Síguenos en:

Comida procesada: controle a sus hijos

Comida procesada: controle a sus hijos

Tomada de Thinkstock

Comida procesada: controle a sus hijos
Por: Karen Johana Sánchez
08 de Abril de 2014
Comparte este artículo

Especialistas internacionales se reunieron para debatir los efectos de los productos altamente manipulados por la industria.

Los alimentos ultraprocesados no van a desaparecer, o al menos no pronto. Y la idea no es prohibirlos, pero sí controlarlos.

Esta fue una de las principales reflexiones de expositores internacionales que participaron en el seminario 'El papel de los productos ultraprocesados en la obesidad', organizado por Fundación Colombina de Obesidad, con el apoyo de universidades de Colombia y Brasil.

Por eso, los padres deben ser los primeros promotores de la buena alimentación y la fuente de control de estos productos, ya que cuentan con un proceso exagerado de manipulación en la industria y altos niveles de azúcar, sal, grasas, harinas, colorantes y elementos artificiales. Salen listos para consumir y reemplazan a los convencionales.

"Este reemplazo de alimentos es el principal determinante de la pandemia de obesidad en todo el mundo, y está asociado a otras enfermedades y a la malnutrición. Además, generan una gran cantidad de basura y gasto de agua para su transformación. A nivel familiar, contribuyen a la desintegración social y familiar porque ya vienen listos para comer y no se consumen en ambientes sociales", explica el doctor Carlos Augusto Monteiro, del departamento de nutrición de la Universidad de São Paulo.

Desde el hogar

Los padres bien informados, manifiesta Monteiro, deben garantizar que la alimentación de sus hijos sea saludable. Que los niños no sean tan bombardeados con propagandas engañosas: "No hay solución mágica; se requiere tiempo, pero se puede lograr. Los hábitos saludables pueden ser los más difíciles; tienen que ser los más fáciles".

Los adultos, además, deben entender que los niños naturalmente pueden preferir frutas y verduras frescas. "Ellos no nacen queriendo, por ejemplo, comer papas fritas. Hay papás que, desde que el niño tiene seis meses, le empieza a dar golosinas; eso está mal porque hasta ahora está desarrollando su paladar y debe tener un gusto mayor por la comida natural", dice Diana Parra, investigadora colombiana del departamento de nutrición de la Universidad de São Paulo y magíster en Salud Pública.

Esto va apoyado con una educación positiva. Enseñarles a los niños qué es comer, sentarse juntos a una mesa, cuáles son las propiedades de los alimentos, presentar productos con sabores y colores agradables, cocinar con ellos. "Lo importante es el medio y el ambiente familiar que favorezcan el amor por los alimentos, la preparación y la dedicación al cocinar. Los niños van a aprender con sus padres", aconseja el doctor Jean-Claude Moubarac, posdoctorado en Salud Pública y Nutrición, profesor de la Universidad de Montreal.

A parte, se recomienda disminuir las tentaciones. Limitar las horas de televisión, pues en la franja infantil "el 90 por ciento de los comerciales es de estos productos", dice la experta. Llevarlos a mercados donde vendan alimentos sanos, evitar la premiación con dulces y golosinas, y exigir una alimentación saludable en los colegios y jardines.

Para el doctor Monteiro, además de lo anterior, es importante implementar políticas públicas que controlen el mercadeo de estos productos, informar a la gente sobre lo que es saludable y lo que no, e insistir en el consumo de alimentos tradicionales, así no parezcan modernos, pues son los más benéficos en los aspectos nutricional, cultural y familiar.

¿Cómo estamos?

Según datos recopilados por la doctora Diana Parra, "más o menos el 30 por ciento de los hogares colombianos compran productos ultraprocesados en la canasta familiar".

La Encuesta Nacional de Situación Nutricional en Colombia 2010 señala que el 15,2 por ciento de los colombianos entre 5 y 64 años consume diariamente alimentos de paquete; un 22,1 por ciento, gaseosas o refrescos, y un 36,6 por ciento, golosinas o dulces. Y solo el 22 por ciento consume frutas enteras cada día, según el Perfil Nacional de Consumo de Frutas y Verduras, publicado por el Ministerio de Salud y Protección Social.

"Colombia, como Brasil, está en una situación privilegiada porque el consumo de estos productos es del 20 al 30 por ciento del total de la alimentación. Pero aunque es baja, es más alta desde hace 10 o 20 años y está aumentando", afirma Monteiro.

Por eso, "se requieren programas y políticas de salud pública para promover estas tradiciones culinarias, y proteger a los colombianos de la penetración de los productos ultraprocesados en el país", sostiene la doctora.

 

 

 

 

Comparte este artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet