Síguenos en:

Llegó la edad de rayar paredes

Llegó la edad de rayar paredes

Esta es una etapa muy importante que requiere acompañamiento, observación y estimulación.

Llegó la edad de rayar paredes
Por: María del Mar Quintana C.
08 de Junio de 2016
Comparte este artículo

“En los primeros trazos, los niños comienzan a observar que sus acciones dejan una huella en el mundo. Poco a poco, podemos pedirles que nos cuenten de qué trata su creación y descubrimiento”, asegura Ana María Pineda Escobar, maestra en Bellas Artes y especialista en Educación Artística.

¿Cómo se llama lo que acabas de hacer? y ¿cuéntame dónde puedo encontrar esto que dibujaste? son algunas de las interrogantes que permiten al niño ampliar su lenguaje y, al mismo tiempo, expresarse de manera simbólica con libertad.

En este periodo, también es importante que tu hijo pueda explorar con diferentes elementos. “Se debe conocer qué escritura no solamente es la que se realiza con un lápiz, crayola esfero o color; también es usar otros elementos o texturas que le permitan plasmar o representar con el movimiento de sus manos garabatos o dibujos”, señala Mery Luz Bernal, psicóloga infantil.

La experta agrega que en esta edad se considera que los niños son ‘esponjitas’ que absorben toda la información del ambiente, al igual que imitan todo lo que el adulto realiza. Es así como entre las muchas habilidades que están ganando aparece el interés por el uso de herramientas de escritura como crayolas o esferos.

“El uso de témperas, mermelada, harina, por ejemplo, permitirá que la exploración y las actividades de garabateo y trazos sean más interesantes, al igual que favorecen el movimiento y fuerza en las manos. De igual manera, estas actividades deben tener variedad de colores para que el niño pueda conocer, asociar y explorar el proceso de garabateo”, agrega.

El desarrollo de garabateo debe ir acompañado de otras habilidades motoras finas o de coordinación manual como romper papel, desenvolver, arrugar y amasar, entre otras, permitiendo así el adecuado desarrollo práxico manual.

Acompáñalos con amor y sinceridad

Como padre, es importante que acompañes las actividades de tu hijo permanentemente. “Te agachas y lo miras a los ojos mientras le hablas, contemplas lo que está haciendo y te interesas por saber a qué está jugando, pues el niño, al jugar, está viviendo”, afirma la especialista en educación artística.

Según la especialista en educación artística, los adultos creemos estar alejados de los escenarios simbólicos de los niños y creemos perdida la capacidad de entender este lenguaje, tendiendo a especular que se trata solamente de la imaginación de los niños.

“Es tan necesario que los adultos se permitan contemplar la vida desde escenarios simbólicos para establecer diálogos más significativos con los niños y permitir que su desarrollo sea más adecuado. También, que los adultos entiendan que el lenguaje simbólico es esencial para la construcción de estructuras a nivel psíquico al interior del niño”, añade.

Para que esa entrada al mundo de la expresión simbólica se logre en los padres, una de las herramientas que propone Pineda es, precisamente, la expresión artística. (Puedes leer: Las principales destrezas de los niños a los 3 años)

Arte y música, unión que lo fortalece

“La música es un apoyo interesante en esta edad, pues los niños disfrutan mucho del canto y de imitar canciones que aprenden. Influye en sus conductas y activa funciones en el cerebro. Involucrar la música lo ayudará a tener mayor imaginación y a expresar con mayor facilidad sentimientos, al igual que establecer asociaciones y representaciones por medio de trazos, garabatos y colores”, afirma Mery Luz Bernal, psicóloga infantil.

Con tu niño puedes trabajar la música para explorar la sensibilidad a través de la inclusión de actividades en las cuales se maneje el ritmo, para comprender las causas y los efectos. Puedes poner una pieza de música lenta y decirle a tu hijo que intenten pintar con sus manos al ritmo de la canción.

“Pon una pieza de música y con tus manos muéstrale al niño cómo estas se mueven siguiendo el ritmo. Tu hijo comenzará a imitarlo, y en pocos minutos estarán pintando una composición invisible. Estos trazos pueden ser garabatos, líneas rectas o curvas, puntos que se agrandan o se achican”, afirma. (Lee: Los niños de 2 a 4 años)

Ideas

Se puedan realizar actividades en plano horizontal (pared), pues favorecen el movimiento y la fuerza en brazos. El uso de varias herramientas y materiales es ideal para el proceso manipulativo, al igual que para la coordinación de los movimientos de la mano. El garabateo libre, los movimientos circulares, la imitación de trazos simples como círculos y líneas, ayudarán a que el proceso de escritura se dé adecuadamente.

No lo regañes

Esta es la edad de rayar paredes, por eso evita, ante todo, llamar de manera fuerte la atención del niño si ocurre un accidente, pues sabes que esto puede pasar. Puedes utilizar estas oportunidades como momentos de aprendizaje también.

Para Isabel Guerrero, especialista en psicología comportamental cognoscitiva, “los menores están en una etapa de exploración constante en la que buscan darles sentido a las cosas que ven y, en el caso de las paredes, encuentran un espacio ideal para ello; allí su aliado son el lápiz, los colores o el marcador”.

Los niños necesitan su espacio

Es muy importante que cuando demos espacio al niño para “untarse de arte” lo haga de la manera más libre posible, sin las restricciones de “así no es” o el “¿por qué te ensuciaste?”.

“Para enseñarle al niño el manejo del espacio y el cuidado de los materiales es aconsejable que todas estas actitudes sean simuladas por el adulto en primera medida. ¿Dónde pongo mi pincel para no untar el piso?, ¿dónde dejó el tarro con agua para evitar que se riegue? Es mejor ponerme un delantal o algo de ropa que pueda untar, sin temor a estropearla”, agrega Pineda.

Al dar a los niños estas primeras instrucciones básicas, podrán sentirse libres y al mismo tiempo aprenderán a ser organizados en estos espacios de expresión; además, cuidarán de sus trabajos y materiales.

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet