Síguenos en:

Forzar al niño para ser más inteligente causa desmotivación y angustia

Forzar al niño para ser más inteligente causa desmotivación y angustia

Los padres deben fomentar tiempo libre para que los niños jueguen.

Forzar al niño para ser más inteligente causa desmotivación y angustia
Por: Tatiana Quinchanegua
09 de Agosto de 2012
Comparte este artículo

Muchos padres convierten el deseo de que sus hijos sean exitosos en una presión que no los hace más inteligentes y sí les causa graves problemas. Según el doctor Roberto Chaskel, especialista en psiquiatría infantil y del adolescente, de la Fundación Santa Fe de Bogotá, no está bien que los padres fuercen tanto a sus hijos, pues lo único que logran, es “generarles un enredo emocional que conlleva a sentir ansiedad, no valorarse y bloquearse en el aula escolar”.
Lo mismo opina la doctora Catherine Bayer, master en psicología clínica y de la salud infantojuvenil de la Universidad de Barcelona, quien afirma que la excesiva presión también podría desencadenar traumas sicológicos como depresión, baja autoestima e, incluso, generar ideas relacionadas al suicidio al sentirse incapaces de dar la talla a lo que esperan sus padres.
El síntoma principal de una presión excesiva es que los niños se desmotivan con sus quehaceres diarios, no quieren retornar al colegio y todo les parece complicado, esto genera angustia y desesperación. Sus hábitos de alimentación, sueño y juego cambian, así como la relación con sus pares (compañeros de clase) y hermanos.
En el hogar es diciente que un niño que siempre ha sido muy juguetón, deje de jugar, o muy hablador y deje de hablar; esas son señales de alerta que la mamá debería tener presente. También pueden presentarse rabietas, irritabilidad e hiperactividad.
Los niños requieren ser estimulados con actividades basadas en el juego como leer, armar, crear y correr. Pero para ser más inteligentes “no necesitan sobreestimulación”, asegura Paula Bernal, psicóloga infantil.
 “Un niño no va a ser más inteligente si está ‘sobreagendado’. Por el contrario, puede tener efectos nocivos como abrumarse y frenarse en el desarrollo de habilidades afectivas y sociales. El niño necesita respirar y requiere tiempo para jugar, pues le permite tener más creatividad, mejorar la memoria, también afianzar el vínculo padre e hijo”, afirma Paula Bernal, sicóloga infantil.
El doctor Chaskel dice que “uno de los problemas de la educación colombiana es que a los niños no se les deja mucho espacio para la parte creativa, el juego ni el deporte. Lo que hacen los padres en meter a sus hijos en clases de intereses transitorios, como la pintura, el ajedrez y la música, que sacan el mejor provecho del niño por ser uno de los puntos energéticos altos del día y dejan las tareas para el final. Luego empieza la confrontación con el rendimiento escolar”.
Lo más recomendable en estos casos es que los padres cuiden que su hijo tenga tiempo libre para jugar y hacer deporte, disfrute de otras áreas de la vida, distintas a la obtención de conocimiento.
Mi hijo = mis sueños
La mayoría de los padres esperan que sus hijos sean lo que ellos soñaron ser. Algunos lo manifiestan a través de la excesiva exigencia y otros, por medio de la violencia, que lo único que logra es traumatizar y perder elementos motivadores para aprender y funcionar socialmente.
“Lo padres no deberían concentrar sus esfuerzos en formar niños más inteligentes, sino en brindarles una formación más humana, donde sean capaces de enfrentarse, adaptarse y desempeñarse ante nuevas situaciones”, dice la doctora Bayer.
Para Carolina Molina, psicóloga especialista en sicología clínica y desarrollo infantil, para que un niño sea más inteligente, debería crecer en un ambiente sano, amoroso, con profesionales que lo estimulen acorde a su edad, en un espacio donde pueda jugar y contar siempre con el apoyo de la familia. Los niños necesitan una rutina de aprendizaje, pero también necesitan tiempo libre.

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet