además, han oído hablar algo de fantasmas o vieron una imagen en televisión que los asustó, pueden quedar nerviosos. Los infantes tienen una conducta muy perceptual, son ingenuos y la poca información que poseen los lleva a hacer interpretaciones equivocadas”, asegura la psicóloga, miembro de la Asociación Afecto.

El consejo de Jiménez a los padres es hacer caso a recomendaciones como las que ofrecen los programas de televisión (solo apta para mayores), porque, aunque el cuidador esté presente, el niño se va a llenar de información inadecuada y dará por hecho que a él y a su familia les va a ocurrir lo mismo que vio en una actuación o noticia, hasta el punto de crear una alteración emocional. “En nuestros medios tenemos mucha información no filtrada para los niños que, con toda seguridad, está generando trastornos de sueño, porque en etapa preescolar todavía hay un pensamiento concreto y ellos creen todo lo que ven al pie de la letra”, explica la especialista.

La psicoterapeuta Nhora De la Espriella añade que los niños frecuentemente guardan en su memoria temores que han experimentado durante el día, los cuales transforman en pesadillas cuando duermen. “Es importante tener en cuenta que el ambiente familiar y social que se le propicie al niño es de suma importancia para evitar este tipo de crisis de sueño; por ejemplo, evitar peleas y discusiones de los padres frente a él”, dice.

Qué hacer

La doctora Claudia Jiménez advierte que en todos los niños no aplica una regla general, e invita a los padres a que ante un temor nocturno del niño toquen su pecho para detectar cómo está el ritmo de su corazón.

Si evidentemente hay susto, el niño debe ser consolado, con palabras y abrazos, y esperar a que se tranquilice y se duerma, pero no llevárselo a la cama de los padres tan pronto como este llame.

Además, el sueño así como el horario de alimentación son situaciones a las que las personas se adaptan fácilmente y si el niño se despertó unas cuantas noches, pudo haber cambiado su rutina.

En caso de que la situación se salga de las manos, por ejemplo que los despertares angustiosos sean tres veces a la semana, es mejor visitar a un psicólogo para que evalúe cuál es el origen del problema.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet