Síguenos en:

Los jugos de fruta no brindan los nutrientes suficientes , dicen expertos

Los jugos de fruta no brindan los nutrientes suficientes , dicen expertos

Desde la primera infancia se debe promover el consumo de agua y frutas.

Los jugos de fruta no brindan los nutrientes suficientes , dicen expertos
Por: Karen Johana Sánchez
09 de Noviembre de 2009
Comparte este artículo

¿Los jugos de fruta son saludables? ¿Son fuente de vitaminas, minerales y fibra? ¿Son una forma de hidratar y alimentar al niño? ¿Son un medio diferente para que el pequeño se coma la fruta? No. Según los expertos, estos son mitos que giran alrededor de este tema.


Cuando los pequeños comienzan a cambiar y a complementar su alimentación, hacia los 6 meses de edad, es indispensable brindarles compotas y puré de frutas, entre otros alimentos. Esta es la manera en que ellos van conociendo sabores, texturas y colores. Al crecer y sobrepasar el año, empiezan a consumir toda clase de comida y consistencias acordes con su edad.


Aunque muchos padres creen que la mejor manera de que sus hijos consuman fruta es a través de los jugos, se aconseja que ingieran estos alimentos sin ningún proceso de elaboración. Y así generar buenos hábitos de alimentación que favorezcan su salud presente y futura.

 

Fruta vs. Jugo
Actualmente se sugiere consumir la fruta entera o en trozos, pues los jugos, aunque sean caseros, tienen una elaboración que incluyen pasos y utensilios que disminuyen el porcentaje de los nutrientes presentes de manera natural de estos alimentos. De acuerdo con la nutricionista Claudia Angarita, Directora del Centro Colombiano de Nutrición Integral (Cecni), “al retirar la fibra, que queda en el colador, el azúcar natural de la fruta se concentra y esto ocasiona que se absorba rápidamente a nivel intestinal y aumenten los niveles de azúcar en la sangre y, a su vez, se produzca más insulina, ocasionando formación de grasa”.


A esto se le suma la cantidad de azúcar causada por la unión de la fructosa natural de la fruta y los endulzantes artificiales (sacarosa, azúcar de mesa, panela y miel) que se agregan durante la preparación del líquido, aumentando su densidad calórica y, además, provocando  más sed en el niño. Por lo tanto, se incrementa el consumo de este tipo de bebidas dulces.


Por su parte, el doctor Wilson Daza Carreño, gastroenterólogo pediatra, magíster en nutrición clínica y director del posgrado de Gastroenterología pediátrica de la Universidad El Bosque, dice que los jugos “tienen menor contenido real de vitaminas que una fruta y la ingesta abundante de estos pueden producir gases, distensión abdominal, diarreas y, asimismo, alteración de absorción de otros nutrientes a consecuencia del azúcar natural de las frutas –la fructosa–”.

 

Si decide dar jugos, no se exceda
Según La Academia Americana de Pediatría, los niños menores de 6 años no deben ingerir más de 4 a 6 onzas diarias. (Medio a ¾ de vaso de jugo al día). Los mayores de 6 años, como máximo 8 a 12 onzas por día (dos vasos medianos).


Silvana Dadán, nutricionista dietista, magíster en nutrición clínica, nutricionista clínica de Unidad de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición pediátrica (Gastronutriped) y profesor asistente de Pediatría y Gastroneterología pediátrica de la Universidad El Bosque, dice que este límite máximo del consumo de jugos, de acuerdo con la edad, se ha establecido a partir de los estudios que la academia ha compilado y analizado y en los que se ha observado que los niños que toman dosis superiores de jugo:
1. Desplazan el consumo de bebidas saludables y necesarias para el crecimiento y el desarrollo de su organismo, como la leche y yogur, disminuyendo la ingesta de calcio y proteínas. Causa de una inadecuada mineralización ósea infantil.
2. Pueden sufrir desnutrición. Los jugos generan cierta saciedad en los niños debido a la pequeña capacidad que tiene el estómago para consumir alimentos y/o líquidos. Así, el pequeño no consume sólidos que sí tienen las vitaminas, minerales, proteínas y grasas de buena calidad que el cuerpo necesita para un buen crecimiento.
3.  Pueden tener trastornos de “malabsorción”. El exceso de jugos a nivel del intestino promueve un aumento de azúcar en este órgano que determina un incremento del ritmo evacuatorio y genera las diarreas funcionales, aumentando las pérdidas del niño, impidiendo que pueda digerir y absorber nutrientes; por tanto, afectando su crecimiento y desarrollo.
4. No desarrollan hábitos alimentarios saludables porque prácticamente no comen un gran variedad de alimentos, sino que priman los jugos.
5. Son más susceptibles al desarrollo de caries.

 

Beneficios de consumir frutas enteras
La nutricionista clínica Silvana Dadán explica algunos de los aportes de estos alimentos enteros o en trozos:
• Las frutas son preferibles o prioritarias, enteras o en trozos porque son fuente de fibra natural. En la variedad de colores está implícito el que son fuente de diversos minerales y vitaminas que colaboran en la cobertura de los requerimientos de estos nutrientes y que se ingieren al comerlas.
• Su consumo promueve, desde la niñez temprana, hábitos alimentarios saludables y, por ende, prevención en salud para el resto de la vida. Muchos estudios muestran que los niños a quienes se enseña e induce a comer frutas y vegetales desde el inicio de la alimentación complementaria, conservan este hábito en su vida joven y en la de adultos.
• Implican masticar, entonces promueven y enseñan la saciedad, mientras que lo líquido genera sensación de que no se están ingiriendo calorías, cuando este lleva en sí el azúcar de las frutas más el que se les agrega para endulzarlos.

Tenga en cuenta
• Evite reemplazar las tomas de leche materna por jugos.
• Evite cambiar los alimentos sólidos por estos líquidos. Este tipo de canjes son comunes, ya que los padres dicen: “prefiero que se tome el juguito a que no coma nada”,  sin caer en cuenta que, además de permitir la manipulación, están causando malnutrición. Además, los niños no ejercitan los músculos de la masticación.
• Promueva el consumo de agua y frutas. Debe ser un hábito familiar.

Líquido efectivo: el agua
Conozca por qué es tan importante beber agua desde la infancia y cómo promover este hábito.
• Hacia los seis meses se debe promover el consumo de agua y frutas acordes con la edad. “En Colombia los niños toman poca agua y esta es muy necesaria porque su cuerpo es 70 por ciento agua. De ahí que cada vez veamos más problemas de estreñimiento, a causa de este mal y de la falta de consumo de fruta”, afirma la nutricionista Claudia Angarita.
• Si el niño está acostumbrado a beber jugo, poco a poco se puede ir cambiando la rutina brindándole agua y frutas picadas en las horas en que requiera de líquido, como el almuerzo y la comida.
• Fomentar esta actividad a través del ejemplo. Asimismo, solicitar que en el colegio o jardín se promueva esta rutina.
• Explicarles a los niños los beneficios del consumo del agua.

 

Por Karen Johana Sánchez

Redactora ABC del bebé

Comparte este artículo
Tags de artículo

0 Comentarios

imagen
publicidad
publicidad

Herramientas ABC

  • Calendario de Embarazo

    Nada más emociónate que entender cómo cambia mi bebé en estos 9 meses,  Bárbara Mora.

  • Calendario de Ovulación

    Toda mujer que esté pensando en tener un bebé, debe no solo conocer su ciclo menstrual, sino también el día más fértil de este.

  • Índice de masa corporal

    Es una medida de asociación entre la masa y la talla de un individuo ideada por el estadístico belga Adolphe Quetelet, por lo que también se le conoce como índice de Quetelet