Síguenos en:

Importancia de que los niños estén hidratados

Importancia de que los niños estén hidratados

El agua se convierte en un líquido primordial para la salud de los niños.

Importancia de que los niños estén hidratados
Por: Edna Juliana Rojas H.
03 de Agosto de 2007
Comparte este artículo

Los niños deben tomar mínimo entre cinco y siete vasos de líquido diario para mantenerse hidratados, mejorar su concentración y evitar consecuencias en caso de diarrea. Pautas.

Jugos, malteadas, agua, leche, yogur… todo es válido para mantenerse hidratado. Pero son los niños los que deben ingerir bebidas con más frecuencia que una persona mayor, debido a que su peso corporal es menor que el de un adulto y pueden perder líquido con facilidad.

Además, porque la diarrea es una de las enfermedades más frecuentes de los chiquitos, que los hace deshidratarse a través del vómito y las deposiciones. Existen niveles de deshidratación (desde leve hasta severa) que pueden aliviarse con medidas sencillas, pero que si no se tratan alterarían todo el organismo e incluso producirían la muerte.

Aunque todos los líquidos son adecuados para hidratarse, existen bebidas que se debe evitar consumir con frecuencia como las gaseosas, por su alto contenido de azúcar, que puede llevar a la obesidad.

Maxime Buyckx, director del Centro de Nutrición y Ciencias de la Salud del Instituto de Bebidas para la Salud y el Bienestar, quien estuvo de visita en Colombia, explica que la educación que les brinden los padres a sus hijos es esencial para ayudarles a alternar y escoger las bebidas indicadas. Es ideal elegir bebidas naturales como jugos y agua. Sin embargo, se ha demostrado que los niños consumen 50 por ciento más líquido cuando estos tienen sabor. Por eso se les pueden ofrecer leches saborizadas, por ejemplo.

¿Qué y cuánto?

Ángela Camacho, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría, aconseja que los niños coman al día cinco veces en pequeñas porciones. Una de estas ingestas debe estar acompañada por líquidos o alimentos semilíquidos, como las papillas. Pero cuando realizan mucha actividad física es necesario suministrarles bebidas con mayor frecuencia; de igual forma antes, durante y después del ejercicio. De esta manera el cuerpo responde a las exigencias de la actividad y repone lo que se pierde con esta.

Los pequeños deben consumir aproximadamente cinco vasos al día si tienen entre 1 y 3 años; si están entre los 4 y los 8 años, deben aumentar la ingesta a siete u ocho vasos, recomiendan expertos del Instituto de Bebidas para la Salud y el Bienestar de EE. UU. Aquí también cuentan las sopas, la leche e, incluso, frutas, verduras y cereales, que tienen en promedio 65 por ciento de agua como contenido, señala Buyckx. Cuando faltan los líquidos, puede presentarse cansancio y fatiga; pero en los niños las consecuencias pueden ser mucho más graves, como la deshidratación, que puede requerir hospitalización.

Pasando a seco

Generalmente, la diarrea y el vómito son las principales causas por las que los bebés pierden líquido. Para evitar que pase a un grado mayor, cada vez que el niño haga una deposición o devolución, debe ofrecérsele una bebida; si se trata de un niño menor de seis meses, solo necesita leche materna.

Un estudio realizado por el grupo de investigación Grastrohnup (Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica) de la Universidad del Valle y la Universidad Libre, en el Hospital Infantil Club Noel de Cali, reveló que las madres no suelen manejar con eficacia la alimentación durante la manifestación de la diarrea.

Carlos Alberto Velasco, director de la investigación, miembro de la Sociedad Colombiana de Pediatría y presidente de la Sociedad Latinoamericana de Gastroenterología Pediátrica, asegura que el principal error de las madres es quitarles la leche materna: “Es una creencia en la que piensan que diarrea es igual a leche”. La pediatra Ángela Camacho asegura que la lactancia materna es un factor protector que favorece la recuperación de los pequeños.

“Se recomienda fraccionar la dieta; si un niño recibe 20 minutos de cada seno, le damos solo 10; menos cantidad, pero aumentando la frecuencia”. También existe la creencia popular de que los bebés necesitan agua para estar bien hidratados. Los expertos sugieren que antes de los seis meses el único consumo de alimento para el bebé debe ser el pecho de su madre; se necesitaría agua solo cuando vive en un ambiente con una temperatura mayor a los 40°C. Debe ofrecérsele en vasos o con jeringas nuevas, para evitar que adquieran infecciones por la falta de higiene.

A los niños mayores de 6 meses se les pueden ofrecer jugos, que se van ingresando a la dieta progresivamente: primero, los dulces como guayaba, pera, manzana y durazno, sin azúcar. Solo se le deben dar aquellos que el niño ya ha empezado a consumir y no ofrecerle un alimento nuevo durante la enfermedad. Para evitar vómito se recomienda dárselo con cuchara o jeringa.

Cómo hidratar a los niños en los viajes

Sueros de rehidratación oral

Para evitar que la deshidratación pase de leve a severa, en cada pérdida del niño (popó o vómito) se le debe suministrar líquido.

Recuerde que antes de los seis meses solo la leche materna es el sustitutivo ideal para los líquidos perdidos.

Se pueden preparar en casa; o usando las sales de la Organización Mundial de la Salud o comprar las preparaciones comerciales saborizadas.Suero casero: se pone a hervir un litro de agua, se agregan cuatro cucharadas de azúcar y dos cucharaditas de sal. En ocasiones, los padres piensan que el suero es más salado y si lo preparan al contrario ocasionando problemas, porque se provee más sodio del necesario, lo que genera convulsiones. Por eso, los sueros ya preparados son más confiables.

Los sueros comerciales de sabores vienen de diferentes tipos: 45 y 90 mil equivalentes de sodio. Para comprar el de 90 se necesita fórmula médica. Los más usados son los de 45.

Los mejores sabores son los que el bebé ya conoce.

Se le debe dar de acuerdo con su peso. Diez centímetros por cada kilo: si el bebé pesa tres kilos, se le dan 30 centímetros. Las jeringas ayudan a medirlos. Un error frecuente es suspender la alimentación y solo dar suero, porque con este se reponen los líquidos perdidos, pero el pequeño necesita los nutrientes que le provee la comida, así que debe continuar con su dieta rutinaria.

Señales de alarma

La diarrea tiende a cesar dentro cinco a siete días. Pero si no se le ha prestado la atención adecuada al niño -suele suceder en jardines y guarderías donde no hay atención personalizada- y no se le suministra líquido, se puede pasar con facilidad a una deshidratación en grado moderado o severo.

Aunque cada vez más los adultos tienen información de cómo hidratar adecuadamente, aún llegan a las centrales de urgencias niños en grados avanzados de deshidratación que pueden llevar a la muerte.

En estos casos los síntomas son evidentes:

Ojos hundidos. Boca seca. Llanto sin lágrimas. Disminución notoria de la orina. Fontanela hundida en los recién nacidos. La piel pierde flexibilidad. Deposiciones más líquidas. Sensación constante de sed en los niños mayores.

Beneficios de las bebidas

Aumenta la concentración. Disminuye la sensación de fatiga y cansancio. Mejora el estado de la piel. Contribuye a aumentar la resistencia física. Es beneficiosa en una dieta para disminuir el consumo de calorías. Las bebidas a base de leche contribuyen al fortalecimiento de los huesos. Los jugos naturales son fuente de vita- mina C y potasio.

 

 

Por Juliana Rojas H.

Redactora ABC del bebé.

 

 

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet